por Redacción Carnovo

Comparativa: Toyota C-HR vs Kia Niro

Toyota decidió hace ya muchos años apostar por la tecnología híbrida, hasta convertirse en la actualidad en el referente en este tipo de mecánicas. Pero dese Asia, concretamente, desde Corea, le empieza a salir un duro rival. Se trata de Kia que, junto con Hyundai, ha desarrollado una tecnología parecida a la de la marca japonesa, aunque presenta algunas diferencias, como veremos más adelante. En esta comparativa, veremos dos modelos que llegaron al mercado español a finales del año pasado dispuesto a animar el segmento de los Crossovers compactos, hablamos del Toyota C-HR y Kia NiroSi ya te has decidido y sabes qué coche quieres, tienes a disposición nuestro configurador  donde podrás comparar ofertas de concesionarios oficiales sin salir de casa.

Toyota C-HR vs Kia Niro: exterior

Las diferencias entre ambos modelos en el plano estético saltan a la vista. Mientras el Kia Niro tiene un diseño más convencional o más habitual a lo que estamos acostumbrado a ver, el Toyota CH-R parece un vehículo llegado del futuro. Luce unas líneas angulosas y poliédricas que se extienden a lo largo de la carrocería y presenta varios recursos estilísticos en los que merece la pena detenerse. El morro es muy elevado y en él cobra gran protagonismo las llamativas ópticas. Tiene una cintura también alta y unos pronunciados pasos de rueda, algo propio de los SUV, sin embargo, la altura libre al suelo es de sólo 14 centímetros, lo que le aleja de ser un todocamino.

Visto de perfil, muestra el aspecto de un coupé, al tener un techo en clara línea descendente, y el tirador de la puerta trasera integrado en un llamativo pila C, que provoca el llamado efecto de techo flotante. En la zaga, las formas de boomerang de los pilotos se parecen mucho a los del nuevo Honda Civic.

Por su parte, el Kia Niro luce el diseño característico de los pequeños Crossovers, es decir, una mezcla de SUV y compacto. Recibe rasgos del Kia Cee’d y del Sportage, como la parrilla del frontal y los faros, así como las formas de la parte frontal. También cuenta con protecciones de plástico en los bajos y pasos de rueda y unas barras en el techo que favorece a transmitir la imagen de un SUV.

Toyota C-HR vs Kia Niro: interior

Queda claro que el Toyota es más atrevido que el Kia si lo vemos por fuera. Pero esa sensación también se traslada al interior. Lo primero que hay que decir es que el CH-R da la sensación de estar mejor acabado y de tener materiales de mejor calidad que el Niro. Esto no significa que el Crossover coreano no esté bien hecho, simplemente, está un poco por debajo de su contrincante. En el salpicadero del Toyota predominan la pantalla del sistema multimedia, grande y de tipo flotante, y una pequeña consola central, ubicada debajo, con los controles de la climatización, con una pantalla digital para el indicador de la pantalla. El resto de comandos están integrados en la pantalla táctil que está colocada en una posición muy alta, ideal para no apartar demasiado la vista de la carretera.

Construido sobre la plataforma del Prius, aunque debidamente acortada, el CH-R no es un vehículo especialmente amplio, pero el espacio que hay es suficiente. Tres adultos pueden viajar perfectamente en las plazas traseras, incluido con la posición central, más cómoda que en muchas de sus alternativas. Un aspecto negativo es la escasa visibilidad que hay desde las ventanillas, especialmente pequeñas en parte posterior. Toyota ha querido priorizar el estilo y el diseño por encima de la funcionalidad.

El habitáculo del Niro también es más convencional. Tiene un salpicadero uniforme, muy horizontal y con la pantalla del sistema multimedia bien integrada en el centro. La disposición de los mandos a simple vista es buena y da la impresión de que Kia ha trabajado bien la ergonomía en este SUV. Según el nivel de equipamiento, la pantalla puede ser de 5, 7 u 8 pulgadas y con el acabado más completo, el cuadro de instrumentos tiene también una pantalla TFT con información del coche. Algo que ha hecho bien la marca coreana es dejar el control de la climatización a través de los mandos perfectamente colocados debajo de la pantalla.

En cuanto a la habitabilidad, el Kia se impone ligeramente al Toyota, al contar con un poco más de espacio en las plazas traseras y, además, tiene una mejor visibilidad, tanto desde las ventanillas, como desde la luneta trasera y no general una sensación tan claustrofóbica como el Crossover japonés. En capacidad del maletero, también gana el modelo coreano, que cuenta con 400 litros de capacidad, por los 377 litros del Toyota.

Motor y conducción: Toyota C-HR vs Kia Niro

Pasamos a uno de los apartados más interesantes de analizar porque existen diferencias mecánicas entre los dos coches. Ambos son híbridos, pero funcionan de manera diferente. Se puede decir que Toyota sigue empleando la misma tecnología que cuando estrenó el Prius, mientras que Kia utiliza una tecnología más moderna. Vamos por partes.

El CH-H monta un motor de gasolina 1.8 que rinde 98 caballos, junto con otro motor eléctrico que entrega 72 caballos. La potencia conjunta es de 122 caballos y se sirve de una batería de acumulador de níquel-hidruro metálico. Este propulsor va asociado a un cambio automático de tipo variador continuo, cuyo funcionamiento no termina de ser del todo convincente, sobre todo, en fases de fuerte aceleración, en las que se produce el efecto “scooter”, es decir, el motor sube mucho de revoluciones, pero la velocidad no corresponde con el régimen de giro.

El Kia monta motor de gasolina de 1.6 litros con 105 caballos y otro eléctrico de 44. Complementados, entregan 140 caballos de fuerza. Sin embargo, el modelo coreano utiliza una batería de iones de litio más eficiente y moderna que la de Toyota. La otra gran diferencia con el japonés está en el cambio. El Niro monta una transmisión automática de doble embrague y seis relaciones, con un tacto suave y un funcionamiento secuencial, mejor que el cambio de variador continuo de los híbridos de Toyota. Esto hace que las sensaciones al volante sean más parecidas a las de un vehículo más tradicional.

Pero, a pesar de esto, el Toyota ofrece un comportamiento en carretera más dinámico y divertido. Es verdad que el cambio es perezoso, pero se muestra sorprendentemente ágil en carreteras de curvas, en donde no tiene nada que envidarle a, por ejemplo, un Auris. Esto es porque dispone de un excelente chasis y no es un coche especialmente alto del suelo, sólo 14 centímetros, a lo que se suma unas suspensiones más bien firmes y una dirección bastante precisa que hace que todo transmita unas sensaciones parecidas a las de un turismo. Es, por tanto, un coche diferente, visto desde fuera, pero también a la hora de conducir.

Por su parte, el Kia Niro tiene una suspensión más confortable, aunque sin llegar a ser blanda, y sin hacer que la carrocería balancee en exceso. El cambio de doble embrague permite disfrutar mejor de la conducción, especialmente en carreteras de montañas, donde podemos jugar con las marchas como en un coche deportivo. Tiene casi 20 caballos más que el Toyota, pero esta diferencia de potencia no se traduce en mayores prestaciones en el Crossover coreano.

Ayudas a la conducción y equipamiento: Toyota C-HR vs Kia Niro

Tratándose de dos modelos híbridos, el nivel tecnológico es elevado, aunque el sistema híbrido del Kia Niro, con batería de iones de litio, es más moderno y eficiente que el del Toyota CH-R, que cuenta con la batería de níquel -hidruro metálico. Además del cambio automático de doble embrague, mencionado anteriormente, que monta el SUV coreano, mucho mejor que la caja de tipo variador continuo del japonés. Podemos decir que el Kira es mejor en este aspecto.

En cuanto al sistema multimedia, ambos ofrecen una pantalla grande, con un funcionamiento intuitivo y buena resolución, aunque la del Toyota está colocada en una mejor posición, más cerca de la vista del conductor. El CH-R equipa el sistema Toyota Touch 2, que incluye el navegador compatible con Google Street Vew y Paronamio y no faltan la conexión bluetooth, AUX-in y USB compatible con iPod. También está disponible el sistema Toyota Touch 2 GO Plus que añade funciones de reconocimiento de voz, escucha de los mensajes de texto, Toyota Mape Care y más funciones de conectividad. El Niro puede tener una pantalla de 5, 7 y 8 pulgadas, según el nivel de equipamiento y también ofrece compatibilidad con puerto USB, bluetooth y Apple Car Play y Android Auto, así como zona de carga inalámbrica para el móvil.

Entrando a analizar el equipamiento de seguridad y ayudas a la conducción, el Toyota CH-R cuenta con un paquete llamado Safety Sense, que incluye el aviso por cambio involuntario de carril, el reconocimiento de señales de tráfico, el encendido automático de luces largas, el sistema de pre-colisión con detector de peatones y el programador de velocidad activo. Además, cuenta, ya sea de serie o de forma opcional, con el detector de vehículos en ángulo muerto, faros con iluminación LED, cámara de visión trasera, sistema de aparcamiento asistido, control de distancia de aparcamiento trasero y delantero o el control de crucero adaptativo.

Por su parte, el equipamiento del Kira Niro es prácticamente idéntico. Puede tener un sistema de mantenimiento de carril, que funciona de tres maneras: aviso en caso de cambio involuntario, corrección de la trazada o manteniendo el vehículo en el centro del carril; también cuenta con detector de vehículos en ángulo muerto, aviso de tráfico cruzado al circular marcha atrás, programador de velocidad activo, frenada automática de emergencia con detector de peatones, faros xenón, entre otros elementos. Por ahondar en el equipamiento tecnológico del Niro, puede tener sistema de arranque sin llave, regulación eléctrica, ventilación y calefacción en los asientos y volante con calefacción.

Precio y veredicto: Toyota C-HR vs Kia Niro

El Toyota CH-R está disponible en tres niveles de equipamiento, Active, Advance y Dynamic Plus, y parte desde 27.000 euros, mientras que el Kia Niro también se ofrece en tres niveles de acabados, Concept, Drive y Emotion, y tiene un precio de salida sensiblemente inferior al del Crossover japonés, 25.465 euros. Los dos ofrecen un equipamiento similar, bastante abundante, y un buen comportamiento en carretera. El Kia dispone de un poco más de espacio en las plazas traseras, así como un mejor acceso a ellas, mayor maletero y la visibilidad es mayor que en el Toyota.

Como en otros casos, el factor principal que determinará la elección entre uno y otro es el diseño. El CH-R representa algo nuevo, diferente, no sólo en la marca japonesa sino, en general, en un segmento bastante saturado. Y ya se sabe que esa exclusividad se paga, de ahí el precio superior al Niro. Éste luce una estética más convencional y en la línea del resto de Crossovers de la categoría, aunque juega a su favor la utilización de un sistema de propulsión híbrido más moderno y el cambio automático de doble embrague. Para aquellos que sea más importante el espacio y les guste el tacto de un buen cambio de doble embrague, el Niro es el modelo ideal. En cambio, los que le den más importancia a la imagen, el CR-H representa la mejor elección.

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *