por Redacción Carnovo

Comparativa: Volkswagen Polo vs SEAT Ibiza

El competitivo segmento B de los vehículos urbanos cuenta ya con dos nuevos modelos dispuestos a dominar las ventas en el mercado español, como son el Seat Ibiza y el Volkswagen Polo. En el caso del emblemático modelo español, se trata de la quinta generación desde que vio la luz en 1984, con más de cinco millones de unidades vendidas a sus espaldas. Ahora llega más moderno que nunca, con un equipamiento tecnológico de altura, una nueva gama de motores y mayor habitabilidad.

Por su parte, el Polo estrena su sexta generación y comparte muchos elementos de desarrollo con su hermano Ibiza, entre ellos, la nueva plataforma modular del Grupo Volkswagen, MQB AO, y destaca por una dotación tecnológica digna de segmentos superiores. Si ya te has decidido y sabes qué coche quieres, tienes a disposición nuestro configurador  donde podrás comparar ofertas de concesionarios oficiales a nivel nacional sin salir de casa de estos u otros coches.

polo o ibiza

Exterior

En lo que respecta al diseño exterior, ambos modelos guardan un cierto parecido. El Seat Ibiza es el que muestra un aspecto más juvenil y también deportivo. Luce una imagen muy parecida a la de un León, con nuevas ópticas en el frontal de formas irregulares y angulosas, una firma luminosa LED en forma triangular, una parrilla trapezoidal más grande con el logo de la marca en el centro y un paragolpes que da continuidad al diseño de la parrilla, pero a la inversa.

La parte posterior se caracteriza por unos grupos ópticos pequeños y rectangulares que repiten la misma impresión luminosa que en los faros delanteros, también con tecnología LED, y unas marcadas líneas angulosas que se repiten también en el lateral de la carrocería. A diferencia de la generación anterior, el Ibiza 2017 sólo está disponible con carrocería de 5 puertas, igual que el Volkswagen Polo.

El Polo, por su parte, cambia su estética, con respecto a la generación precedente, aunque no mucho, como acostumbra la marca alemana. Desprende aire más serio y burgués, comparado con el Ibiza. Tiene un morro más afilado, una parrilla estrecha y horizontal, rematada por unos faros también horizontales que acentúan la anchura del vehículo. Los faros pueden tener iluminación LED con un diseño que enlaza con el elemento cromado de la parrilla.

La zaga es muy parecida a la del Ibiza, tanto que resulta difícil diferenciarlos a primera vista, haciendo necesario fijarse en el logo de la marca para saber si es el Seat o el Volkswagen. Repite la misma arquitectura en las ópticas que el modelo español, aunque las líneas son menos angulosas que en aquel.

polo o ibiza

Interior

Si en el exterior, los dos modelos se parecen, también ocurre lo mismo en el interior, aunque con dos diferencias importantes a favor del Volkswagen Polo: el empleo de materiales de mayor calidad y un equipamiento tecnológico más elevado. Aun así, no se puede decir que los acabados del Seat Ibiza sean malos, todo lo contrario. Todos los materiales son de plástico rígido, algo habitual en el segmento B, pero tienen una sensación agradable al tacto y al ojo que permite al utilitario español presumir de una sensación de calidad superior a la media de su categoría.

El salpicadero luce una banda horizontal que, según el nivel de equipamiento, puede ir en un color diferente para romper la sobriedad del interior. En el centro se ubica una gran pantalla del sistema de infoentretenimiento que, dependiendo del nivel de acabado, puede ser más completo o menos, incluyendo navegador, y la pantalla puede ser hasta de 8 pulgadas. En este aspecto, el Ibiza y el Polo están al mismo nivel. La pantalla está colocada en una posición intermedia, ni muy baja ni tampoco muy alta, dejando las tomas de ventilación por encima y debajo los controles de la climatización.

La ergonomía está bien trabajada. La pantalla de la consola central está ligeramente inclinada hacia el conductor, hay pocos botones, lo justo y necesario, tanto en la consola como en el volante. En donde el Ibiza se muestra inferior al Polo es en el aspecto tecnológico, ya que el cuadro de instrumentos es analógico en todas las versiones, mientras que el alemán puede tener una instrumentación totalmente digital en las versiones superiores, gracias al Digital Cockpit de 11’7 pulgadas que proyecta toda la información relativa al vehículo.

Además de la instrumentación digital, el Polo transmite una mayor sensación de calidad percibida que el Ibiza. Esto es porque incluye superficies blandas en la zona superior del salpicadero y en las puertas, con un mullido correcto que se traduce también en menos vibraciones en el interior y, por tanto, mayor confort. También muestra una mejor disposición de los diferentes instrumentos y botones. La pantalla queda en una posición más elevada, justo a la altura del cuadro de instrumentos, como si de una misma pieza se tratase. Esto permite al conductor controlar la información del sistema multimedia y la del cuadro de instrumentos si separar demasiado la vista de la carretera.

El espacio para los pasajeros es uno de los puntos fuertes, tanto en el utilitario español como en el alemán. El aumento de la distancia entre ejes, así como del ancho de vías que permite la nueva plataforma MQB AO de la familia Volkswagen permite, lógicamente, una mayor habitabilidad, especialmente en las plazas traseras. La anchura de hombros y la altura libre al techo es sensiblemente mayor en el Polo, pero no es una diferencia significativa. Ambos se sitúan entre los mejores en este apartado. Como también en el espacio del maletero, con 350 litros para el Ibiza y 351 para el Polo.

polo o ibiza

Motores y conducción

Ambos modelos comparten la misma gama de motores, ya que forman parte del Grupo Volkswagen, si bien, es más completa en el caso del Polo, pues cuenta con opciones mecánicas no disponibles en el Ibiza. El modelo español dispone por el momento de tres mecánicas de gasolina, todas de 3 cilindros, que consisten en un 1.0 MPI atmosférico con 75 caballos y un 1.0 TSI turboalimentado, que puede desarrollar 95 y 115 caballos. Próximamente, la oferta se completará con un 1.5 TSI de 4 cilindros y 150 caballos y un motor diésel 1.6 TDI con 80, 95 y 115 caballos.

El Volkswagen Polo ofrece cinco opciones de gasolina, dos más que el Ibiza. Empieza con el mismo 1.0 MPI atmosférico con 65 y 75 caballos y le sigue el 1.0 TSI con 95 y 115 caballos. Por último, la versión GTI cuenta con un 2.0 TSI de 200 caballos. la oferta diésel la compone un 1.6 TDI con 80 y 95 caballos. Aparte, existe una versión que también puede funcionar con gas natural, se trata del 1.0 TGI-CNG con 90 caballos.

Tanto en el Seat Ibiza, como en el Volkswagen Polo, la tracción es siempre al eje delantero y la transmisión puede ser manual de cinco o seis relaciones o automática DSG de doble embrague y siete velocidades, según versiones.

En lo que respecta a la conducción, el Seat Ibiza se muestra más dinámico que su hermano alemán. El Ibiza siempre se ha caracterizado por un comportamiento bastante deportivo, uno de los más deportivos de la categoría, si no el que más, y esa peculiaridad no solo la mantiene en su séptima generación, sino que la aumenta. Esto se debe a la nueva plataforma, que también monta el Polo, y que es ligeramente más larga y ancha y también al nuevo chasis, un 30% más rígido, según la marca. El nuevo Ibiza tiene ahora unas cotas de anchura de vías que aumentan en 6’5 centímetros, así como una mayor distancia entre ejes que le permite una estabilidad en carretera realmente asombrosa, un gran aplomo y una mayor capacidad de tracción.

También es muy bueno el guiado, gracias a una dirección muy precisa. Combinado con el motor TSI de 95 o 115 caballos, el Ibiza se muestra suficientemente capaz en núcleos urbanos y en autovía. Son motores algo ruidosos en bajo régimen, especialmente, el de 95 caballos, aunque no resultan molestos y a partir de las 2.000 vueltas, responden bien.

En cambio, el Volkswagen Polo, aunque comparte muchos elementos de desarrollo con el Ibiza, como la plataforma y motores, no se muestra tan dinámico, sino que su comportamiento es algo más “aburguesado”, en el que intenta priorizar más el confort a bordo. La versión más GTI tiene unas suspensiones más rígidas y rebajadas en 15 milímetros que le imprimen un carácter mucho más deportivo. El Polo con el motor TSI de 95 caballos se muestra silencioso en ciudad y a un régimen no demasiado alto, pero cuando pisamos el acelerador para ganar velocidad es cuando notamos que bajo el capó a un 3 cilindros, con un sonido peculiar, aunque nada desagradable.

polo o ibiza

Ayudas a la conducción y equipamiento tecnológico

En el apartado relativo al equipamiento tecnológico, el Volkswagen Polo se impone al Seat Ibiza. Las versiones con el equipamiento más completo se benefician de la tecnología de los modelos más altos de la marca alemana, como el Passat y el Golf, y recibe el cuadro de instrumentos completamente digital, el Digital Cockpit que, en el caso del Polo, consiste en una pantalla de 11’7 pulgadas y permite visualizar toda la información relativa al coche.

En cuanto a conectividad, los dos modelos están a la altura. Hay varios sistemas multimedia tanto en el Ibiza como en el Polo, dependiendo del nivel de equipamiento. El más completo incluye una pantalla táctil de 8 pulgadas compatible con Android Auto, Apple Car Play y con la función Mirror link, que permite conectar el móvil con la pantalla. También puede tener, opcionalmente, una superficie de carga inalámbrica en la consola central.

En el capítulo de ayudas a la conducción, el modelo alemán puede tener, ya sea de serie o de forma opcional, diferentes sistemas como el programador de velocidad activo con función Stop&Go, el detector de tráfico cruzado con frenada de emergencia, aviso de ángulo muerto con detector de vehículos, sistema de apertura y arranque sin llave, el aviso de cambio involuntario de carril, la cámara de visión trasera, el sistema de aparcamiento semiautomático o los faros con tecnología Full LED.

Por su parte, el Seat Ibiza puede tener un equipamiento casi idéntico al de su rival. puede incluir elementos como el programador de velocidad activo, la cámara de visión trasera y los faros Full LED, por primera vez en un Ibiza, o el detector de peatones con frenada de emergencia, pero no dispone de otros como el sistema de aparcamiento asistido, el detector de tráfico cruzado o el aviso de cambio involuntario de carril.

polo o ibiza

Precio y veredicto

El Seat Ibiza está disponible con cuatro niveles de equipamiento: Reference Plus, Style, Xcellence y FR. El Excellence y el FR tienen el mismo precio y sólo se diferencian por un acabado más lujoso en el Excellence y otro más deportivo en el FR. Tiene un precio de partido de 14.060 euros. El Volkswagen Polo se ofrece en tres opciones de equipamiento, Edition, Advance y Sport, y aparte existen tres paquetes de personalización, R-Link, Black y Style. Más adelante, llegará la versión GTI. Su precio parte desde los 14.740 euros.

El Polo tiene un precio de partida ligeramente superior al Ibiza, aunque hay que matizar que ese precio se corresponde con el motor de 65 caballos. Con el bloque de 75 caballos cuesta 15.300 euros. Es una diferencia de casi 1.300 euros, con respecto al Ibiza con la misma potencia, que se justifica por un equipamiento algo más abundante y unos mejores acabados en el caso del Volkswagen. El Ibiza ofrece mayores sensaciones deportivas, algo que será más valorado por un público joven, mientras que el Polo busca priorizar más el confort de marcha.

 

Encuentra tu coche perfecto

Echa un vistazo a nuestra comparativa del Ford Fiesta y SEAT Ibiza. Recuerda que si haces clic en el botón ‘elige tu coche’ que encontrarás en la parte superior derecha o accedes directamente aquí podrás comparar ofertas de concesionarios oficiales a nivel nacional sin salir de casa de estos u otros coches.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *