Prueba del Nissan X-Trail: un auténtico todoterreno

por

Durante estos últimos días hemos tenido la oportunidad de hacer una prueba del Nissan X-Trail, un coche que si bien no es todo lo rudo que era en generaciones pasadas, ha sabido conservar gran parte de ese toque extra de buen comportamiento fuera del asfalto que siempre ha caracterizado a los coches todoterreno de Nissan. Sin embargo, a esta característica añade una buena cuota de espacio, un alto nivel de tecnología y una comodidad muy mejorada en comparación con los anteriores Nissan X-Trail.

Compara ofertas del X-Trail

A pesar de tener un precio que oscila aproximadamente entre los 25.000 y los 40.000 euros, y de disponer de unas dimensiones muy superiores a las de los modelos más vendidos en nuestro país, el Nissan X-Trail cuenta con una gran cantidad de rivales en el mercado no solo español, sino europeo. Entre los más destacados se encuentran el Hyundai Santa Fe, el Renault Koleos, el Honda CR-V, el Kia Sorento, el Mitsubishi Outlander, el Peugeot 5008, el SEAT Tarraco y el Skoda Kodiaq.

Índice de la prueba del Nissan X-Trail

  1. Diseño
  2. Interior
  3. Comportamiento
  4. Conclusión
  5. Puntos positivos y negativos

El Nissan X-Trail, un Qashqai alargado

No nos vamos a engañar, el diseño del nuevo Nissan X-Trail nos recuerda en gran medida al de su hermano pequeño, el Nissan Qashqai. Tanto que podríamos afirmar sin temor a equivocarnos que se trata de una versión alargada del exitoso SUV compacto de la firma japonesa. Sin embargo, desde Nissan han sabido dotarle de una personalidad propia a través de algunos detalles que le hacen diferenciarse tanto del Qashqai como de su propia competencia.

Para empezar, cabe señalar que el Nissan X-Trail es un coche de unas dimensiones más que generosas. A primera vista es todo un “mastodonte”, con una longitud total de 4,70 m y una anchura de 1,82 m. Vale, puede no ser tan largo como una de las berlinas grandes que rozan peligrosamente los 5 m. Sin embargo, sus 1,71 m de altura le hacen lucir, sin duda, muy poderoso. Además, su batalla o distancia entre ejes crece hasta los 2,71 m para que no haya problemas de espacio.

En el frontal nos encontramos con un morro bastante afilado impropio de vehículos de corte SUV. Dispone de una firma luminosa LED característica que le ayuda a ser visto desde el primer momento como un Nissan, algo a lo que también contribuye la famosa parrilla delantera V-Motion. Así, combina una caída redondeada de la parte anterior con un frontal lleno de formas angulosas, desde los faros LED diurnos y la parrilla mencionadas hasta las formas del paragolpes y de las luces antiniebla.

Interior del Nissan X-Trail

Al echar un vistazo a su perfil, lo cierto es que parece un coche más grande de lo que realmente es, lo cual le hace parecer más robusto. No nos engañemos, es un coche de 4,70 m de largo. Pero a día de hoy muchas berlinas medias cuentan con una longitud bastante mayor a esta cifra. Nuestra unidad incorpora unas llantas negras de cinco radios dobles que le sientan de maravilla; y en los bajos incluye las protecciones plásticas que ya son un clásico en prácticamente cualquier modelo de SUV.

En la zaga, que tiene una forma redondeada si la miramos desde su parte lateral, predominan las formas angulosas y llenas de nervios, dotando al Nissan X-Trail de un diseño con fuerza y también con mucho carácter. Además, añade algunos elementos cromados para hacerlo más distinguido en zonas como en el portamatrículas o en la parte superior de las protecciones plásticas que, en este lugar, también se incluyen en los bajos del paragolpes.

Un habitáculo TOP para el Nissan X-Trail

Nada más subirnos a la cabina del Nissan X-Trail (porque sí, hay que subir debido a su gran altura) percibimos un olor muy característico: es la piel que recubre los asientos y partes como el salpicadero o los paneles interiores de las puertas. Es de muy buena calidad y resulta muy agradable al tacto… y al olfato. Por supuesto, al sentarte en el asiento del conductor es muy fácil sentirse superior a los demás, a los que se les puede mirar por encima del hombro. Al menos en lo que se refiere a la altura.

Llantas de aleación del Nissan X-Trail

El aspecto del salpicadero y de la consola central cuenta con un gran número de botones que, si bien no tardas mucho en acostumbrarte a la mayoría, sí que podrían estar algo más simplificados. Precisamente ese es uno de los grandes problemas de este coche: si te gusta el minimalismo en la consola central no te agradará la disposición de los controles, ya que están por todos lados e incluso los botones del volante son demasiados en número.

La pantalla táctil multimedia responde muy rápido a las órdenes que le damos a través de nuestras pulsaciones, pero da la sensación de estar bastante anticuada. No solo (de nuevo) por todos los botones de los que dispone a su alrededor, sino porque los gráficos y los colores son más propios de la pasada década que de un coche que salió al mercado en el año 2017. Asimismo, se sitúa en una posición muy baja y hay que desviar bastante la vista de la carretera para visualizarla con claridad.

La comodidad de los asientos es muy buena y sin ser muy deportivos, agarran bastante bien en las curvas. Pero no solo son confortables, sino que también exhiben mucha tecnología, pues permiten un sinfín de regulaciones eléctricas para que los dos pasajeros de la fila de delante encuentren una postura perfecta. Además, cada uno de ellos cuenta con un interruptor con dos posiciones de calefacción, opción existente igualmente para la fila de asientos traseros (con un único interruptor).

Maletero del Nissan X-Trail

Detrás es muy complicado no sentirte a tus anchas, pues el Nissan X-Trail cuenta con una anchura, una lontigud y una altura suficientes para que tres pasajeros puedan ir muy holgados en los viajes. Además, el mullido de los asientos es perfecto incluso en la plaza central, y a la posibilidad de calentarse mediante la calefacción dispone de unas salidas de aire situadas encima del túnel central, detrás del reposabrazos delantero, para que llegue el aire acondicionado en los meses más calurosos. Por supuesto, incluyen el sistema ISOFIX.

Otra de las cosas buenas del Nissan X-Trail es su maletero, que es literalmente enorme. Con una configuración interior de cinco plazas puede albergar equipaje por valor de 565 litros, 15 litros más que el anterior Nissan X-Trail. Pero si necesitas todavía más espacio cuentas con la posibilidad de abatir fácilmente la fila de asientos trasera en una disposición 60/40 para llegar a una capacidad de 1.996 litros, lo que significará que te podrás llevar la casa a cuestas en él sin temor a que no te quepa algo.

Así se comporta el Nissan X-Trail

Empecemos por el principio. La posición de conducción del Nissan X-Trail es tremendamente alta y puedes llegar a sentirte como un soldado en su tanque. Casi la totalidad de los demás coches se ven desde arriba, lo cual hace que la visibilidad sea excelente en todos los ángulos. Y es que tanto la superficie acristalada como los espejos tienen un tamaño considerable que facilita la visión de todos los elementos de nuestro entorno: peatones, otros coches, etc.

Tapicería del Nissan X-Trail

Nuestra unidad en esta prueba del Nissan X-Trail responde a la versión de equipamiento tope de gama, denominada N-Connecta, lo que significa que viene con prácticamente todos los extras que puede incorporar este SUV japonés. Entre otros añadidos, destaca la gran pantalla multimedia de la consola central, unas llantas con un radio considerable, una tapicería de cuero de mucha calidad y diversos sistemas de seguridad y ayudas a la conducción activas y pasivas.

El propulsor es un bloque turboalimentado de gasóleo con una cilindrada de 2.0 litros que entrega una potencia de 177 CV, una cifra considerable que ayuda a mover con soltura los aproximadamente 1.750 kg que pesa este Nissan X-Trail. Para ello cuenta con la ayuda de una caja de cambios automática de variador continuo que no destaca por rapidez y que contribuye a que el motor suene más de lo debido (las vibraciones sí que se mantienen a raya). No permite cambiar de marcha manualmente mediante levas, pero sí de forma secuencial a través de la palanca del cambio de marchas.

De todas formas, no se trata de un vehículo que invite a hacer una conducción deportiva, sino más bien a circular de manera relajada y cómoda. Las prestaciones que consigue con esta configuración mecánica son de una aceleración de 0 a 100 km/h en 10 segundos y de una velocidad máxima de 196 km/h. Por su parte, el consumo en ciclo combinado no es mucho, y homologa una media de unos 6,1 l/100km que en la práctica se quedan cerca de 8 l/100km. A su vez, las emisiones contaminantes son de 162 g/km de CO2.

Motor del Nissan X-Trail

El Nissan X-Trail es un coche pesado y más bien torpón en una carretera de curvas debido a que el tarado de la suspensión está ajustado para ofrecer el máximo de comodidad. En donde sí que se comporta como es debido es en vías rápidas con muchas rectas: ahí es cómodo como el que más. Además, si tienes la destreza suficiente como para maniobrar sin problemas con sus 4,70 m de largo también podría llegar a convertirse en un buen aliado para ir por la ciudad de manera confortable.

Lo cierto es que el motor ofrece un empuje muy bueno, sobre todo si se pisa a fondo el acelerador y se activa la función kick down, que es el pequeño escaloncito que hay al final del recorrido del pedal para liberar toda su potencia. Mientras tanto, la dirección tiene una asistencia correcta, que acompaña muy bien los giros cerrados a la hora de aparcar el vehículo y que se endurece si circulamos a más velocidad. Eso sí, transmitir, transmite poco.

Para terminar con el apartado de la conducción, el Nissan X-Trail es un coche apto para hacer alguna ruta no demasiado exigente fuera del asfalto, aunque resulta un coche más capaz que la mayoría de SUV de hoy en día en este aspecto. Nuestra unidad incorpora un sistema de tracción a las cuatro ruedas muy efectivo que se puede poner en tres posiciones: solo con tracción delantera, con activación automática de la motricidad en los dos ejes cuando sea necesario, y con el bloqueo de la tracción total para superar las zonas con un firme más complicado.

Trasera del Nissan X-Trail

Conclusión del Nissan X-Trail

El Nissan X-Trail es un muy buen coche si lo que estás buscando es un SUV muy atractivo por fuera y amplio por dentro. Comenzando por lo negativo, que es poco, su motor diésel de 177 CV es algo ruidoso cuando se acelera a fondo y el sistema de infoentretenimiento no está todo lo actualizado que debería, al menos en lo que respecta a la gran cantidad de botones que tiene (y por lo tanto a su manejo) y a los gráficos de una pantalla que debería estar situada en una posición algo más alta para mejorar su visibilidad.

En el otro lado de la balanza está todo lo positivo. Para empezar, su motor responde con la suficiente soltura para mover a este SUV de gran tamaño, y además se conforma con un consumo para nada desmedido si tenemos en cuenta que se trata de un vehículo con un sistema de tracción a las cuatro ruedas y que pesa unos 1.750 kg, dato muy a tener en cuenta. Además, en marcha es un vehículo realmente cómodo y, si hablamos del espacio, pocos modelos de todo el mercado pueden presumir más que el Nissan X-Trail en este aspecto.

Por otro lado, el compendio tecnológico que incorpora es digno de resaltar, con numerosas ayudas activas y pasivas a la conducción que incrementan de forma resaltable la seguridad en la conducción. Y tampoco se olvida de lo relativo a la conectividad con los teléfonos móviles. En definitiva, un gran producto que puede presumir de una relación entre precio y calidad a la altura de pocos rivales. ¡Y no olvidemos lo bien que se defiende fuera de la carretera!

Plazas traseras del Nissan X-Trail

Puntos positivos y negativos del Nissan X-Trail

+ Capacidades para circular fuera del asfalto fuera de lo común.

+ La calidad de ajustes y materiales en la cabina resulta sobresaliente.

+ El espacio interior y del maletero es casi infinito.

– El sistema de infoentretenimiento tiene demasiados controles.

– La pantalla multimedia está demasiado baja.

– Sonoridad del motor en el habitáculo.

Nota Carnovo: 8,5

  • No hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *