por Redacción Carnovo

Comparativa: Hyundai Kona vs Kia Stonic

El segmento B-SUV no para de crecer y en las últimas semanas se ha enriquecido con dos nuevos modelos. Hablamos del Hyundai Kona y el Kia Stonic, dos coches de dimensiones pequeñas y aspecto todoterreno que comparten la misma filosofía y algunos elementos de desarrollo, pero también hay diferencias entre ellos, más allá de los rasgos estéticos. En esta comparativa del Hyundai Kona vs Kia Stonic, vamos a analizar las principales características de dos modelos dispuestos a dar mucha guerra en el segmento de los crossovers urbanos. Y recuerda, si accedes a nuestra página principal podrás configurarte cualquiera de estos dos vehículos y recibirás las mejores ofertas de concesionarios oficiales sin salir de casa.

Hyundai Kona vs Kia Stonic

Exterior

A primera vista, ya apreciamos las primeras diferencias entre un modelo y otro. El Hyundai Kona muestra un diseño claramente más llamativo y representa una notable evolución en el fabricante coreano. Destaca la abundante presencia de protecciones de plástico negro en los paragolpes y pasos de rueda para acentuar la imagen de todocamino. También luce una imagen muy musculosa que le da robustez. El frontal es la parte más llamativa, con una parrilla trapezoidal y varias entradas de aire que, en realidad, son decorativas, como la que hay justo encima de la patrilla y debajo de los faros.

Los grupos ópticos son los auténticos protagonistas, aunque no es un diseño original, ya que recuerda mucho al Citroën C3 Aircross y C4 Cactus y a un Jeep Cherokee. Están divididos en tres partes: arriba, las luces diurnas LED; más abajo, el faro principal, integrado en una superficie de plástico negra que enlaza con los pasos de rueda; y en la zona inferior del paragolpes, los faros antiniebla. Otro rasgo interesante esla posibilidad de pintar el techo en un color diferente al de la carrocería.

El techo tiene unas barras de carga, luce una línea ligeramente descendente hacia atrás y se apoya sobre un elemento de plástico en el pilar C. La parte posterior no es menos llamativa. Se repite el mismo esquema de las ópticas que en el frontal, con unos pilotos convencionales arriba y, más abajo, un segundo grupo con los intermitentes y la luz de marcha atrás, todo ello, integrado en una protección de plástico que sobresale de los pasos de rueda traseros.

En cambio, el Kia Stonic presenta un aspecto menos arriesgado, pero no por ello deja de ser atractivo. Al igual que el resto de modelos de su categoría, tiene una imagen juvenil y desenfadas y el cliente puede elegir diferentes tonalidades para la carrocería y el techo. No faltan tampoco, como en su rival, las protecciones de plástico negro, las barras en el techo y un original pilar C que, en este caso, recorre la superficie del techo.

En la parte frontal luce una estrecha parrilla Tiger Nose y unos faros grandes, aunque no disponen de luz LED en ningún caso. El paragolpes es muy grande y acentúa la sensación de robustez del vehículo. Tiene una toma de aire trapezoidal que hace de refrigerador. La parte posterior recuerda un poco al Kia Sportage en el diseño de las ópticas, tiene unas formas voluminosas y abundante superficie de plástico negro, con un gran difusor.

Interior

Pasamos al interior y apreciamos una sensación de calidad buena en ambos modelos, si bien, en el Hyundai Kona es sensiblemente superior. Los dos crossovers tienen un habitáculo recubierto de plásticos duros, pero tienen un tacto correcto y agradable y transmiten la impresión de estar bien ensamblados. Esto se confirma en el momento de circular sobre carreteras en mal estado y comprobar que no se perciben ruidos ni crujidos en las piezas.

En el Hyundai Kona, la pieza central del salpicadero es un poco más blanda. En ella se insertan los aireadores y, en el centro, sobresale la pantalla del equipo multimedia. El más básico tiene conexión bluetooth y los otros dos disponibles son compatibles con Android Auto y Apple Car Play. La pantalla puede ser de 5, 7 u 8 pulgadas, según el nivel de equipamiento, y está situada a una altura muy buena para que el conductor no desvíe demasiado la vista de la carretera. Es táctil y a color, pero incluye algunos botones en los márgenes para que su manejo sea más intuitivo.

Los asientos son cómodos, aunque no ofrecen mucha sujeción. En los niveles de equipamiento más altos, pueden ser de cuero sintético, con calefacción y regulación eléctrica. La ergonomía está muy bien trabajada en el Kona. Todos los botones de las funciones principales están al alcance. El cuadro de instrumentos se ve bien y la información aparece ordenada y clara. En el habitáculo hay varios huecos para depositar objetos.

Por su parte, el Kia Stonic tiene de serie una pantalla de 7 pulgadas de serie en todas las versiones, compatible con Android Auto y Apple Car Play, como el Kona. En este caso, está integrada en el salpicadero, flanqueada por dos tomas de aire del climatizador, que se encuentra situado en una posición inferior. La ergonomía está también muy bien conseguida en el Stonic, hasta el punto, que puede decirse que el mejor que en el Kona. Todos los botones y mandos que hay en el salpicadero son los necesarios, ni más ni menos, y están colocados de manera que el conductor llega con facilidad a ellos.

Una diferencia entre ambos modelos la encontramos también en el puesto de conducción. Aunque la posición es más elevada que en un turismo, esta sensación se aprecia más en el Hyundai Kona. En el Kia Stonic, se tiene más la impresión de ir en un turismo, como el Kia Rio. Por último, en los dos SUV se puede incluir una nota de color en el interior, con molduras en algunas zonas del salpicadero, los aireadores y la consola central.

Motor y conducción

La gama de motores del Kia Stonic es más amplia que la del Hyundai Kona, pero ambos comparten uno de los propulsores de gasolina, el 1.0 T-GDI tricilíndrico de 120 caballos. Además de éste, el Kia Stonic ofrece un motor de gasolina más modesto, un 1.2 CVVT atmosférico de 84 caballos, y un diésel 1.6 CRDi de 110 caballos. Mientras, el Hyundai Kona, aparte del 1.0 T-GDI, ofrece un 1.6 T-GDI turbo y 4 cilindros con 177 caballos.

Puestos al volante, la primera diferencia que se percibe entre ambos es el tarado de las suspensiones. Mientras el Hyundai Kona apuesta por un calibrado más blando, el Kia Stonic las tiene más firmes. Esto se traduce en un comportamiento algo más confortable del primero, aunque en carreteras reviradas se perciben más los balanceos de la carrocería típicos de los SUV, aunque no llegan a ser excesivos y el coche transmite seguridad en todo momento.

En cambio, el Kia Stonic se muestra más ágil, los amortiguadores contienen mejor la carrocería, filtra bien los baches, aunque no tanto como su competidor. Por tanto, la sensación es más parecido a la de conducir un turismo de esta categoría. Esto también se debe a que monta la misma plataforma del Kia Rio.

Ninguno de los dos está pensado para circular fuera del asfalto, más allá de trayectos esporádicos sobre superficies nada exigentes. Pero, el Hyundai Kona puede equipar algunos sistemas que facilitan una conducción offroad más segura. Por ejemplo, puede montar el control de descensos, que está disponible con los dos motores de gasolina, y un sistema de tracción total que, a través de un embrague multidisco, reparte el par entre ambos ejes hasta en un 50%. Este sistema se desconecta automáticamente al superar los 30 km/h y solo está disponible con el motor de 177 caballos.

Ayudas a la conducción y equipamiento tecnológico

Tanto el Hyundai Kona como el Kia Stonic están muy bien equipados en materia de seguridad y tecnología. En el apartado tecnológico, los dos pueden equipar sistemas de información y entretenimiento que incluyen conexión bluetooth, USB y compatible con sistemas Apple Car Play y Android Auto. Sin embargo, en el Stonic es de serie, junto con la pantalla de 7 pulgadas, mientras que, en el Kona, el nivel más básico no incluye el equipo multimedia completo y la pantalla es de 5 pulgadas. No obstante, con el acabado más rico, el Kona cuenta con una pantalla de 8 pulgadas y conexión a internet. Además, puede tener una zona de carga inalámbrica para el móvil, opción no disponible en el Kia.

En materia de seguridad, el equipamiento en el Hyundai Kona es superior al del Kia Stonic. Puede disponer de un Head Up Display que proyecta información de la carretera sobre una superficie de plástico. También puede equipar elementos de ayudas a la conducción como el sistema de cambio automático de luces cortas a largas, la frenada de emergencia con detector de peatones, el aviso de ángulo muerto con detector de vehículos, el control de descensos, la cámara de visión trasera, el aviso de tráfico cruzado posterior, el aviso de cambio involuntario de carril, luz diurna LED, sensores de aparcamiento trasero, asistencia al arranque en pendiente o el detector de fatiga.

El Kia Stonic equipa un programa denominado Drive Wise, compuesto por una serie de elementos como la frenada automática de emergencia, reconocimiento de peatones, alerta de colisión frontal, detector de vehículos en ángulo muerto, alerta de tráfico trasero, aviso de cambio involuntario de carril, asistente de luces y detector de fatiga. Otros sistemas presentes son el programador de velocidad y el navegador, con servicios en línea, como información e tráfico o radares de velocidad, y la cámara de visión trasera.

Precio y veredicto

El Hyundai Kona está disponible con tres niveles de acabados, Essence, Klass y Tecno, y tiene un precio de partida de 18.990 euros. El Kia Stonic ofrece también tres niveles de equipamiento, Concept, Drive y Tech, y parte de un precio de 17.100. Es más barato el Kia, pero también cuenta con un motor menos potente, de 84 caballos. Con el mismo nivel de equipamiento y el motor de 120 caballos, el precio es similar entre ambos.

Tanto el Kia Stonic como el Hyundai Kona son dos modelos que responden a una misma filosofía, la de vehículos del segmento B, de dimensiones pequeñas, cómodos para el uso diario en ciudad, pero con la tan de moda estética SUV, acompañada de un diseño fresco, diferente y juvenil. Los dos están muy bien equipados, aunque el Hyundai es algo más completo en este sentido.

El Stonic es más parecido a un turismo en la conducción, así que será más recomendable para los que quieren este tipo de coche solo por la imagen. En cambio, el Hyundai es más llamativo y su comportamiento en carretera es más parecido al de un SUV. Además, puede tener tracción total y control de descensos que serán muy útiles para quien vaya a frecuentar el campo con más frecuencia.

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *