Motor Ford C-Max

Amplia oferta de motorizaciones

En Carnovo:
  • IVA incluido
  • Servicio en concesionarios oficiales
  • Impuesto de circulación incluido
  • Garantía incluida a nivel nacional
  • Incluye matriculación

Al tener un puesto de conducción más elevado de lo habitual, la visibilidad es muy buena, sobre todo en el frontal y los laterales, eso hace que tengamos la sensación de tener todo bajo control. Algo realmente positivo del Ford C-Max es la dirección. Es eléctrica y ofrece un tacto muy bueno y preciso. Cuando circulamos a bajas velocidad es muy ligera y facilita las maniobras en los giros. Pero, cuando circulamos a velocidad alta, aporta un tacto preciso y resulta muy informativa de lo que ocurre debajo de las gomas.

Las suspensiones también hacen un trabajo muy logrado. Como suele ocurrir en los monovolúmenes, tienen un tarado que tira a blando, lo que permite absorber muy bien los baches e irregularidades del terreno. Sin embargo, a diferencia de otros modelos con los que compite, muestra una agilidad sorprendente en carreteras de curvas. Esto no quiere decir que tenga una conducción deportivo, ni mucho menos, pero sí permite afrontar virajes de una forma relativamente rápida.

Los motores ofrecen una respuesta muy buena. Es especialmente interesante el 1.0 EcoBoost de gasolina con 125 caballos. Tiene una entrega de par a bajas vueltas que lo hace ideal en la circulación urbana, aunque se muestra más lento en las recuperaciones en carretera, al acelerar desde 80 hasta 120 km/h. Pero tampoco es un coche al que se le exija una aceleración contundente. Los consumos son ajustados aunque, si le damos “alegría” al pedal y lo llevamos en la zona media-alta del cuentavueltas, el gasto medio se incrementa notablemente. Lo bueno de este 1.0 EcoBoost es que resulta especialmente silencioso y suave, comparado con otros motores de 3 cilindros. Por el contrario, el motor diésel se muestra más áspero en las aceleraciones y transmite más vibraciones al interior pero, a la vez, dota de una mayor agilidad al C-Max y ofrece un consumo más bajo.

Una de las bazas del Ford C-Max es que incluye una gama de motores muy amplia que cubre todas las necesidades de los diferentes usuarios que accedan a este coche. Hay dos motores de gasolina con cuatro niveles de potencia, desde 100 hasta 182 caballos, y otros dos diésel, también con cuatro opciones de diferente potencia, entre 95 y 180 caballos. Además, Ford ofrece un motor de gasolina que puede funcionar con gas licuado del petróleo. La caja de cambios puede ser manual o automática de doble embrague Powershift, en ambos casos, de seis marchas.

Motores de gasolina del Ford C-Max

El motor de acceso es un 1.0 EcoBoost de 3 cilindros y turboalimentado con 100 y 125 caballos. En el primer caso, acelera de 0 a 100 km/h en 12’9 segundos y declara un consumo medio de 5’1 litros. Por último, la versión de 125 caballos homologa el mismo consumo, pero mejora las prestaciones, haciendo el 0 a 100 km/h en 11’4 segundos. Completan la oferta de gasolina un bloque de 1.5 litros turbo y 4 cilindros, disponible con 150 y 180 caballos.

Motores diésel del Ford C-Max

La oferta arranca con un 1.5 TDCI de 95 caballos que no resulta muy emocionante en la conducción, pero permite gastar poco combustible. Declara un consumo medio de 4’2 litros, mientras que tarda 13’4 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h. En el segundo escalón del catálogo, está el mismo bloque 1.5 TDCI pero con 120 caballos. En este caso, el C-Max mejora las prestaciones sin perjudicar el gasto de carburante. Consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 11’3 y homologa un consumo mixto de 4’2 litros. En última instancia, es posible equipar el monovolumen de Ford con un potente 2.0 TDCI de 150 caballos, capaz de alcanzar los 100 km/h en 9’2 segundos y declara un consumo medio de 4’4 litros. Este mismo motor, también está disponible con 180 caballos.

Motor GLP del Ford C-Max

Se trata de un motor de gasolina atmosférico de 1.6 litros que entrega 117 caballos y puede funcionar también con gas licuado del petróleo. Es un motor que destaca sobre todo por ofrecer un parco consumo, conformándose con 4’6 litros de media, según datos oficiales.