por Víctor Delgado

Prueba del SEAT León ST Cupra 300: es un avión

Son las cinco de la mañana y no puedo dormir. Y después de una jornada de trabajo tan exigente como la de ayer no es que estuviera precisamente fresco. ¿El motivo de mi insomnio? Que a primera hora de la mañana voy a recoger un SEAT León ST Cupra 300, un compacto familiar de 300 CV, y que lo podré disfrutar durante cinco largos días, fin de semana mediante, que a buen seguro a mí se me harán muy cortos.

He de decir, sin que sirva de adelanto o spoiler, que estoy deseando ponerme a los mandos del nuevo Cupra R ST, el SEAT León Cupra ST rebautizado con motivo de la creación de la nueva marca Cupra, otrora división deportiva de SEAT. Tiene 310 CV, 10 más que este avión, como digo en el título, y una puesta a punto todavía más radical acompañada de una estética que gana en agresividad.

Puedes leer todos los detalles acerca de la presentación internacional de la marca Cupra en este enlace, ya que en Carnovo estuvimos presentes en el mítico circuito de Terramar, en la población catalana de Sitges, en donde tuvo lugar el evento el pasado 22 de febrero. Pero no me voy más por las ramas y en las siguientes líneas te cuento todo lo que me ha transmitido este SEAT León ST Cupra 300.

Compara ofertas

¿Prefieres un renting del SEAT León? Pásate por nuestra sección de Renting de Coches y solicita información. Contamos con una gran selección de vehículos al mejor precio. ¡Paga mes a mes y olvídate de pagar por el mantenimiento, matriculación o ITV!

SEAT León ST Cupra 300: un familiar en todos los aspectos

El SEAT León ST Cupra 300 es un vehículo espacioso. Muy espacioso. Cuatro adultos caben sin ningún problema, y puede transportar personas de hasta 1,85 m de altura en las plazas traseras, e incluso de unos cm más. Además, tiene un maletero con formas regulares, una capacidad que está cercana a (¡ojo!) los 600 litros y un portón fácil de abrir y cerrar que permite cargar y descargar objetos de manera muy cómoda.

Por dentro es igual que cualquier otro SEAT León, o al menos en lo que respecta a las formas de su habitáculo… con la salvedad de unos cómodos y efectivos asientos semi baquets. Eso sí, incluye varias zonas tapizadas en Alcantara y también hay lugares, como los paneles interiores de las puertas, con inserciones en piel con aspecto de fibra de carbono.

En el resto no hay cambios: una posición de conducción muy buena y con una visibilidad más que aceptable desde todos los ángulos, una consola central con una estupenda pantalla táctil multimedia de 8” ligeramente orientada hacia el conductor y multitud de huecos para dejar objetos. Mención especial merece el del móvil, dotado de carga inalámbrica y en muy buena posición (delante del cambio de marchas).

El equipamiento de serie es muy amplio, con acceso y arranque sin llave, selector de modos de conducción, la pantalla táctil de 8”, Bluetooth, reconocimiento de voz, sensores de luz y lluvia, control de velocidad de crucero adaptativo, control de estabilidad, faros Full LED, etc.

300 CV que se dejan notar

Este SEAT León ST Cupra 300 incorpora un propulsor turboalimentado TSI de gasolina de 2.0 litros que entrega, como indica su nombre, 300 CV de potencia. Además, el par motor máximo es de 380 Nm. ¿Qué implica esto? Pues que al primer pisotón que le pegas al acelerador tu espalda sale impulsada contra el asiento.

El hecho de que sea la versión 4Drive, con tracción a las cuatro ruedas, también juega un papel importante en este sentido, pues minimiza las pérdidas de tracción. Aun así, la tracción 4Drive cuenta con un aliado en el que puedes confiar sin pensártelo dos veces: unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2. En nuestra unidad ya están un poco gastados, pero siguen pegándose al asfalto como chicle en cada acelerón o frenada.

La caja de cambios es la automática DSG de doble embrague con seis velocidades. Tiene instaladas las levas en el volante para cambiar en modo manual (también se puede hacer secuencialmente desde la palanca de cambios, empujándola hacia atrás o hacia delante), y aunque no es la transmisión más deportiva del mercado, cumple.

La dirección me encanta. Cierto es que el volante podría estar más acolchado, pues resulta un poquito duro, pero la sensación de dirección pesada y que transmite muy bien lo que hay en el asfalto es realmente satisfactoria. Por otro lado, creo que la suspensión debería tener otro enfoque.

Me explico: hay cuatro modos de conducción. Confort, Sport, Cupra e Individual. Dejando de lado el último, en el que el usuario puede configurar los parámetros a su gusto (tacto de la dirección, respuesta del acelerador, cambio…), la suspensión resulta demasiado dura en el modo Confort y poco radical en el Cupra. Entiéndase, es muy dura, pero el vehículo no llega a ser una tabla.

En cualquier caso, hay que tener mucho cuidado con este coche. ¿La razón? Es tremendamente efectivo y un cohete o, como comento en el título, un avión. Es muy fácil de dominar a ritmos muy elevados y cuando pisas el acelerador con decisión antes de que te des cuenta puedes estar circulando sin despeinarte a velocidades que te llevarían directamente a la cárcel, sin pasar por la casilla de salida. Esto habla muy bien del SEAT León ST Cupra 300, pero ciertamente es bastante peligroso.

Por último, tengo que hablar de los frenos Brembo. Son excepcionales. Sobresalientes. No importa lo rápido que vayas o el rato que hayas estado frenando. Son súper efectivos y clavan el coche al más mínimo toque de pedal, y resultan infatigables. Después de más de 300 exigentes km de curvas no muestran el más mínimo síntoma de cansancio. ¿Lo malo? Es un extra que cuesta algo más de 3.000 euros… junto a las llantas de aleación de 19”.

Conclusión

El SEAT León Cupra ST 300 es todo un deportivo utilizable en el día a día. Esta frase tan manida cobra todo el sentido en el modelo de Martorell, ya que permite sacarle todo el jugo a sus 300 CV pero, a la vez, cuenta con un interior espacioso y un maletero lo suficientemente grande como para irte de vacaciones con tu familia.

Eso sí, hay que tener en cuenta que no es el coche más cómodo del mercado, y que su consumo de combustible en conducción real ronda los 10 l/100km. No se trata de dos hándicaps que deban pesar mucho en la decisión de compra de alguien que quiere un coche radical, pero conviene recordarlos.

¿Me lo compraría yo? Depende. Si tuviera un coche para circular por la ciudad y viajar por carretera, y otro que fuera un deportivo únicamente destinado al disfrute durante las mañanas de domingo, es posible que me lo llegase a pensar dos veces. Pero si no te puedes permitir dos coches o simplemente prefieres tener solo uno en el garaje, el SEAT León ST Cupra 300 es una opción acertadísima.

Nota Carnovo: 8,5

  • 2 comentarios
    • Jose dice:

      Madre mía, qué cochazo… si algún día tengo un León será tal y como el que está en las fotos! Muy buena prueba!

      • Víctor Delgado dice:

        ¡Gracias Jose! Estoy de acuerdo en lo de cochazo.

        ¡Saludos!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *