por Alex Leon

Portabicicletas: tipología y formas de llevar la bici en el coche

Ya sean en la playa o en la montaña, la gente no renuncia en vacaciones o en escapadas de fin de semana a llevarse consigo su propia bicicleta para poder disfrutar de largos y relajantes paseos por el destino al que vayamos a descansar. Pero quizá te estarás preguntando cómo llevarla en el coche y es por eso que te vamos a explicar qué tipos de portabicicleta existen y las formas de llevar este medio de transporte de forma segura en el coche.

Eso sí, para llevar a cabo esta operación es necesario respetar algunas normas básicas necesarias para garantizar tanto nuestra seguridad como la de quien viaja a nuestro alrededor, ya sean nuestros compañero de viaje o el resto de conductores que nos encontramos de camino a nuestro destino.

Muy a menudo nos encontramos con conductores que transportan las bicicletas atadas en el portaequipajes o guardadas de una manera poco apropiada en el maletero. Obviamente, transportar una carga tan incómoda de manera improvisada puede ser peligroso, pero tranquilo porque transportar la bici en el coche no es algo del otro mundo: con el equipamiento correcto y las debidas precauciones puedes llevarla con total seguridad y sin ningún riesgo de dañarla.

5 formas de llevar la bici en el coche de forma segura 

1. Llevar la bici en el coche

Llevar la bici en el coche es sin duda el sistema más económico. En casi todos los coches pueden viajar dos personas y dos bicicletas. El problema más grande es entender cómo optimizar el espacio dentro del vehículo para que las bicicletas quepan bien. Una de las ventajas más grande de llevar la bici en el coche es que de esta forma, evitamos que los agentes atmosféricos puedan dañarla. Otra ventaja es que se puede conducir a velocidades elevadas sin comprometer la aerodinámica del coche. La principal desventaja es que los acabados del coche se podrìan gastar y ensuciar, sobretodo si las bicicletas están llenas de barro. Si decidimos llevar las bicicletas en el interior del coche, tenemos que atarlas bien para que en caso de accidente no se muevan causando daño a los pasajeros.

Llevar las bicis en el coche a veces resulta imposible a causa de la gran cantidad de maletas o por las escasas dimensiones del maletero. Otra forma de transportar una o más bicicletas en un coche es enganchándolas a un portabicis homologado montado en el vehículo. Es posible encontrar a la venta numerosos modelos de portabicicletas que se diferencian entre ellos por la forma y la parte del coche en la cual se engancha la bici (techo o parte posterior), y por el número de bicicletas que es posible cargar. Vamos a descubrir juntos qué tipos de portabicicletas podemos instalar en nuestros coches.

2. Portabicicletas de techo

Uno de los métodos más comunes para transportar bicicletas en el coche es el portabicicletas de techo; este soporte se engancha a las barras portaequipajes, por lo tanto es necesario que el vehículo tenga este tipo de equipamiento. A cada portabicicletas se le puede fijar como mucho una bici a la vez. Si necesitas transportar más de una es necesario comprar más de un portabicicletas, siempre teniendo en cuenta el espacio disponible en el techo. El portabicicleta de techo es sin duda la opción más económica pero no siempre la más práctica. Si por ejemplo, lo instalas en la baca de un SUV pequeño o grande, en un todoterreno o en un coche alto, la acción de poner y quitar las bicicletas del techo podría convertirse en algo complicado.

3. Portabicicletas de portón

El portabicicletas de portón es sin duda más práctico que el de techo, sobretodo por la altura más alcanzable a la cual está enganchado. Otra ventaja ofrecida por este tipología de soporte es el número de bicicletas que se pueden transportar: algunos modelos permiten colocar, de forma segura y ordenada hasta tres bicicletas. Los modelos más avanzados permiten hasta abrir el portón y acceder al maletero incluso con las bicicletas enganchadas al soporte.

4. Portabicis de gancho de remolque

Los portabicicletas de gancho de remolque o portabicicletas de bola son los más complejos, como concepto, pero resultan ser los más prácticos de montar y utilizar. Estos soportes ofrecen la mayor capacidad de carga posible (algunos modelos permiten cargar hasta 4 bicicletas a la vez). Además de ser muy prácticos de montar, los portabicicletas de gancho de remolque ofrecen unas ventajas en términos de aerodinámica para el coche (respecto al portabicicletas de techo). Este tipo de portabicicletas incluye grupos ópticos y un portamatricula para que puedas conducir de forma legal y segura.  

5. Carrito

Otro método que se ve menos por las carreteras es el carrito. Este sistema se utiliza sobretodo cuando hay que transportar muchas bicicletas a la vez. Para utilizar el carrito, necesitarás el enganche de remolque y atar muy bien las bicicletas para que no se dañen durante el viaje. Una medida drástica pero indispensable en determinadas ocasiones.

En fin, si tienes pensado instalar un portabicicletas en el coche, es importante que sepas que esto afecta las dimensiones externas del vehículo, el comportamiento dinámico del coche y el consumo de combustible. Es importante saber que el soporte se debería fijar solo cuando vayamos a transportar las bicicletas; de lo contrario, es aconsejable desmontarlo.

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *