por Víctor Delgado

Prueba del Ford Mondeo híbrido: tan bueno (o mejor) como uno de combustión

A pesar de que la tecnología está cada vez más avanzada y los vehículos movidos por combustibles alternativos empiezan a acaparar un margen de ventas considerable, tengo que reconocer que cada vez que me pongo al volante de un coche que no sea de combustión siempre pienso: “¿será tan bueno como uno de combustión?”. Y para obtener una respuesta a esta pregunta, ¿qué mejor que conducir uno de estos nuevos bichos raros para conocerlos mejor?

Por eso he decidido hacer una prueba del Ford Mondeo híbrido, una berlina generalista de las que ya no quedan. Aunque esta expresión esté bastante dada de sí, lo cierto es que es tiene mucha razón. Los SUV han enterrado, a mi juicio injustamente, a las berlinas generalistas. Hasta el punto de que varios modelos han tenido que desaparecer en beneficio de varios subsegmentos originados por la nueva corriente de todocaminos.

Este Ford Mondeo híbrido es un coche que bien puede ejercer como coche familiar de una manera tan buena o mejor que un SUV, y tan buena o mejor que un vehículo de combustión tradicional. Y si te lo quieres comprar ahorrando dinero puedes hacerlo en el configurador de Carnovo: te ahorrarás más de 4.000 euros de media en la compra de tu coche nuevo. Elige tu favorito y en menos de 24 horas recibirás en tu correo electrónico las mejores ofertas de los concesionarios oficiales más cerca de ti.

Ford Mondeo híbrido: una berlina con mayúsculas

Comprar un Ford Mondeo híbrido no es una cuestión de dinero, ya que su precio oficial no es precisamente económico al sobrepasar los 33.500 euros (independientemente de que con Carnovo puedas ahorrar mucho dinero en su compra).

ford mondeo híbrido

Por esa tarifa existen opciones con más nombre, como un Volskwagen Passat 2.0 TDI 150 CV bastante equipado o algún BMW Serie 3 o Mercedes-Benz Clase C básico de gasolina de potencia similar.

Decantarse por este coche supone que te guste el modelo, ya sea por estética, eficiencia, practicidad, etc… y/o que estés comprometido con el medio ambiente. En cualquier caso, cuando lo pruebas te das cuenta de que poco tiene que envidiarle al Volkswagen del párrafo anterior o a las también mencionadas berlinas premium. Eso sí, siempre que las versiones de estos últimos sean las de precio equivalente.

Al montarte y cerrar la puerta lo hace con empaque, con solidez. Crea una atmósfera en la que se percibe muy poco el ruido exterior, incluso en marcha… salvo cuando se le exige potencia, algo que trato más adelante.

La gran mayoría de materiales tienen un tacto exquisito, y solo en las zonas bajas del puesto de conducción y el salpicadero presenta unos plásticos sin tapizar. Todo lo demás o está recubierto de piel, como los paneles de las puertas, o se encuentra realizado en plástico blando, como los elementos de la consola central.

Mención especial merecen los asientos, que recogen el cuerpo estupendamente y que están forrados en piel y en Alcantara. Cuentan con multitud de regulaciones eléctricas y encontrar la postura de conducción idónea es una tarea bastante sencilla.

Y hablando de la consola central, puede gustar… o no. Está inclinada y tiene un aspecto bastante agresivo. Al menos no dispone de muchos botones y la mayoría de las funciones se pueden controlar a través de la pantalla multimedia, por lo que el manejo de todas las funciones es bastante intuitivo.

En el volante ocurre todo lo contrario. Abundan los botones y tal cantidad de controles pueden llegar a abrumar, así que mejor no prestar especial atención a ello y comprobar en parado (y con el libro de instrucciones a mano) para qué sirve cada cosa.

ford mondeo híbrido

El tacto del volante es excelente, ya que cuenta con un aro mullido visto pocas veces en fabricantes generalistas. Esto hace que sea un poco gordito y fácil de agarrar, evitando deslizamientos imprevistos por resbalones de las manos.

Ford Mondeo híbrido: 187 CV contra el aburrimiento

El sistema de propulsión del Ford Mondeo híbrido está formado por la combinación de un bloque de gasolina de 2.0 litros y de otro motor eléctrico. Ambos rinden una potencia conjunta de 187 CV que, indudablemente, son más que suficientes para afrontar con seguridad cualquier situación que se presente.

El 2.0 de gasolina es de ciclo Atkinson y funciona también como un generador de energía para la mecánica eléctrica. Actúa a modo de kers de Fórmula 1 y, en teoría, por cada 10 km se recupera 1 km. Eso si no se selecciona la posición L en el cambio, que aporta un nivel de retención mayor (y también más gasto de combustible) y con el que se pueden recuperar 3 km de eléctrico por cada 10 km recorridos.

El Ford Mondeo híbrido no da muestras del más mínimo titubeo al pisar con contundencia el acelerador, por lo que responde de manera aplastante en escenarios como adelantamientos o incorporaciones a autopista. Esto supone un mérito para Ford, pues los poco más de 1.500 kg que marca en la báscula no son moco de pavo.

Dinámicamente tiene un comportamiento muy noble y tan solo si vas muy pasado de rosca notarás esos aproximadamente 100 kg extra fruto de la instalación de las baterías (de iones de litio y situadas debajo de los asientos traseros). De todas formas, pesa prácticamente igual que un Ford Mondeo diésel y aunque no es un coche pensado para ir de curvas se comporta muy pero que muy bien en los tramos más revirados.

Prácticamente la única nota negativa la pone el cambio de marchas, que es un CVT o de variador continuo. No es que no sea efectivo, sino que su rumorosidad cuando se le aprieta al motor es muy alta, pareciendo más un scooter a tope de gas que una berlina de calidad. Y es una pena, pues en el resto de situaciones es un coche tremendamente silencioso y refinado.

ford mondeo híbrido

Conclusión

El Ford Mondeo híbrido o Ford Mondeo HEV es un coche más que solvente que te puede servir igual para ir a hacer la compra al supermercado, que para llevar a los niños al colegio o para tragar km en carretera o autopista. En el primer escenario se comporta de maravilla, con un silencio en orden de marcha de 10, gracias a su motor eléctrico.

En la segunda situación también destaca por comodidad a bordo y, si no se le pegan acelerones fuertes, su rumorosidad es bajísima. Además, es muy amplio por dentro y su gasto de combustible es realmente bajo, como puedes comprobar en nuestra prueba de consumo. En resumen, si quieres una berlina cómoda, versátil, potente y que gaste poco, el Ford Mondeo híbrido es una estupenda alternativa para ti.

Nota Carnovo: 8

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *