por Alex León

Comparativa entre las homologaciones de consumo NEDC y WLTP

En la compra de un vehículo podemos reparar en muchos factores: el modelo, el color, la potencia, los kilómetros cuando se trate de uno usado o las distintas prestaciones que tenga. Pero sin lugar a dudas, uno de los aspectos más importantes es el consumo del coche.

Más allá de la cuestión medioambiental, todo el mundo se preocupa por el gasto que implica la circulación con un vehículo. Pero los consumos homologados no registran fielmente las cifras de consumo del día a día, existiendo un gran desfase entre lo homologado y el consumo real.

Desde 1992 se viene utilizado el sistema de homologación europeo NEDC, que en breve será reemplazado por otro más realista como el WLTP De hecho, marcas de coches como Opel han empezado a publicar los consumos de sus vehículos según el nuevo ciclo de homologación WLTP.

Nuevo Dacia Duster

NEDC ¿qué significa?

El ciclo NEDC está compuesto por un par de partes: En la primera, que se prolonga por espacio de 13 minutos, se simula una conducción en un espacio urbano, con continuos arranques y paradas, y en la segunda fase se ejecuta un trayecto por carretera.

Pero ¿por qué no resulta tan fiable las homologaciones con el ciclo NEDC? En gran medida porque las pruebas que se realizan en los coches tienen lugar en unas condiciones casi perfectas, en donde apenas se ven exigidos. Las homologaciones no tienen lugar durante una prueba de conducción real, ya que suelen testarse en laboratorios con simuladores.

La regulación WLTP en España

Por su parte, la nueva norma de homologación, WLTP, que en castellano responde al término Procedimientos Mundialmente Armonizados para Pruebas de Vehículos Ligeros, tiene previsto utilizarse en la Unión Europea, Japón e India.

Consiste en una encuesta efectuada a nivel internacional para recoger perfiles de conducción reales. Recoge cuatro partes hechas a distintas velocidades medias, que son a intensidad baja, media, alta y muy alta, y en cada una de las partes aparecen fases diferentes, como parada, frenada o desaceleración con cambios de intensidad y frecuencia para simular lo más fielmente posible la conducción de cualquier conductor.

Los controles con el WLTP también tienen lugar en un banco de pruebas, aunque el vehículo realiza más movimientos y afronta aceleraciones y desaceleraciones más agresivas. Con estos análisis se obtendrán unas cifras más próximas al consumo real de cada modelo, evidenciándose importantes diferencias entre el ciclo NEDC con el nuevo WLTP, pues en las simulaciones no se dan las condiciones precisas para conseguir una eficiencia y unos consumos homologados tan reducidos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¿Te gustaría que hablásemos con más profundidad sobre el consumo real o que hagamos comparativas entre sistemas de homologación diferentes? Cuéntanoslo en los comentarios.