por Alex Leon

Comparativa: Volkswagen Golf vs Opel Astra

El segmento C, que corresponde al de las berlinas compactas, es el más vendido en nuestro país, con permiso de los SUV, que cada vez acaparan más números de unidades vendidas. Por tanto, las marcas que batallan en esta categoría se lo toman muy en serio a la hora de producir un nuevo vehículo. Para muchos, el rey indiscutible en este género es el Volkswagen Golf, del que recientemente ha sido presentado el restyling de la séptima generación. Pero, también desde Alemania, Opel está dispuesta a ponérselo muy difícil con el Opel Astra, cuya quinta generación ha dado un notable salto de calidad.

Configura tu Opel Astra

Volkswagen Golf vs Opel Astra: exterior

Si por algo destaca Volkswagen es por unos diseños escuetos y conservadores, pero que responden muy bien a la filosofía de “si algo funciona, no lo cambies”. La marca de Wolfsburgo ha practicado ligerísimos retoques, pero que sirven para configurar una imagen más fresca que compacto alemán. Ahora luce nuevos paragolpes, aunque hay que fijar muy bien la vista para apreciarlos. También cuenta con una nueva firma luminosa LED en las ópticas delanteras, aunque son opcionales. Sin embargo, los pilotos traseros tienen tecnología LED de serie, algo que juega en beneficio de la seguridad.

Por lo demás, la línea del golf es idéntica al modelo de 2012. Una parrilla frontal estrecha con el logo de la marca al centro, un capó muy ancho y superficies suaves, sin apenas nervaduras que impriman dinamismo. Es, por tanto, un auténtico Volkswagen.

En cambio, el Opel Astra presenta algunos cambios más significativos, con respecto a la generación anterior. Ahora muestra una imagen con más empaque y da la sensación de coche mejor hecho. El frontal es atractivo por la forma de la parrilla, que parece sonreír, y la doble lama horizontal cromada con el símbolo de la marca. Los faros de nueva factura le imprimen carácter y pueden tener también iluminación LED.

En el perfil, contemplamos algunos recursos estilísticos que lo diferencian del Golf. Luce una marcada línea de tensión en la cintura, con una marcada trayectoria ascendente hacia la zaga y un techo que desciende, dejando una superficie acristalada reducida y en forma de cuña. Otro rasgo característico lo encontramos en el diseño del pilar C, que provoca el llamado efecto de techo flotante, algo que está de moda en algunos modelos. Por último, la zona posterior cuenta con una línea de tensión muy acusada, que aumenta la sensación de anchura del vehículo y sirve también para demarcar la zona de unos pilotos muy rasgados y horizontales.

El Volkswagen Golf se ofrece en diferentes carrocerías: 3 puertas, 5 puertas, una versión familiar, llamada Variant, y otra derivada de esta, denominada Alltrack, con protecciones y mayor altura al suelo para circular fuera del asfalto. El Opel Astra está disponible, de momento, con carrocería de 5 puertas y familiar Sports Tourer. La marca mantiene en el mercado las versiones sedán, coupé y cabrio de la anterior generación.

 

Volkswagen Golf vs Opel Astra: interior

Volkswagen ha realizado algunos retoques en el interior para que el habitáculo del Golf ofrezca una imagen más actual. La principal novedad es la nueva pantalla del sistema multimedia, ubicada en el centro del salpicadero, aunque en una posición algo baja para la vista, como ocurre en el resto de la gama del fabricante. Ahora la pantalla puede ser de hasta 8 pulgadas y puede ser manejada a través de gestos, mediante un sensor. También el volante ahora está un poco achatado en la zona inferior. Otra novedad es la inclusión, de forma opcional, del Virtual Cockpit, es decir, un cuadro de instrumentos totalmente digital, como el del Passat y similar al que ya emplea Audi en algunos modelos.

Por lo demás, no hay más cambios apreciables con respecto al modelo de 2012. El habitáculo es sobrio pero la sensación de calidad percibida es muy elevada y la ergonomía está muy lograda. El Golf es un vehículo al que no cuesta trabajo adaptarse, ya que toda la instrumentación está bien ordenada y es de fácil acceso. El puesto de conducción es bajo, algo que caracteriza a la marca alemana y los asientos son cómodos, aunque la sujeción es mejorable en los de serie.

El Opel Astra ha mejorado mucho el interior en su quinta generación. Ya no presenta una consola central repleta de botones, sino que la mayoría de funciones las ha concentrado en una pantalla perfectamente integrada en el salpicadero y ha dejado algunos botones, no muchos, para las funciones más básicas como, por ejemplo, el climatizador. La calidad percibida es también muy buena, los plásticos son agradables al tacto, hay superficies de plástico en negro brillante en la consola central y el salpicadero que acentúan la percepción de calidad y, en general, todo da la sensación de estar muy bien hecho y rematado.

Opel es famosa desde hace años por fabricar unos asientos muy cómodos y con la quinta generación del Astra no ha hecho una excepción. Opcionalmente puede equipar unos asientos con tapicería de cuero que cuentan con el certificado de ergonomía AGR, una sociedad alemana que mira por la salud de la espalda en las personas y se preocupa por disminuir los dolores en esa zona del cuerpo.

En cuanto a espacio para los pasajeros, las plazas delanteras son similares en ambos modelos, pero el Astra gana al Golf en las plazas traseras, especialmente en espacio para alas piernas y en altura desde la banqueta hasta el techo. Sin embargo, tres adultos no viajarán cómodos en ninguno de los dos, ya que la plaza central es menos aprovechable, tanto en el Volkswagen como en el Opel. Los asientos laterales pueden tener calefacción mientras que no hay disponibles tomas de ventilación del climatizador, como sí tiene el Golf. En donde sí supera el compacto de Volkswagen al Opel es en la capacidad del maletero, aunque ligeramente, con 380 litros, por los 370 del segundo.

 

Volkswagen Golf vs Opel Astra: motor y conducción

A nivel de motores, tanto el Golf como el Astra ofrecen una gama muy amplia, especialmente el primero. En gasolina, el compacto de Volkswagen ofrece con un motor 1.0 TSI de 3 cilindros y 110 caballos, un 1.4 TSI con 125 caballos y el nuevo 1.5 TSI con 150 caballos. Tanto el 1.4 como el 1.5 tienen un sistema de desconexión de cilindros que se activa cuando se circula a baja velocidad o no se requiere mucha contundencia en el acelerador, desconectando dos cilindros del motor.

Completa la gama de gasolina el 1.8 TSI de 180 caballos, disponible únicamente en la versión Alltrack y un 2.0 TSI con varios niveles de potencia: 230 caballos para el Golf GTI, 245 caballos para el Golf GTI performance y 310 caballos para el Golf R.

La oferta de gasóleo está formada por el 1.6 TDI de 110 caballos y el 2.0 TDI con 150 y 184 caballos. Además, el Golf cuenta con una versión híbrida-enchufable GTE que brinda 2014 caballos y otra 100% eléctrica, denominada e-Golf ePower con 136 caballos.

Según la motorización y el nivel de equipamiento, la caja de cambio puede ser manual de cinco o seis velocidades o automática DSG de doble embrague con seis o siete marchas y la tracción es siempre al eje delantero, salvo en las versiones más potentes y Alltrack, que puede ser a las cuatro ruedas.

Por su parte, el Opel Astra ofrece cuatro opciones en gasolina y otras tres en diésel. Comenzando por las de gasolina, tiene también un tricilíndrico de 1 litro con 105 caballos y un 1.4 Turbo con 125, 150 y 200 caballos. en diésel hay sólo un motor 1.6 CDTI con 110, 136 y 165 caballos. No hay versiones híbridas ni eléctricas, como en el Golf. La tracción es siempre delantera y dispone de un cambio manual de cinco o seis marchas y dos tipos de cambio automático: uno de embrague pilotado Easytronic para el motor 1.0Turbo y otro de convertidor de par para el 1.4 de 150 caballos y para el 1.6 CDTI de 136 caballos.

Entrando a valorar la conducción, el Opel Astra sorprende más que el Golf, no porque sea mejor sino porque las sensaciones en el compacto de Volkswagen ya se esperan muy buenas, mientras que el Astra ha experimentado un notable salto de calidad. Para empezar, porque todo es nuevo en el modelo de Rüsselsheim, desde la plataforma hasta el conjunto del chasis. Y como resultado, ahora es alrededor de 200 kilos más ligero que la anterior generación. Esta notable reducción de pesa se traduce en un comportamiento mucho más ágil en carretera, sobre todo, en carreteras secundarias.

En curvas rápidas, el Astra va muy recto y transmite mucho aplomo. En curvas más cerradas, tiende a subvirar pero la electrónica interviene pronto para controlar el par y mandar más a la rueda del exterior en el viraje y corregir la trayectoria. Con todos estos mimbres, el Opel ofrece un comportamiento dinámico muy bueno, apoyado también en una dirección precisa que responde rápidamente a las órdenes del conductor.

El Golf en cambio, ofrece una sensación de confort a bordo más lograda que en el Astra, así como una mayor sensación de seguridad, gracias también al mejor aislamiento exterior. Las suspensiones tiran a cómodas, absorben muy bien las imperfecciones del terreno, pero con muy buenos apoyos en curvas. Mención especial merece el rendimiento del motor 1.0 TSI. A pesar de ser un tricilíndrico, es silencioso y más refinado que otros motores de similares características, como el que monta también el Astra. Responde muy bien ya en bajas vueltas y obtiene unos consumos bajos.

 

Volkswagen Golf vs Opel Astra: equipamiento y seguridad

A nivel tecnológico, los dos están muy parejos, si bien el Golf está un escalón por encima, a partir del restyling que acaba de sufrir. Ahora puede tener una pantalla más grande, de hasta 8 pulgadas, y hay tres sistemas multimedia disponibles, Composition Media, Discover Media y el más completo Discover Pro. Todos son compatibles con MirrorLink, Apple Car Play y Android, a través de la aplicación CarNet App Connect y tienen conectividad bluetooth. Además, puede responder a nuestras órdenes mediante gestos y voz.

En cuanto a sistemas de ayudas a la conducción, dispone de un nuevo sistema de conducción automática en atascos, que maneja el acelerador, el freno y la dirección para mantener el coche en el carril y la distancia de seguridad, a partir de 60 km/h en autovías. Otra novedad es el Emergency Assist, que alerta al conductor cuando no responde a alguna tarea y, si sigue sin responder, puede detener el vehículo. También tiene un sistema de frenada automática con detector de peatones, un sistema de ayuda a la conducción con remolque, cuando se circula marcha atrás, y cuenta con un sistema de asistencia al aparcamiento capaz de estacionar el coche en espacios pequeños, salir del espacio de aparcamiento y aparcar en batería.

Por su parte, el Opel Astra ha sido el primer modelo de la marca del relámpago en estrenar el sistema OnStar, que permite contactar con un centro de asistencia para cualquier tipo de consulta, desde una ruta para llegar más rápido a nuestro destino o reservar una habitación de hotel, hasta pedir auxilio en caso de accidente. Funciona mediante una red 4G que, a la vez, proporciona Wifi hasta 7 dispositivos conectados simultáneamente. Es de serie en los acabados Dynamic y Excellence y cuesta 500 euros en el Selective. El primer año es gratuito y después cuesta 100 euros al año.

Además, del OnStar, el Astra puede equipar diferentes ayudas a la conducción, como el reconocimiento de señales de tráfico, que recoge la información desde el navegador y desde una cámara ubicada en la zona superior del parabrisas. También puede contar con el programador de velocidad activo, el aviso de ángulo muerto, sistema de aparcamiento sin manos, el mantenimiento de carril, la cámara de visión trasera o los faros matriciales LED Intellilux, muy recomendables para aquello que viajen mucho de noche.

Por último, el Astra equipa también lo último en tecnología y conectividad, con una pantalla táctil que puede ser de hasta 8 pulgadas, compatible con Appel Car Play, Android Auto, bluetooth, USB, AUX y iPod. Su manejo es sencillo e intuitivo, pero no es tan avanzado como el del Golf, que puede responder a nuestros gestos.

 

Volkswagen Golf vs Opel Astra: precios y veredicto

Con todo esto, el Volkswagen Golf se puede elegir en tres niveles de equipamiento, Edition, Advance y Sport. Aparte, están las versiones deportivas GTI y la Alltrack, con equipamiento exclusivo, además de la híbrida GTE y la eléctrica e-GTI ePower. Su precio de inicio es de 20.150 euros con el acabado más básico. El Opel Astra, en cambio, se ofrece con cinco niveles de equipamiento, Expression, Selective, Dynamic y Excellence, y parte desde 19.075 euros

Como vemos, el Golf es algo más caro que el Astra, pero un coche premium, con un equipamiento premium, también tiene un precio premium. El Golf es siempre un Golf, nunca defrauda a nadie. Ofrece todo lo que se puede esperar en un coche como este. Y eso es algo que aprecian muchos clientes. El Astra, en cambio, sorprende por un comportamiento en carretera nunca visto en la marca de Rüsselsheim. Es un coche bien hecho y rematado, quizá no al nivel del Volkswagen, pero tampoco se queda muy atrás, y ofrece un equipamiento muy bueno y una gama de motores amplia. Además, cuenta con la baza de tener un precio más competitivo.

 

 

  • 2 comentarios
    • fran dice:

      el golf un coche premiun me rio jajajajaj

      • Alex Leon dice:

        Hola Fran, ¡para premium tu comentario! Nos encanta que nos escribáis y no se lo tomes en cuenta al redactor que ese día estaba muy generoso con Volkswagen ¡aunque a nosotros el Golf nos parece un cochazo eh!. Te mandamos un saludo y te animamos a seguir leyéndonos. Saludos

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *