Motor BMW Serie 6

Motores muy potentes y refinados

En Carnovo:
  • IVA incluido
  • Servicio en concesionarios oficiales
  • Impuesto de circulación incluido
  • Garantía incluida a nivel nacional
  • Incluye matriculación
Ver ofertas

Lo cierto es que el cliente que acuda a este coche no lo hará pensando en la capacidad del maletero. Para eso, BMW ofrece otras opciones, como el mismo Serie 7 o los diferentes modelos familiares. El Serie 6 presume de una estética impactante, pero ésta se quedaría en nada si las sensaciones al volante no fuesen emocionantes. Y sí emociona. No es un deportivo extremo, pero cumple a la perfección con lo que se espera de él, un Gran Turismo con mayúsculas.

En primer lugar, hay que hablar de las suspensiones con regulación electrónica. Dispone de cuatro modos: Normal, el estándar, para conducir en situaciones generales; Confort, para el tránsito por superficies bacheadas, las suspensiones absorben mejor las irregularidades; Sport, aporta un tarado más duro en los amortiguadores y la dirección se vuelve más precisa; Sport+, en este caso, además, desconecta el control de estabilidad, permitiendo jugar con la trasera en las curvas, así como un uso manual del cambio automático ZF de ocho relaciones.

Otro elemento importante es la Dirección Activa Integral. Se trata de un sistema que hace girar las ruedas traseras en el sentido contrario de las delanteras, cuando se circula por debajo de 60 km/h, y en el mismo sentido cuando se hace por encima de esa velocidad. De esta forma, el Serie 6 dibuja mejor las trazadas en las curvas, aumenta el aplomo y la estabilidad y permite maniobrar mejor en espacios reducidos, como por ejemplo, un aparcamiento.

La gama de motores está compuesta por un diésel de 313 caballos y tres de gasolina, entre 320 y 560 caballos del M6. Todos van acoplados a una transmisión automática ZF de ocho relaciones y la tracción puede ser trasera o a las cuatro ruedas xDrive, salvo el M6, que siempre transmite la fuerza al eje trasero.

Motores de gasolina del BMW Serie 6

El primer de los motores es el 640i, compuesto por un bloque de 6 cilindros en línea y 3 litros de cilindrada que desarrolla 320 caballos y un par de 450 Nm entre las 1.300 y 4.500 vueltas. acelera de 0 a 100 km/ en 5’4 segundos, y declara un consumo de 7’8 litros. A continuación, el 650i, un V8 4.4 de 449 caballos y 650 Nm de par. Alcanza los 100 km/h en 4’6 segundos y homologa 8’8 litros de consumo mixto. Por último, el M6, que monta el mismo motor que el anterior pero con la potencia elevada hasta los 560 caballos y 680 Nm de par. Acelera de 0 a 100 km/h en 4’2 segundos y declara un consumo medio de 10 litros.

Motores diésel del BMW Serie 6

La oferta diésel cuenta únicamente con una opción, es el 640d, un bloque de 6 cilindros en línea de 3 litros turbo de geometría variable, que entrega 313 caballos y 630 Nm de par. Tarda 5’4 segundos en alcanzar los 100 km/h y obtiene un consumo oficial de 5’7 litros.