Citroën C5: Opiniones y precios

Un clásico francés

Frontal del Citroen C5
En Carnovo:
  • IVA incluido
  • Servicio en concesionarios oficiales
  • Impuesto de circulación incluido
  • Garantía incluida a nivel nacional
  • Incluye matriculación
  • Cómodo en carretera
  • Gran suspensión hidroneumática
  • Muy espacioso
  • Poca oferta y variedad de motores
  • Manejo al volante inferior a algunos rivales
  • Pocos acabados disponibles
  • 5 plazas
  • 4,2 - 4,4 l/100km

El Citroën C5 es en la actualidad la berlina de tamaño medio/largo de la marca de los dos chevrones, contando con 4,78 metros de longitud en su versión actual (por lo que se sitúa en el mercado de familiares medios). Este coche, que fue el que inició la nomenclatura actual de Citroën a principios de este siglo (coincidiendo con la tendencia New Age) compite en el mercado con vehículos como el Skoda Octavia, el Mazda 6, el Volkswagen Passat, el Ford Mondeo o el Peugeot 508.

El C5 es en estos momentos uno de los modelos más longevos de la marca, pues es el primero que adoptó la nomenclatura C (es el sucesor de coches míticos de Citroën como el XM o el Xantia) en 2000. Pese a haber estado en el mercado durante diecisiete años, sólo se han construido dos generaciones, siendo esta última la actual, acumulando casi una década en el mercado aunque recibió una actualización con restyling incluido en 2011.

Se trata de una alternativa de bajo precio a sus rivales procedentes de Alemania, habiendo conseguido vaciar concesionarios durante todos estos años (también ha tenido éxito en el mercado de segunda mano, tanto el modelo actual como la versión original de 2000). Eso sí, a cambio de un precio más asequible el C5 es un coche menos pulido que sus rivales, aparte de tener unas prestaciones más modestas pero que de todos modos son suficientes para realizar trayectos de diario.

La generación actual del modelo francés cuenta con la habitual variante berlina, el familiar llamado Tourer y una versión todoterreno, el CrossTourer (lanzado en 2014), un Tourer modificado para tener más versatilidad en terrenos sin asfaltar. Este último cuenta con mayores ángulos de ataque y de salida, una suspensión más elevada y un control de tracción que incrementa el agarre cuando resbala la superficie.