por Víctor Delgado

Prueba del Nissan Juke GT Sport PlayStation: el más exclusivo

El Nissan Juke es un coche al que seguro conoces de arriba abajo. Es todo un veterano al llevar en el mercado unos ocho años, y no se trata precisamente de un modelo que se vea poco por la calle debido a sus bajas ventas. Al contrario de lo que suele ocurrir (según lo visto en el Grupo Volkswagen), la personalidad de su diseño ha hecho que sea un coche un poco atemporal, que la gente ya se haya “acostumbrado” a verlo.

Sin embargo, su larga vida comercial ya empieza a notarse, aunque de Nissan se han “sacado de la manga” una versión especial denominada GT Sport PlayStation a modo de despedida antes de que llegue la próxima generación. ¿La mayor novedad? Un valor añadido de exclusividad al fabricarse tan solo 500 unidades en el mundo y el regalo de una PlayStation 4 de 500 GB con su compra.

Todavía quedan disponibles algunas unidades del Nissan Juke GT Sport PlayStation. Así que si te gusta y no quieres gastarte ni un euro de más en su compra, entra ya en nuestro configurador. Con él puedes ahorrar más de 4.000 euros de media en la compra de tu coche nuevo, ya sea este Nissan Juke GT Sport PlayStation o cualquier otro modelo que te guste. En menos de 24 horas recibirás en tu correo electrónico las mejores ofertas de concesionarios oficiales.

Nissan Juke: un turismo elevado

El comportamiento del Nissan Juke GT Sport PlayStation no es el que generalmente se asocia a un coche tan elevado. Y eso… es bueno. Una de las cosas que he echado en falta ha sido una mayor regulación de la postura de conducción, ya que el asiento se ajusta en altura y posición del respaldo mediante palancas, y no a través de las clásicas ruletas. Además, el volante está completamente fijo.

Aun así, no es difícil sentirse cómodo en él, ya que la visibilidad en todas direcciones es estupenda debido a su altura. Incluso sorprende al mirar por el espejo retrovisor, pues con una luneta trasera tan comprometida por el diseño es difícil creer que va a abarcar un campo de visión tan grande antes de montarse en él. Luego, todos los controles son simples y están “en su sitio”.

El diseño del salpicadero y la consola central es totalmente “japo”. Habrá algunos a quienes les guste más la simpleza de los alemanes. Yo, particularmente, pienso que cada uno tiene su encanto. El cuadro de mandos es clásico: reloj de cuentavueltas a un lado y de velocidad a otro, con el ordenador de a bordo indicando consumo, velocidad media, etc… en el centro a través de una pantalla LCD de un solo color.

Me gusta que la visera de la instrumentación esté tapizada en cuero porque le da un puntito de distinción entre el resto de materiales, entre los que abunda el plástico duro sin tapizar. La consola central está terminada en negro piano y tiene pocos botones e intuitivos. Cuenta con dos pantallas digitales algo desfasadas por lo pequeño y porque sus gráficos están muy pixelados, culpa probablemente de la veteranía de este modelo.

Interior del Nissan Juke

En la pantalla superior se muestran los datos de la radio, el teléfono o el navegador. Sin embargo, resulta muy curioso que, en la pantalla inferior pueda reflejar un diagrama de las fuerzas G (la aceleración que produce la gravedad terrestre) o un resumen del viaje, con tiempo, consumos…

Además, cuenta con dos botones principales, uno para la climatización y otro para los aspectos relativos a la conducción. Al pulsar cada uno de ellos, los mandos situados alrededor del display cambian de función.

Como decía al principio, su comportamiento es atípico en un SUV. Tiene un tarado de suspensión bastante firme, lo que hace que su balanceo en curva sea mínimo, aunque eso implica que al pasar por encima de un badén o un bache se muestre un poco incómodo. Además, la dirección no es tan suave como en otros coches modernos, algo que se agradece.

Por otro lado, tiene un tamaño bastante contenido (4,13 m de largo y 1,76 m de ancho) que le hace moverse como pez en el agua dentro de la ciudad, pero a la vez tiene un buen aplomo al circular por carretera. Es fácil de aparcar dadas sus medidas, y el maletero sirve para un uso cotidiano, con más de 350 litros de capacidad.

También es un coche práctico, con unos huecos de tamaño estándar en las puertas, bolsillos en los respaldos de los asientos y una zona delante del pomo del cambio de marchas que tiene una superficie de goma para que no se caiga el móvil, las llaves, la cartera o lo que quiera el conductor poner encima. Además, la guantera principal es enorme y justo encima de su apertura tiene una exclusiva chapita en la que figura el número de unidad de esta edición especial.

Nissan Juke: gasolina con 115 CV

El motor es un bloque de gasolina un tanto extraño. Se trata de un propulsor que ha sucumbido a los encantos del downsizing y con una cilindrada de 1.2 litros desarrolla 115 CV de potencia. También lo utilizan otros modelos de la marca japonesa, como el exitoso todocamino Qashqai o el menos conocido compacto Pulsar.

Nissan Juke en marcha

No obstante, conserva los clásicos cuatro cilindros en vez de apostar por la moda tricilíndrica. Esto le aporta más “cuerpo”; es un motor que está muy lleno en prácticamente todo el rango de revoluciones y cuando entra en acción su pequeño turbo, allá por las 1.900 o 2.000 rpm, es capaz de darte un pequeño empujón que te pega contra el asiento gracias a sus 190 Nm de par motor máximo.

Las vibraciones son inexistentes gracias precisamente a esos cuatro cilindros, y sin poder decir que el sonido a altas revoluciones sea deportivo, al menos resulta agradable. En cuanto al cambio de marchas, tiene seis velocidades y su accionamiento es algo duro y tosco, aunque preciso. El pomo es ergonómico y es fácil de coger.

Por último, se trata de un motor cuyo consumo de combustible depende mucho del tipo de conducción. Homologa 5,6 l/100km de gasto medio. En conducción real ronda los 6,5 l/100km, pero si te pesa mucho el pie puede subir sin despeinarse hasta los 8,5 l/100km.

Conclusión

Es posible que en un primer momento el Nissan Juke no te parezca el coche perfecto, ni mucho menos. Pero con el paso del tiempo juntos es muy posible que te acabes enamorando de él. Es peculiar, y seguro que has escuchado eso de que su diseño o te encanta o lo odias.

Su uso está enfocado a la ciudad, en donde se muestra manejable y con unas capacidades notables gracias a su visibilidad, refinamiento, al volumen de su maletero y a unas dimensiones que facilitan el aparcar en cualquier lado. Además, tiene suficiente aplomo como para viajar cómodo por carretera y/o autopista.

Sin embargo, no es el coche que tenga los materiales de más calidad, aunque este punto se compensa en gran parte en esta versión especial, cuya exclusividad va a hacerte sentir que tienes un coche diferente… si con su diseño lleno de carácter no es suficiente para ti.

Nota Carnovo: 7,5

Faro trasero del Nissan Juke