por Víctor Delgado

Prueba del Kia Rio: corre mucho y gasta poco

El Kia Rio es un coche que ha sido actualizado hace muy poco. La generación que está en venta ahora mismo fue anunciada y lanzada entre finales del 2016 y principios del 2017, lo que quiere decir que está al día. Es verdad; no se trata de uno de los modelos más populares de su segmento, en donde reinan el SEAT Ibiza o el Renault Clio. Pero cuenta con sobrados argumentos para hacerles frente… a un precio que, con un equipamiento y un motor parecidos, suele estar por debajo. Te lo contamos en esta prueba del Kia Rio.

Configura aquí tu Kia Rio

Kia Rio: ¿cómo va en marcha?

El puesto de conducción se adapta a la mayoría de personas gracias a los ajustes de la columna de dirección, en altura y en profundidad, y a los reglajes del asiento, en longitud y en la inclinación del respaldo. No obstante, estos dos últimos ajustes funcionan a través de dos pestañas situadas en la parte lateral, en donde normalmente va una “ruleta”. Eso sí, el reposabrazos no ofrece ajustes.

Volante del Kia Rio

Los asientos son cómodos y no se acusa el paso de los kilómetros en ellos. Además, recogen bien el cuerpo aun sin ser deportivos. Al ser un coche pequeño, con 4,06 m de longitud, la visibilidad en todos los ángulos es bastante buena y ni siquiera el montante del pilar A situado en el lado del conductor, que suele interrumpir la visión al girar en curvas a izquierdas, es lo suficientemente grueso para que moleste. Por poner una pega en este sentido, la luneta trasera podría ser algo más grande.

Mirar a la pantalla multimedia tampoco causa mucha distracción al estar situada en una posición alta, pero sí que estaría bien que Kia la hubiera orientado hacia el conductor. La dirección del Kia Rio es fácil de girar, lo que no quiere decir que esté demasiado asistida. El volante de cuero, eso sí, no es de mucha calidad, pues el cuero es demasiado fino o sensible y al “rascarlo” con una uña o con las llaves se queda una señal que molesta al tacto, aunque casi ni se vea.

Faro trasero del Kia Rio

En cuanto a la suspensión, permite que el coche balancee poco pero, a su vez, filtra bien los baches o las irregularidades que haya en la carretera. Y la caja de cambios tiene un buen tacto. Es algo plasticoso, pero sus inserciones son precisas y ofrece la posibilidad de “jugar” con ella en carretera.

Su motor, lo mejor

El pequeño propulsor turboalimentado de tres cilindros y 1.0 litros es pequeñito pero matón. Su sonido y vibraciones al ralentí se notan al ser un motor de tres cilindros, pero corre que se las pela y combina muy bien con este pequeño coreano. A partir de las 2.300 rpm muestra mucho carácter y emite un sonido agradable en la parte alta del cuentavueltas. No es el bramido de un V8, pero se permite ciertas licencias.

Sobre el papel tiene una aceleración de 0 a 100 km/h de 10,7 segundos y un consumo de combustible en ciclo combinado de 4,3 l/100km. Sorprendentemente, este último dato no se aleja demasiado de la realidad y no es difícil mantener una media que ronde los 5,0 l/100km. Mientras tanto, la aceleración de 0 a 100 km/h también mejora a la cifra oficial, según nuestras mediciones, y se sitúa ligerísimamente por encima de los 10 segundos.

Plazas traseras del Kia Rio 2018

Conclusión

No te voy a engañar: el Kia Rio no es tu coche si lo que vas buscando es lujo. En su misma categoría hay otras opciones que te pueden hacer sentir más cómodo a bordo, y que cuentan con mejores materiales en su habitáculo. Pero también son sensiblemente más caros. De todas formas, el salto en lo relativo a diseño y tecnología comparado con la generación anterior es muy grande.

Los principales atractivos del Kia Rio son su motor, su economía de uso y su precio de compra. Con este motor, empuja con decisión a poco que se pise el acelerador, y su gasto de combustible es realmente contenido. Así que si lo vas a utilizar para circular por la ciudad, es una opción estupenda, ya que maniobrar con él también es muy sencillo. Y si lo quieres sacar a carretera, también responde con aplomo y capacidades de sobra.

Kia Rio 2018

Además, puede incluir varias tecnologías que te hacen la vida más fácil y que hacen que el coche sea más seguro, como un avisador de cambio involuntario de carril, una alerta de colisión frontal, una cámara de visión trasera o un sistema de infoentretenimiento con navegador que se refleja en una gran pantalla multmedia de 7 pulgadas y que es muy intuitivo y fácil de manejar (como ya hemos experimentado en otros modelos de Kia).

Nota Carnovo: 7,5

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *