por Redacción Carnovo

Qué hacer si el coche se calienta muy rápido

El sobrecalentamiento de un motor de uno de los problemas más importantes que puede sufrir un coche, porque puede ocasionar graves daños en el motor. Es bueno echar un ojo de vez en cuando al indicador de la temperatura que se encuentra, normalmente, en el cuadro de instrumentos para evitar que la aguja llegue a la zona roja. En este artículo, te explicamos qué debes hacer si el coche se calienta.

Si tu coche se calienta, puede deberse a diferentes motivos. Entre los factores más habituales, podemos destacar la fuga de refrigerante, un fallo en el sistema de refrigeración, un mal funcionamiento del ventilador, una bomba de agua defectuosa, que el termostato esté atascado, una tapa mal cerrada del radiador, burbujas en el sistema de refrigeración, fluidos contaminados o una fuga en la cabeza de la junta mecánica.

¿Buscas coche nuevo?

Accede a nuestro comparador de ofertas de coches y configúrate tu vehículo preferido para recibir las mejores ofertas de concesionarios oficiales a nivel nacional, sin salir de casa y con un ahorro de más de 4.000 euros.

Comparar ofertas

Si notas que el coche se calienta, lo primero que debes hacer es apartarte a un lado de la carretera y, si es posible, aparcarlo. Al contrario de lo que mucha gente cree, no apagues el motor, sino déjalo al ralentí. De esta forma, el motor sigue funcionando, al igual que el sistema de refrigeración, la bomba del agua, el ventilador… Desconectar todo de golpe, aumentaría la temperatura. Mientras el coche permanece al ralentí, también puedes pisar suavemente el acelerador para aumentar la velocidad de la bomba y activar el flujo del refrigerante.

A continuación, enciende el calentador. Esto hará que su núcleo funcione como segundo radiador, lo que ayudará a extraer más calor del refrigerante del motor. Si percibes que el ventilador funciona, pero los aireadores no expulsan aire caliente, o simplemente ves que no baja la temperatura, entonces sí tendrás que apagar el motor. Posiblemente tengas un problema con el flujo del refrigerante, provocado por la bomba del agua o la falta de refrigerante.

Si el coche se calienta mientras circulas en ciudad, es muy posible que el problema esté en el flujo del aire, ya que, al ir a baja velocidad, circula poco aire a través del radiador.

Varios escenarios que provocan el sobrecalentamiento

Si los ventiladores funcionan y, al pisar el acelerador, notas que el indicador de temperatura desciende, es posible que el problema sea del flujo del refrigerante. En este caso, deja que el motor se enfríe completamente y revisa el radiador y el depósito de expansión para comprobar que hay suficiente anticongelante. Si no es así, comprueba que el sistema no tiene fugas.

Si los ventiladores están funcionando correctamente y notas que acelerar con el coche aparcado hace que el indicador de temperatura del refrigerante disminuya, probablemente estés frente a un problema de flujo de refrigerante. La pérdida de refrigerante puede ser debido a una fuga externa, pero también, a una fuga interna en el motor, provocado por una cabeza de la junta mecánica.

En cambio, si los ventiladores funcionan y hay mucho refrigerante en el sistema, pero la temperatura del motor no desciende al acelerar, entonces el problema podría no estar en la fuga de refrigerante, sino en el flujo o la calidad del refrigerante. Podría haberse roto un rodete de la bomba se agua, lo que significa que el flujo de anticongelante está bajo y eso provoca el calentamiento.

En otros casos, el líquido refrigerante también puede contaminarse con la suciedad, disminuyendo su calidad y obstruyendo el circuito refrigerante. Abre la tapa del radiador con el motor en frío y revisa que todo está limpio.

En tercer lugar, si ves que el coche tiene mucho refrigerante, el calentador funciona bien, el refrigerante está correcto, no hay ruidos de ningún tipo en la bomba del agua y disminuye la temperatura del motor al acelerar, es muy posible que se deba a que existe aire atrapado en las mangueras del radiador.

Por último, si los ventiladores funcionan bien, hay mucho refrigerante en buen estado y la temperatura no disminuye al acelerar, puede deberse a un problema en el termostato. Para comprobarlo, basta con activar el calentador y revisar la bomba del agua. Si el aire que sale de los aireadores no es caliente, posiblemente la bomba esté mal. Pero si el calentador funciona bien y el aire sale caliente, aprieta la manguera de entrada del radiador después de que el motor haya cogido la temperatura idónea de funcionamiento. Si la manguera no se siente del todo caliente ni presurizada, entonces es un problema del termostato y, en lugar de descargar el calor fuera del radiador, el sistema de refrigeración sigue circulando por el motor transportando el aire caliente, lo cual, provoca el sobrecalentamiento.