por Víctor Delgado

5 puntos positivos del Kia Stinger y uno negativo

El Kia Stinger es un gran turismo con hechuras de berlina deportiva que ha servido, en esencia, para que la firma coreana demuestre lo que es capaz de hacer: luchar contra los modelos de las marcas conocidas como premium. En Carnovo hemos tenido la suerte de disfrutar de él durante varios días, y por ello hemos podido sacar conclusiones acerca de este coche. ¿Estás pensando en comprarte uno? Pues seguidamente te detallamos 5 puntos positivos del Kia Stinger… y también uno negativo.

Configura tu Kia

5 puntos positivos del Kia Stinger: espacio interior

Está bien, el espacio interior no es el mismo que el de un Kia Sportage, por nombrar un compañero de marca. Sin embargo, sí que ha de ser considerado como uno de los 5 puntos positivos del Kia Stinger que más nos ha llamado la atención. ¿Por qué? Pues porque si lo comparamos con algunos de sus rivales en el mercado, como puede ser un BMW Serie 4 Gran Coupé al que también pudimos probar hace muy poco, el vehículo asiático sale ganando.

En las plazas traseras dos ocupantes no tendrán problemas de espacio para las piernas, y para chocar con la cabeza en el techo hace falta una altura considerable, superando los 1,80 m. El maletero, por su parte, llega hasta los 406 litros de amplitud en el maletero, que se aumentan hasta los 1.114 litros en caso de reclinar la fila posterior.

5 puntos positivos del Kia Stinger: agilidad

Resulta incuestionable para todo aquel que haya probado este coche el hecho de que su agilidad en carretera debe resaltarse como uno de los 5 puntos positivos del Kia Stinger. No es normal que un coche que tenga un peso que ronda los 1.700 kg se mueva tan bien en carreteras de curvas, permitiendo incluso jugar con el eje trasero dentro de unos límites razonables.

Trasera del Kia Stinger 2018

La transferencia de pesos en los apoyos en curva se convierte en un trámite para el Kia Stinger, que consigue unos cambios muy rápidos. Ayudados, por supuesto, por la dirección (otro de los 5 puntos positivos del Kia Stinger) y por un motor turboalimentado de gasolinta TGDi de 2.0 litros que, con sus 255 CV de potencia, se basta y se sobra para dominar a este gran turismo.

5 puntos positivos del Kia Stinger: aplomo y aislamiento

El hecho de ser un vehículo ágil no implica que no pueda erigirse igualmente como un coche cómodo y aplomado, una máquina de devorar kilómetros sin enterarte. Esas dos caras forman uno de los 5 puntos positivos del Kia Stinger, ya que hace posible circular a ritmos rápidos y realizar una conducción más deportiva, pero también ir por autopista con la comodidad propia de lo que es, un gran turismo.

Así las cosas, el empaque que demuestra sobre la carretera casi sin importar las condiciones en las que se encuentre el asfalto por el que estemos circulanto (algo a lo que ayudan los modos de conducción, que se encargan de modificar la dureza de la suspensión, entre otros) es superlativo. Además, cuenta con un gran aislamiento acústico, ya que a velocidades altas en el habitáculo no se perciben ruidos de rodadura, viento o motor… si es que no se le buscan las cosquillas.

5 puntos positivos del Kia Stinger: dirección

La dirección forma parte de uno de los 5 puntos positivos del Kia Stinger pero resulta ineludible hacer una referencia a la agilidad, un aspecto al que va ligado íntimamente. La comunicación de lo que se encuentra debajo de los neumáticos es bastante aceptable teniendo en cuenta lo que hay a día de hoy, y la asistencia es la justa para hacerla cómoda pero sin llegar a convertirla en artificial.

Pero lo mejor que tiene la dirección del Kia Stinger es su rapidez de reacción, es tremendamente directa. El eje delantero responde a la velocidad de la luz a cualquier orden dada por el conductor y el guiado del vehículo es perfecto. No cuenta con juego muerto alguno y hace que se pueda tener un mayor control sobre el coche en todas las situaciones.

Kia Stinger 2018

5 puntos positivos del Kia Stinger: equipamiento

Kia ha querido fabricar un producto completamente a la altura de sus rivales premium y ha dotado a cualquier Kia Stinger de un equipamiento de serie digno de resaltar. Eso sí, una de las cosas que hemos echado de menos ha sido la posibilidad de incluir una instrumentación completamente digital, pues no es posible sustituir los relojes analógicos del velocímetro y del cuentarrevoluciones ni siquiera de forma opcional.

De este modo, cualquier Kia Stinger incluye en su equipamiento de serie elementos como unos faros con tecnología LED al 100%, una tapicería de cuero con un techo forrado en Alcantara, un freno de mano eléctrico, un sistema de modos de conducción, unos asientos calefactables y ventilados, una regulación eléctrica de los asientos y del volante, un sistema de navegación con una pantalla táctil multimedia o una cámara de visión de 360º, entre otros.

¿Y lo negativo?

Una de las pocas cosas negativas del Kia Stinger que hemos considerado resaltar ha sido la inclusión de algunos materiales que bien podrían encontrarse en un Kia Rio, un coche de una gama más baja. Hablamos del volante, cuya parte central está realizada en un plástico duro con un tacto un poco áspero. Además, la visibilidad trasera no es todo lo buena que debería, aunque esto es completamente entendible dado el diseño de berlina coupé que tiene el vehículo.

En cualquier caso, se trata de un auténtico cochazo y aunque hay algunas personas que prefieran gastarse el dinero que cuesta en un vehículo de alguna de las archiconocidas marcas alemanas, lo cierto es que no se deberían tener prejuicios con este gran turismo independientemente de la insignia que luzca en su capó. Y es que a igualdad de prestaciones, equipamiento y calidad (esta es incluso superior), el Kia Stinger cuesta varios miles de euros menos que sus rivales, superando en algunos casos los 10.000 euros de ahorro.

Llanta del Kia Stinger 2018
  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *