Prueba del Kia Ceed: toda una referencia

por

Llevamos muchos años escuchando frases como “no está mal para ser un Kia” o “la relación calidad precio es muy buena”. A día de hoy esta última continúa siendo cierta pero el contexto en el que se suele decir no es del todo correcto, como hemos comprobado recientemente en nuestra prueba del Kia Ceed. Y es que normalmente se tiene a Kia como una marca low cost, algo que definitivamente no es.

Compara ofertas del Ceed

De esta forma recibimos a la nueva generación del Kia Ceed, un modelo compacto que llega con tres carrocerías diferentes y cuyo cometido será rivalizar contra todos los compactos generalistas que se comercializan actualmente, una tarea harto complicada. ¿Por qué? Pues porque coches como el SEAT León, el Hyundai i30, el Ford Focus, el Peugeot 308, el Renault Mégane o el Opel Astra se sitúan mensualmente entre los coches más vendidos de todo el mercado.

Índice de la prueba del Kia Ceed

  1. Diseño
  2. Interior
  3. Comportamiento
  4. Conclusión
  5. Puntos positivos y negativos

Un diseño muy deportivo para el Kia Ceed

Cuando le quitaron la sábana al nuevo Kia Ceed descubriendo su aspecto por primera vez, la sensación que tuvimos fue de una evolución con respecto al modelo que se estaba vendiendo hasta principios de este año, pero que a su vez representaba una revolución. El aire de familia era el mismo, pero tanto las formas de su carrocería como sus faros eran tremendamente diferentes a las de su antecesor.

Para ponernos en perspectiva, la nueva y tercera generación del Kia Ceed tiene una longitud que llega hasta los 4,31 m, mientras que su anchura es de 1,80 m y su altura de 1,45 m. Además, su batalla o distancia entre ejes alcanza los 2,65 m, lo cual le otorga un espacio interior de los mejores de su categoría, como luego veremos en el apartado en el que analizamos su habitáculo.

En el frontal cuenta con la ya clásica parrilla Tiger Nose de la firma coreana, y a sus lados nos encontramos con unos pilotos delanteros muy estilizados con una firma luminosa LED diurna muy reconocible. Es prácticamente igual a la del Kia Stinger, una de las berlinas más deportivas del mercado actual, y se caracteriza por incluir cuatro puntos LED alrededor del haz de luz principal, recordando en cierta manera a la solución adoptada por algunos Porsche.

Volante del Kia Ceed

En general, podemos afirmar que el diseño del Kia Ceed (quien, por cierto, ha perdido el apóstrofe en su nomenclatura) se ha “europeizado”, algo lógico si tenemos en cuenta que se fabrica dentro de la Unión Europea y que el público objetivo principal de este coche se encuentra igualmente en el viejo continente. Ahora es más sobrio, como los coches que triunfan aquí, pero su imagen no es aburrida ni mucho menos.

Las formas principales no exhiben unos paragolpes muy musculosos ni muchos nervios en su capó o en su carrocería, sino que son más bien tirando a suaves. El lateral está limpio y los retoques de diseño fluyen hasta la parte trasera, en donde nos encontramos un portón que también es bastante simple pero que se ve interrumpido por la presencia parcial de los pilotos posteriores, que mismamente pueden ser totalmente de LED.

Por su parte, Kia no ha seguido la corriente de incluir en su catálogo unas llantas de aleación demasiado grandes para este modelo y por lo tanto el cliente puede escoger unas llantas con un tamaño que oscile entre las 15 y las 17 pulgadas. Mientras tanto, los colores con los que se puede decorar su carrocería son 10, y no se ciñe únicamente a los típicos tonos de negro, blanco y gris; sino que es posible pintarlo de un atractivo rojo o del bonito azul de nuestra unidad de pruebas.

El interior del Kia Ceed, de mucha calidad

A pesar de todo lo que hemos comentado hablando de su diseño exterior y de su imagen, en donde realmente se nota más el salto generacional del Kia Ceed es en su habitáculo. Ahora puede equipararse a todos y cada uno de los superventas de su segmento, e incluso se sitúa por encima de muchos de ellos en lo que respecta a la calidad de los materiales de su interior, lo que le convierte en toda una referencia.

Tapicería del Kia Ceed

Para empezar con este aspecto, una de las cosas que más nos ha convencido de su interior ha sido su pantalla táctil multimedia. Puede ser de hasta 8 pulgadas, como es nuestro caso, y no solo es rápida, intuitiva y con unos grafismos muy claros; sino que se sitúa en una posición prácticamente inmejorable: se encuentra ligeramente orientada hacia la visión del conductor y está en una ubicación alta, justo por encima del salpicadero.

Por supuesto, esta pantalla incluye los sistemas de conectividad Android Auto y Apple CarPlay, y se puede controlar con la voz. Lo mejor es lo fácil de manejar que es, situándose a la altura de los displays multimedia de SEAT, que en facilidad de uso son de los mejores del mercado, y desmarcándose de otros modelos japoneses, cuyos sistemas de infoentretenimiento son algo más complejos y con peores gráficos.

Los asientos del Kia Ceed son muy cómodos y hay que tener en cuenta que no están enfocados a ofrecer un rendimiento deportivo, sino a que sus ocupantes se sientan lo más confortables que puedan. Nuestro Kia Ceed viene con el nivel de equipamiento Tech y los asientos combinan una tapicería de cuero en el lateral con una de tela en el centro que evita que sudemos después de pasar muchas horas al volante.

El cuadro de instrumentación es muy claro, con el reloj encargado de las revoluciones por minuto a un lado y el del velocímetro al otro. Entre ellos hay una pequeña pantalla digital TFT que indica algunos datos del ordenador de a bordo, como el consumo de combustible instantáneo y de media. Sin embargo, hemos echado de menos que pueda incluir, aunque fuera opcionalmente, una instrumentación completamente digital.

Trasera del Kia Ceed

En el habitáculo los mandos están todos muy a mano y dado que existen muy pocos botones en la consola central (casi todas las funciones se pueden realizar a través de la pantalla principal) en menos de cinco minutos te acostumbras a la ubicación de cada uno. Eso sí, es de agradecer que tanto el volumen del sistema de audio (firmado por JBL, ojo, un lujazo) como la climatización se controlen con mandos analógicos.

Las plazas traseras son bastante amplias, aunque como ya hemos visto en otros modelos compactos o del segmento C, tres adultos irán un poco apretados por anchura. Si bien la plaza central no llega a ser del todo incómoda y el túnel de transmisión, aunque está, no es muy acusado, por lo que va bien de espacio para los pies en este sitio. Pero lo más recomendable es que vayan dos adultos (no hay problemas en cuanto altura a no ser que se mida más de 1,85 m) o tres niños. Sobra decir que cuenta con anclajes ISOFIX para los sistemas de retención infantil.

Si nos fijamos en los huecos portaobjetos, el Kia Ceed tiene un marcado carácter familiar, ya que dispone muchos lugares en los que dejar un vaso, una botella de agua, el móvil, las llaves, papeles o algún muñeco. Así las cosas, añade bolsillos en los paneles interiores de las puertas delanteras y traseras, en el respaldo de los asientos delanteros, en la guantera, en el reposabrazos y en el túnel de la consola central.

Además, su maletero si sitúa claramente por encima de la media de la categoría gracias a sus 395 litros de capacidad con una configuración de cinco asientos. Por ejemplo, un SEAT León, el líder de ventas de la categoría y del mercado en general, cuenta con una amplitud de 380 litros en este aspecto. ¿Necesitas más? Entonces puedes abatir la fila de asientos trasera en una disposición de 60/40 para obtener un espacio que llega hasta los 1.291 litros. Por cierto, la boca de carga es amplia y está situada a una altura muy buena como para que no haga falta hacer un esfuerzo muy grande si lo que quieres es cargar bultos muy pesados.

Motor del Kia Ceed

El Kia Ceed se comporta de forma muy noble

El comportamiento del Kia Ceed es el de un coche muy neutro, muy noble. Para empezar la postura de conducción ofrece múltiples ajustes para que el encargado de llevar el vehículo a buen puerto se encuentre tan cómodo como le sea posible. Además, la visibilidad en todos los ángulos es realmente satisfactoria, y tanto por el espejo retrovisor interior como por los laterales exteriores es posible observar con claridad lo que se tiene alrededor para evitar cualquier accidente de tráfico.

Nuestra unidad en esta prueba del Kia Ceed está equipada con el propulsor turbodiésel 1.6 CRDi de 136 CV, el motor de gasóleo más potente de la gama. Se trata de un bloque muy refinado para ser diésel, pues las vibraciones y la sonoridad son muy bajas, sin importar si estás dentro del habitáculo o con el capó abierto. Además, cuenta con unas prestaciones tan buenas que seguramente si lo pruebes no quieras comprarte el inferior, con 110 CV de potencia.

En este caso está ligado a una caja de cambios automática de doble embrague cuyo funcionamiento es excelente: suave y lo suficientemente rápido. Permite cambiar de marcha secuencialmente a través del pomo de la palanca de cambios o de unas levas situadas en la parte trasera del volante que giran con él y que, eso sí, a alguno le pueden resultar un poco pequeñas. Eso sí, el tacto de su accionamiento y su calidad, a pesar de ser de plástico duro, es excelente.

Con esta combinación, el Kia Ceed registra una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos. Sus 320 Nm de par motor máximos son bastante elevados (recordemos que el bestial SEAT León Cupra ST de 300 CV que probamos hace unos meses tenía 380 Nm) y sobran para realizar alguna incorporación a vías rápidas o para hacer cualquier tipo de adelantamiento en una carretera de doble sentido.

Llantas de aleación del Kia Ceed

Tiene una clásica configuración de cuatro cilindros y homologa un consumo medio de combustible de 4,3 l/100, así como unas emisiones de CO2 de 110 g/km. En la realidad, este consumo se sitúa alrededor de los 5 l/100km, por lo que se trata de un dato muy fiel a la realidad. Y muy bueno si atendemos a las prestaciones que ofrece conjuntamente con la caja de cambios automática de siete velocidades. Tanto es así que si optamos por una conducción deportiva, será muy difícil pasar de 6,5 l/100km de media.

Como nos tiene acostumbrados Kia, la dirección del Kia Ceed es bastante directa y responde inmediatamente a cualquier movimiento del volante, si bien su grado de asistencia no nos permite saber qué es lo que ocurre exactamente debajo de los neumáticos. Por otro lado, el aislamiento en el habitáculo es muy bueno y la suspensión absorbe de forma sobresaliente los baches e irregularidades que nos podamos encontrar sin hacer que el vehículo balancee excesivamente al trazar las curvas.

Conclusión de la prueba del Kia Ceed

El Kia Ceed es un coche fantástico. Ya no vamos a hablar de la evolución de Kia desde principios de la década de los años 2000 hacia aquí, sino de su gama de productos actual. Cada coche de Kia que probamos supera al anterior, y si ya nos quedamos con la boca abierta con el Kia Stinger por sus prestaciones o por el Kia Niro por su funcionalidad, comportamiento y consumo; este nuevo Kia Ceed ha conseguido sorprendernos de nuevo.

Sin duda puede servir como coche para una familia de cuatro miembros gracias a su comodidad y a su espacio (recordemos que tiene un maletero bastante por encima de la media de su segmento, con 395 litros); más si cabe si hablamos de la versión con carrocería familiar. Además, no resulta aparatoso al ser un vehículo compacto y puede hacer las veces de coche para ir a hacer la compra, ir al trabajo y moverse por la ciudad sin ofrecer demasiados problemas para meterlo en aparcamientos pequeños.

Faro trasero del Kia Ceed

En carretera resulta un coche muy estable y con empaque, y su comportamiento está por encima de otros coches del segmento con una consideración popular superior. Claro, el precio del Kia Ceed ha subido, pero sigue siendo muy competitivo si atendemos a lo que ofrece a cambio. Para terminar, sus motores son eficientes y puede ir cargado hasta arriba de tecnología, sistemas encargados de la conectividad y ayudas a la conducción que incrementan su nivel de seguridad.

Puntos positivos y negativos del Kia Ceed

+ Calidad de materiales interior y ajustes.

+ Pantalla multimedia intuitiva, rápida y bien posicionada.

+ Comportamiento dinámico excelente.

– Falta una versión deportiva.

– Llantas de aleación solo de hasta 17 pulgadas.

– Imposibilidad de equipar instrumentación digital.

Nota Carnovo: 9,5.

  • No hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *