por Alex Leon

Gasolina, diésel, híbrido o eléctrico, ¿Qué coche me compro al mejor precio?

A la hora de comprar un coche nuevo, es muy importante elegir bien el tipo de combustible que vamos a necesitar, en función del uso que vayamos a hacer del vehículo. Luego hay otros factores importantes, como la capacidad del maletero, la amplitud del habitáculo, prestaciones y un largo etcétera. Pero, lo primero de todo, es la elección del tipo de motor.

Actualmente, existe una gran variedad de combustibles pero, en este artículo, nos centraremos en los cuatro principales. La gasolina o diésel, que son los más tradicionales, y los coches híbridos o coches eléctricos, como las alternativas más populares en estos momentos.

¿Ya sabes el coche que quieres? Accede a nuestro configurador y descubre hasta cuánto puedes ahorrarte en la compra de tu vehículo nuevo gracias a nuestro comparador de ofertas de concesionarios oficiales.

Compara ofertas

¿Gasolina, diésel, híbrido o eléctrico?

Los coches con motores de gasolina y diésel acaparan el mayor volumen de las ventas en nuestro país. En la última década, ha empezado a aumentar la venta de coches híbridos, aunque siguen estando por debajo de los diésel y gasolina, y también eléctricos. No obstante, las matriculaciones de coches eléctricos siguen siendo testimonial en España, debido a la escasa infraestructura que existe para recargar las baterías y poder hacer viajes largos.

Centrándonos en los motores tradicionales de combustión interna, en 2018 las ventas de coches de gasolina están siendo claramente mayor a las de coches diésel, después de muchos años en los que las matriculaciones de diésel superaban con creces a las de gasolina. La tendencia se ha invertido a favor del motor de gasolina, debido a la incertidumbre que se ciñe sobre el diésel, a partir del escándalo del Dieselgate y los anuncios que están haciendo en numerosos gobiernos y ayuntamientos de grandes capitales de prohibir el uso del coche con motor a gasóleo en el futuro.

La gran paradoja está en que, precisamente cuando los motores diésel han alcanzado el mayor nivel de eficiencia y son menos contaminantes, igualando e, incluso, superando a los de gasolina en cuanto a emisiones, es cuando ha comenzado su prohibición, después de muchos años en los que las autoridades gubernamentales han incentivado la compra de vehículos diésel.

Pero los oscuros nubarrones que tiñen de negro el horizonte del diésel también comienza a extenderse a la gasolina. El Gobierno ya anda inmerso en la elaboración de un proyecto de ley que pretende prohibir las matriculaciones de coches de combustión interna y también híbridos en 2040 y la prohibición de circular en 2050. Una iniciativa que sigue a otras anunciadas en otros países de la Unión Europea.

Con este contexto, ¿cuál es la mejor opción para comprarse un coche? En Carnovo vamos a ayudarte a responder a esta pregunta y te vamos a explicar las ventajas e inconvenientes de cada tipo de combustible.

Ventajas de los coches diésel

Hasta hace muy poco, existía el pensamiento casi único de que el motor diésel era lo mejor, por eficiencia y ahorro. El diésel presenta una serie de ventajas, aunque el ahorro puede no ser una de ellas. Efectivamente, los motores diésel son más eficientes que los de gasolina, llegando a consumir entre un 15 y un 20 por ciento menos. Además, cuentan con un valor añadido en el mercado de segunda mano, ya que están más cotizados que los de gasolina.

Entrando en el terreno del ahorro, la cosa no está tan clara. A igualdad de potencia, un motor diésel consume menos que otro de gasolina, pero también la compra del coche es más cara, entre 1.500 y 2.500 euros, aproximadamente. Históricamente, el diésel ha tenido dos incentivos que justificaban su compra: el menor gasto de combustible y el precio inferior del litro de gasóleo frente a la gasolina. En cuanto al precio, las políticas fiscales que se anuncian las autoridades contra el diésel pretenden igualar el coste del litro de gasóleo con la gasolina. Y en relación al consumo, siempre seguirá siendo inferior en un diésel, pero la evolución de los motores de gasolina en los últimos años ha hecho que se iguale mucho el consumo entre ambos tipos de carburantes y ya no exista esa diferencia tan notable de antes.

Al final, hay que hacerse la misma pregunta de siempre. ¿A quién beneficie el uso de un coche diésel? Principalmente a conductores que hagan un buen número de kilómetros al año, normalmente, sobre los 20.000 kilómetros. Es decir, personas que se desplazan continuamente por autovía o carretera. También es recomendable el motor diésel en vehículo grandes o pesados, como grandes berlinas, monovolúmenes, todoterrenos o SUV grandes y vehículos de transporte, en los que es necesario tener un buen par motor en bajas revoluciones.

Inconvenientes de los coches diésel

El primer inconveniente que se presenta en la compra de un coche diésel es el mayor coste que tiene frente a uno de gasolina con potencia similar. Como ya hemos señalado antes, esa diferencia puede oscilar entre los 1.500 y 2.500 euros, lo que obliga a echar cuentas para ver qué opción conviene mejor. Además, el mantenimiento de un coche diésel es más caro que otro equivalente de gasolina. Pasar la ITV, contratar un seguro o arreglar cualquier avería es más caro.

Por otro lado, los motores diésel modernos están equipados con diferentes elementos anticontaminación, como son los filtros antipartículas o los catalizadores con AdBlue que contribuyen considerablemente a reducir las emisiones, pero también aumentan el riesgo de futuras averías, al ser una mecánica mucho más compleja que un motor de gasolina.

Otro inconveniente del diésel es que son motores más ruidosos que los de gasolina, aunque los fabricantes han trabajado mucho en este aspecto y ya apenas existe ese “sonido de tractor” de los motores diésel antiguos.

Ventajas de los coches gasolina

Frente al diésel, un coche de gasolina es más barato, como ya hemos visto, aunque su consumo es mayor, pero este aspecto se ha reducido notablemente en los últimos años, sobre todo, con la aparición de los nuevos motores de baja cilindrada. Son motores más silenciosos y con un sonido mucho más agradable que los diésel. Así mismo, son menos susceptibles a sufrir averías y son más apropiados para hacer una circulación principalmente por ciudad.

Inconvenientes de los coches gasolina

El principal inconveniente es que el consumo de combustible es mayor y son motores menos eficientes. Además, están menos cotizados en el mercado de segunda manos.

Ventajas de los coches híbridos

Una alternativa al diésel son los coches híbridos, cuyas ventas han aumentado en la última década. Son vehículos ideales para la ciudad, ya que la combinación del motor de gasolina con el eléctrico y la posibilidad de circular en modo 100 por cien eléctrico, reduce sustancialmente el consumo de gasolina en núcleos urbanos, no así en autovía, donde es claramente mayor que en un diésel.

Otros beneficios que vemos por ejemplo en los SUV Híbridos es que cuentan con la etiqueta ECO de la DGT, por lo que no sufren restricciones de circulación en las capitales donde se activan protocolos anticontaminación, como en Madrid. Y también tienen bonificaciones para estacionar en grandes ciudades.

Inconvenientes de los coches híbridos

Los coches híbridos son más caros que los diésel, especialmente, los híbridos enchufables, y el consumo en autovía es mayor. Además, son coches más pesados y, normalmente, suelen tener menos capacidad en el maletero, debido a las baterías.

Ventajas de los coches eléctricos

Los coches eléctricos se presentan como la alternativa para el futuro. Las principales ventajas, sin duda, son la ausencia de ruido alguno, lo que proporciona un confort de marcha extraordinario, y no emiten ni un solo gramo de CO2 a la atmósfera. Además, los motores eléctricos ofrecen un par mucho más elevado que los de combustión interna, por lo que las aceleraciones son más contundentes.

Estos coches se benefician de la etiqueta CERO de la DGT, por lo que pueden circular y estacionar libremente en cualquier lugar de las grandes ciudades cuando se activen los niveles más altos de contaminación.

Inconvenientes de los coches eléctricos.

El principal inconveniente de los coches eléctricos es su precio. Se trata todavía de una tecnología incipiente y cara, aunque con mucho margen de mejora. Un coche eléctrico que no esté sujeto a subvenciones puede tener un precio equivalente al de una berlina de tamaño medio con motor diésel de buenas prestaciones, buen equipamiento y mucha más autonomía que el eléctrico. Precisamente la autonomía es otro de los hándicaps de los eléctricos, ya que, actualmente, suele estar entre 300 y 350 kilómetros, aunque en los próximos años habrá modelos que superen esa cifra.

Otro problema es la escasa red de estaciones para recargar las baterías, lo que impide que un conductor de un coche eléctrico no pueda hacer un viaje largo por carretera como lo haría con un coche de combustión interna, con la tranquilidad de saber que podrá recargar la batería en cualquier punto.

Como vemos, cada tipo de coche tiene sus pros y sus contras, siempre dependerá de nuestras necesidades y gustos. Lo que es evidente es que una mala elección puede ser un lastre que nos siga durante mucho tiempo, así que ante todo os recomendamos decidirlo con calma y acceder a nuestro comparador de ofertas de coches nuevos, configuraros el vuestro y descubrir hasta cuánto podréis ahorraros en la compra de un vehículo nuevo.

  • 1 comentario
    • Jorge dice:

      Y que pasa con las restricciones de trafico en grandes ciudades como madrid?
      Cual es el panorama de diesel y gasolina? se prohibirán? y los kia mixtos como wible, que son? hay que enchufarlos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *