por Víctor Delgado

Prueba del Dacia Duster 1.2 TCe 125 CV 4×4: preparado para todo

El Dacia Duster es un todocamino sobradamente conocido en el mercado español. Su carta de presentación es ofrecer la gran mayoría de las características de los modelos algo más caros a un precio más reducido. Bastante más reducido, de hecho. Y como la segunda generación acaba de aterrizar en nuestro país, en Carnovo hemos querido ponerlo a prueba.

Recuerda que si estás interesado en comprar el nuevo Dacia Duster, al configurarlo en nuestra web recibirás en tu correo electrónico en menos de 24 horas las mejores ofertas de los concesionarios oficiales sin salir de casa. Solo tienes que elegir el modelo que más te guste y te ahorrarás más de 4.000 euros de media en la compra de tu coche nuevo.

Dacia Duster: ya no es solo lo suficiente

Los responsables del desarrollo del nuevo Dacia Duster han incidido bastante en que ya no se trata de un coche low cost o de bajo coste. Esta segunda entrega simplemente tiene lo necesario, e incluso un poquito más, a un precio muy ajustado. El importe de su compra es su máximo reclamo, pero no pienses que es el único, ni mucho menos.

El acabado que he probado es el Prestige, un nivel de equipamiento tope de gama estrenado en esta nueva versión y que supone un importante salto de calidad con respecto al anterior Dacia Duster. Por ejemplo, incluye una pantalla multimedia con 7” o tecnologías como avisador de ángulo muerto, control de velocidad con limitador o sistema de arranque sin llave.

Uno de los puntos en los que también han insistido mucho en Dacia es en la mejora del puesto de conducción. A un asiento regulable en altura y longitud, además del respaldo, se le une un mullido muy mejorado que la verdad se nota a la hora de hacer kilómetros. Es mucho más cómodo para la espalda.

Asimismo, el volante es regulable en altura y en profundidad, una novedad en comparación con el antiguo Duster; y dispone de un reposabrazos (solo para el asiento del conductor) que te hará sentir el chófer de un autobús. Puede estar subido o bajado, y aunque no es el más estético, sí que resulta muy cómodo en marcha.

La calidad de los materiales que componen el habitáculo es buena. Es verdad que no se permite muchos lujos y que la mayoría son plásticos duros, pero la tónica general es que tienen un buen tacto y unos ajustes que parece que aguantarán muy bien el paso del tiempo. No obstante, se toma ciertas licencias en aspectos como una tapicería de tela y piel.

La ergonomía es mejorable. La pantalla multimedia se sitúa en una posición muy baja y hay que desviar la vista de la carretera, y algunos controles, como el botón del ángulo muerto, ubicado en la parte izquierda inferior del volante, no se ven muy bien. Otros como el limitador de velocidad o el freno de mano quedan ligeramente tapados si tienes el reposabrazos en posición baja.

Debajo de la pantalla, que puede ser de hasta 7”, hay algunos botones más que se encargan de funciones como el control de descensos (otro punto para el nuevo Duster) o el sistema de arranque y parada, y que tienen un accionamiento parecido al de las teclas de un piano. En lo que respecta a la climatización, hay tres ruletas debajo de este “piano” que tienen muy buen aspecto y una pantalla central en cada una de ellas.

El espacio interior es, de nuevo, otro punto muy positivo. Detrás puede llevar a tres pasajeros adultos con cierta comodidad, dado que el túnel de transmisión (incluso en la versión 4×4) no es muy alto y hay suficiente anchura… y altura. Si no mides más de 1,86 o 1,87 m no tendrás problemas. ¿El maletero? Tiene una capacidad de 445 litros; aunque en el 4×4 esta cifra se reduce hasta los 411 litros.

Cumple… aunque mejor con algo más de potencia

La unidad de esta prueba está dotada de un propulsor turboalimentado de gasolina TCe de 1.2 litros y 125 CV. Tira muy bien ya desde las 1.900 rpm gracias a la fuerza extra que le aporta el turbo, y se mantiene empujando hasta aproximadamente las 5.700 rpm. Sin embargo, da la sensación tener 15 o 20 CV menos. En cualquier caso, resulta adecuado para este coche.

Por desgracia no ha habido tiempo para realizar nuestra clásica y exigente prueba de consumo, pero con esta configuración (1.2 TCe de 125 CV y tracción a las cuatro ruedas), el consumo de combustible no es de los más bajos. Homologa una media de 6,4 l/100km, pero en la realidad sube hasta los 8 l/100km a no ser que se sea extremadamente cuidadoso con el pedal del acelerador.

En marcha es un modelo cómodo y fácil de conducir. Su dirección tiene una asistencia demasiado evidente que facilita su manejo en ciudad, pero que la hace imprecisa en carretera. La suspensión es blandita y filtra muy bien los baches y las irregularidades del asfalto, algo que le convierte en un modelo idóneo, unido a la tracción 4×4, para hacer alguna ruta offroad no muy exigente.

En este sentido, sus capacidades para circular fuera del asfalto superan con creces a muchos rivales directos, lo cual resulta muy satisfactorio si tenemos en cuenta la relación valor producto. Eso sí, deja claro que no es un coche para irse de curvas, pues el tarado de la suspensión unido a un centro de gravedad bastante alto hace que balancee bastante.

Conclusión

El Dacia Duster ha alcanzado una madurez que le permite ser un modelo redondo. Una compra maestra para todo aquel que quiera un coche cumplidor… e incluso con algunos elementos que le permiten codearse con algunos de sus rivales generalistas. Y todo con un precio mucho más bajo que el de modelos de dimensiones similares.

Cierto es que no exhibe una calidad de materiales excelsa y que buena parte de su habitáculo está compuesta por plásticos duros. Pero incluso los asientos cuentan con una tapicería mixta de tela y piel, y los ajustes entre las partes disponen de una aparente robustez que parece que les hará aguantar muy bien el paso del tiempo. Y encima es muy amplio.

Además, su gama de motores está más que probada por otros vehículos de la alianza RenaultNissan, y se trata de mecánicas que ofrecen una excelente relación entre consumos ajustados y un rendimiento aceptable. ¿Buscas mucha calidad o sensaciones? Entonces el Duster no es un coche para ti. ¿Quieres un vehículo que te dé mucho por poco precio? Pues has encontrado el coche perfecto para ello.

Nota Carnovo: 8,5

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *