Maserati Ghibli: Opiniones y precios

La belleza italiana sobre ruedas

En Carnovo:
  • IVA incluido
  • Servicio en concesionarios oficiales
  • Impuesto de circulación incluido
  • Garantía incluida a nivel nacional
  • Incluye matriculación
  • Motores con buena potencia
  • Interior con estilo
  • Coche elegante y marcha suave
  • No tan refinado como otros
  • Manejo mejorable
  • Más caro que sus rivales
  • 5 plazas
  • 7 - 12 l/100km

El Maserati Ghibli es el modelo de acceso y el más común de la lujosa marca italiana en la actualidad, una berlina de alta gama con cuatro puertas que representa lo extraordinarios que son los coches de Maserati. Se trata además de uno de sus modelos más clásicos pues cuenta con medio siglo de historia a sus espaldas. El Ghibli tiene como oponentes en el mercado al Audi A7 Sportback, el Infiniti Q70, el Volkswagen Arteon, el Porsche Panamera o el Aston Martin Vanquish entre otros.

Las líneas del Ghibli son bastante características de los Maserati, con unos faros en forma de búmeran que identifican de inmediato al coche y una parrilla central en la que se destaca el emblema del tridente, además de estar presente en el frontal. La parte central del capó está levantada unos centímetros de manera que todas las líneas y ondulaciones que nacen en los laterales de la carrocería acaban de forma sutil en la parrilla central, dando una sensación de armonía y estilo.

Además de esas líneas y ondulaciones, en el lateral se destacan tres hendiduras junto a las ruedas delanteras que también dan un rasgo de distinción al Ghibli del resto de sedán de lujo que uno se puede encontrar por la calle. La silueta es similar a la de otro coche italiano, el Alfa Romeo Giulia – otro coche con versión de altas prestaciones – mientras que la parte trasera cuenta con dos faros traseros grandes y, en el centro, el logotipo de Maserati.

El primer Ghibli se produjo entre 1966 y 1973 mientras que la segunda generación estuvo en activo entre 1992 y 1997 – el modelo actual entró en el mercado por primera vez en 2013, recibiendo una serie de actualizaciones en 2017. Este modelo no cuenta con versión deportiva, como ocurría con la segunda generación ya que Maserati inició una copa monomarca con una versión preparada del Ghibli, el Ghibli Cup.