por Redacción Carnovo

Kia Niro: prueba de comportamiento y consumo

El Kia Niro es un coche difícilmente clasificable, un híbrido, y nunca mejor dicho, entre monovolumen, berlina y SUV. Para que te aclares (y decidas si es tu coche ideal), en Carnovo hemos disfrutado de una unidad y hemos hecho esta prueba del Kia Niro para contarte cómo va y cuánto consume.

¿Te gusta el Kia Niro? Entonces accede a nuestra página principal y configúratelo. Gracias a él puedes ahorrar hasta 4.000 euros de media en la compra de tu coche nuevo. Tan solo elige tu modelo favorito y en menos de 24 horas recibirás en tu correo electrónico las mejores ofertas de los concesionarios oficiales de tu zona.

Kia Niro: ¿cuánto consume?

El Kia Niro tiene un motor híbrido formado por uno de gasolina de 1.6 litros y por otro eléctrico que suman 141 CV en total. Hemos tenido en nuestras manos la versión Emotion, la más equipada (lo que eleva el consumo de combustible), pero aún con esas el Kia Niro no es un coche que consuma mucho. Para ponerlo a prueba hemos recorrido 100 kilómetros exactos con él, con el depósito lleno, y al terminar el recorrido hemos vuelto a llenar el tanque de combustible. Todo sin hacer una conducción deportiva, pero tampoco buscando el menor consumo posible. Es decir, una conducción normal. Estos son los resultados:

  • Consumo oficial: 4,4 litros por cada 100 kilómetros.
  • Consumo según el ordenador de a bordo: 4,7 litros por cada 100 kilómetros.
  • Consumo real según nuestra prueba: 5,4 litros por cada 100 kilómetros.
  • Nota de la prueba de consumo de Carnovo: 9.

Kia Niro: comportamiento

En marcha el Kia Niro sorprende por su agilidad, especialmente si atendemos a su longitud, de 4,36 metros. No es un coche pequeño. Buena parte de la “culpa” de esto lo tiene el hecho de ser un coche desarrollado para ser híbrido desde cero. Su batería de iones de litio anuncia 1,56 kWh, y va situada debajo de la fila trasera de asientos. Lo mejor es que solo pesa 33 kg, indispensable para que el tonelaje total de este coreano no llegue a la tonelada y media.

El motor eléctrico se recarga en las desaceleraciones y en las frenadas, pero solo sirve como apoyo en las aceleraciones y al aparcar el coche. Aun así, con ello ya le vale para conseguir unos consumos de récord. Las reacciones del Kia Niro son muy nobles y estables, y su dirección, aunque transfiere muy poco a las manos del conductor lo que está pasando debajo de las ruedas, es agradable.

Solo está disponible con un cambio automático que tiene función Sport. Con ella activada la conducción es mucho más viva y el acelerador presenta menos retraso a la hora de mover el conjunto. De todas formas, si se pisa a fondo el propulsor suena mucho para lo que acelera, pero no es un problema: puede solventar cualquier situación en la que se necesite una dosis de potencia “sin despeinarse”.

Además, esta función Sport activa permite cambiar de velocidad secuencialmente, empujando hacia adelante o hacia atrás la palanca. En este punto se echan de menos unas levas detrás del volante. Con el modo normal la marcha se suaviza en varios niveles y la conducción se torna agradable. La suspensión filtra los baches con solvencia, pero en curva se basta para mantener estable al Niro.

En general, el Kia Niro es una buena compra si buscas un coche ecológico, con un consumo de combustible contenido, ágil en cualquier situación y con mucho, mucho espacio interior.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *