por Redacción Carnovo

Comparativa: Ford Fiesta vs SEAT Ibiza 2017

El Segmento B se enriquece con dos nuevos modelos icónicos que ocupan un lugar destacado en la historia del automovilismo, al menos, en Europa. Hablamos del SEAT Ibiza y del Ford Fiesta. Los dos han sido renovados recientemente y llegan al mercado con serios argumentos para seguir liderando las ventas. Cada uno ofrece sus razones para ello: nuevos motores, equipamiento y una notable puesta al día en conectividad. Vamos a desgranar lo que nos traen de nuevo dos de los modelos más importantes de la categoría de los vehículos urbanos. Si ya sabes qué coche quieres, tienes a disposición nuestro configurador  donde podrás comparar ofertas de concesionarios oficiales sin salir de casa de estos u otros modelos.

 

Ford Fiesta vs SEAT Ibiza 2017: exterior

Comenzando por el SEAT Ibiza 2017, recibe claramente la herencia de su hermano mayor, el León, y luce ahora un aspecto mucho más maduro y robusto. La verdad que, a simple vista, resulta difícil diferenciarlo del León, algo que puede ser positivo y, a la vez, negativo. Tiene un nuevo capó, más alto en el centro, y unos nuevos faros que le confieren una mirada más agresiva. Ahora pueden tener tecnología Full LED. La parrilla es más grande, con el logo de la marca en el centro, y según la versión, cambia la trama de la rejilla. El paragolpes también tiene un nuevo formato con los faros antiniebla en posición vertical.

La vista de perfil cambia menos, en relación a la anterior generación, pero ahora presenta una marcada línea de tensión en la cintura, que une los faros delanteros con los pilotos traseros, y muestra un pliegue acusado en la parte inferior. Son dos elementos estilísticos que imprimen mucho dinamismo en la carrocería. La zaga es más convencional, con una luneta grande y superficies angulosas, tanto en la carrocería como en las ópticas.

La nueva generación del Ford Fiesta no representa una evolución drástica, en relación al modelo anterior pero sí transmite la sensación de coche mejor hecho. Ha crecido en 7 centímetros hasta alcanzar los 4’04 metros, sólo 2 milímetros menos que el Ibiza, y también ha ganado 1 centímetro en anchura. Si lo miramos de frente, mantiene los faros alargados, aunque ahora son más estilizados y pueden tener iluminación LED. Del mismo modo, conserva la parrilla hexagonal que define a la marca desde hace unos años, aunque ha crecido un poco su tamaño.

Tampoco hay muchos cambios en el lateral, con una línea parecida a la del modelo español, con una superficie acristalada en forma de cuña. Pero sí cambia notablemente la zona posterior, y lo hace con un diseño más convencional. Ahora las ópticas son horizontales, lo que acentúa la amplitud del coche. A diferencia de su rival, que sólo está disponible con carrocería de 5 puertas, el Fiesta además ofrece una carrocería de 3 puertas y otra de aspecto Crossover, denominada Active, ligeramente más elevada y con protecciones de plástico.

SEAT Ibiza 2017

Ford Fiesta vs SEAT Ibiza 2017: interior

Sí encontramos más cambios en el interior de ambos modelos. En general, tanto el Ibiza como el Fiesta, han mejorado mucho la ergonomía y la sensación de calidad, aunque en este aspecto, el Ford está un poco por encima del SEAT. Comenzando por el utilitario español, todo el habitáculo está recubierto de plásticos rígidos, aunque bien rematados y agradables al tacto. Pero no encontramos ninguna superficie blanda, como sí ocurre en el Ford.

El aspecto, como es habitual en la familia Volkswagen, es sobrio, pero SEAT lo disimula con una banda horizontal que decora el salpicadero y que puede ser del color de la carrocería, según el nivel de equipamiento, y en negro piano en la versión FR. En el centro de esta franja decorativa, se integra la nueva pantalla del sistema multimedia, que puede ser de hasta 8 pulgadas y contiene lo último en materia de conectividad. Debajo se ubican los mandos del climatizador o aire acondicionado, perfectamente ordenados. Los asientos son cómodos y sujetan bien, aunque no tanto en las versiones más potentes que permiten una conducción más deportiva.

El Ford Fiesta ha cambiado mucho en relación a la generación anterior, especialmente, porque no tiene un salpicadero con abundancia de botones como antes. Ahora todo se presenta de forma más ordenada y muchas funciones están incluidas en la nueva pantalla de tipo flotante, colocada en el centro, no muy bien integrada pero sí a una altura correcta para la vista.

Así mismo, luce una moldura decorativa en la zona del acompañante y otra que recubre el entorno de la pantalla y el borde del cuadro de instrumentos. Éste, a su vez, también se presenta más ordenado que en el modelo anterior y toda la información aparece de forma bien visible. La calidad percibida es ligeramente superior al Ibiza, los plásticos son rígidos pero la zona superior del salpicadero está acolchada y tiene un tacto más agradable que la del modelo español.

El espacio en el habitáculo es algo más grande en el SEAT que en el Ford, sobre todo, en las plazas traseras, gracias al aumento de batalla en 10 centímetros que ha experimentado el modelo español, hasta los 2’56 metros, mientras que el utilitario norteamericano se sitúa en 2’49 metros. Otro punto en el que sale ganando el Ibiza es el maletero, que con sus 355 litros de capacidad, es el mayor de la categoría, mientras que el Fiesta se sitúa en la media, con 303 litros.

SEAT Ibiza 2017

Ford Fiesta vs SEAT Ibiza 2017: motor y conducción

El SEAT Ibiza 2017 estrena una gama de motores completamente nueva. Empezando por las versiones de gasolina, dispone de un bloque tricilíndrico y atmosférico 1.0 de 75 caballos y otro 1.0 TSI, también de 3 cilindros pero turboalimentado que entrega 95 y 110 caballos. La gama se completará más adelante con un 1.5 TSI de 150 caballos y una versión de gas natural. Para las opciones diésel hay que esperar a final de año, cuando llegarán el 1.6 TDI con 90 y 115 caballos. Todos tienen tracción delantera y, según la motorización, pueden combinarse con un cambio manual de cinco o seis relaciones o una transmisión automática DGS de doble embrague y siete velocidades.

Por su parte, el Ford Fiesta también presume de una oferta de motores amplia, sobre todo, en versiones de gasolina, y en todos los casos se trata de bloques de 3 cilindros. Dispone de un 1.1 Ti-VCT atmosférico con 70 y 85 caballos y el famoso 1.0 EcoBoost, turboalimentado, con 100, 125 y 140 caballos. la gama de gasóleo se reduce a un único motor 1.5 TDCI con 85 y 120 caballos. La potencia va transferida siempre al eje delantero y todas las versiones van asociadas a un cambio manual de cinco o seis relaciones, salvo el 1.0 EcoBoost de 100 caballos que puede pedirse con un cambio automático de tipo convertidor de par y seis velocidades.

Entrando a analizar el apartado de conducción, se perciben algunas diferencias entre ambos. Tanto el Ibiza como el Fiesta son dos modelos nuevos, pero este último descansa sobre la misma plataforma de la generación anterior, mientras que en el modelo español todo, absolutamente todo es nuevo.

Según la marca, el nuevo chasis del Ibiza es un 30% más ligero y la nueva plataforma, sobre la que se fabrica también el Volkswagen Polo y el futuro SEAT Arona, es 6 centímetros más larga y 8’5 centímetros más ancha. Todo esto permite un incremento de la distancia entre ejes en casi 10 centímetros, hasta los 2’56 metros, y del ancho de vías y se traduce en una mayor estabilidad y aplomo en carretera. El Ibiza siempre ha presumido de un comportamiento muy dinámico y, en esta nueva generación, mejora esas sensaciones. Se muestra muy ágil en carreteras reviradas y con una capacidad de tracción muy buena. Las versiones más potentes pueden equipar un sistema que reduce el subviraje en las curvas, acentuando el comportamiento deportivo del coche.

En el Fiesta, en cambio, aunque la plataforma es la misma que en el modelo anterior, sí han mejorado el chasis. Y lo ha hecho, especialmente, tocando las suspensiones, los frenos y la dirección. El resultado es un vehículo un poco más rígido que la anterior generación, más estable en carretera y divertido de conducir, aunque no alcanza el nivel de dinamismo del Ibiza.

SEAT Ibiza 2017

Ford Fiesta vs SEAT Ibiza 2017: ayudas a la conducción y equipamiento tecnológico

Ambos modelos han mejorado sustancialmente en cuanto a equipamiento tecnológico. El SEAT Ibiza 2017 ofrece ahora una pantalla táctil y a color de 5 pulgadas o de 8 en las versiones más equipadas. Tiene una buena resolución, se ve muy bien, incluso cuando le da el sol y tiene un manejo muy fluido. Monta el sistema multimedia Full Link, compatible con MirrirLink, Apple Car Play y Android Auto, así como utilizar aplicaciones de nuestro móvil desde la pantalla. También puede incluir navegador.

En el apartado de ayudas a la conducción, el nuevo Ibiza puede tener, por primera vez, faros LED con funciones de iluminación, arranque con manos libres, cámara de visión trasera, programador de velocidad activo, frenada de emergencia con detector de obstáculos y una superficie de carga inalámbrica para el móvil. Son detalles que suelen verse en vehículos de gama superior.

El Fiesta equipa el sistema multimedia SYNC 3 con pantalla de 4’2 pulgadas en el acabado Trend, 6’5 en el Trend +, Titanium y ST-Line, y 8 pulgadas en el Vignale. En general, tiene una resolución muy buena y una organización de los menús muy sencilla y correcta. Al igual que ocurre con el Ibiza, es compatible con Android Auto y Apple Car Play e incluye el navegador.

Entre las ayudas a la conducción, no difiere mucho con su oponente. Puede incluir el programador de velocidad activo, el aviso de tráfico cruzado al circular marcha atrás, la alerta de colisión inminente, el cambio automático de luces cortas y largas, el sistema de aparcamiento asistido en perpendicular y en paralelo, la frenada de emergencia, el aviso de cambio involuntario de carril y mantenimiento de carril, cámara de visión trasera o el detector de ángulo muerto.

SEAT Ibiza 2017

Ford Fiesta vs SEAT Ibiza 2017: precio y veredicto

El SEAT Ibiza 2017 está disponible con cuatro niveles de equipamiento, Reference, Style, Xcellence y FR, y arranca con un precio de tarifa de 14.060 euros. Por su parte, el
Ford Fiesta se puede elegir entre cinco opciones de equipamiento, Trend, Trend+, Titanium, ST-Line y la más lujosa y exclusiva Vignale. Parte desde los 15.045 euros. Entre uno y otro hay unos 1.000 euros de diferencia, aunque a igualdad de equipamiento y con potencia similar, el Ibiza es más caro que el Fiesta.

Se trata de dos modelos míticos que han llenado las calles de nuestras ciudades en los últimos 40 años, aunque el Ibiza nació una década más tarde que el Fiesta. en cualquier caso, comprar uno de los dos es tener un pedazo de la historia del automovilismo. El modelo español es más dinámico en carretera y ofrece unas sensaciones más deportivas, además de mayor habitabilidad y maletero, por lo que agradará más a aquellos que estén buscando un coche con estas características. El Fiesta es algo más confortable y presenta una ligera mejor calidad de acabados que el Ibiza. Además, se ofrece con carrocería de 3 y 5 puertas y otra con aspecto Crossover. Para todos los gustos.

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *