por Alex Leon

Cinco multas que te pueden poner con el coche parado

Todos sabemos que por aparcar donde no está permitido o superar los límites de velocidad podemos ser multados. Lo que a lo mejor muchos desconocíais, es que además de ese tipo de multas, también existe la que nos sanciona si nuestro coche está parado. Has leído bien, y es que no es suficiente con estar pendiente de los radares que te irás encontrando por el camino, no bastará poner siempre los intermitentes cuando giras en una rotonda, no será suficiente si los neumáticos están en perfecto estado. A parte de todo esto, también debemos ser conscientes que nos pueden multar sin que estemos conduciendo.

Hoy desde Carnovo te vamos a enseñar cinco casos en lo cuales podrían multarte, incluso con el coche parado.

1. Lavar el coche en la calle

Es bastante probable que tú también lo hayas hecho alguna vez en tu vida. Lavar el coche en la calle es una práctica bastante común, sobretodo para los que viven en los pueblos o en barrios periféricos. Quizás muchos de vosotros no sepais que el artículo 4.2 del Reglamento General de Circulación prohíbe limpiar o reparar coches en la calle a causa del deterioramento que esto pueda causar a las carreteras y las aceras. La multa por este tipo de infracción puede ir desde lo 30 hasta los 3.000 euros dependiendo del ayuntamiento (en Madrid la multa mínima es de 750€). Por eso te aconsejamos que dejes la manguera y esponja en casa y lleves tu coche al centro de lavado de coches profesional.

 

2. Aparcar en la playa

¿Cuántos de vosotros habéis soñado, al menos una vez en la vida, con hacer un viaje en solitario con el coche por las costas de nuestro país? Una aventura salvaje que nos podría reservar malas sorpresas. Si por ejemplo estás pensando en acampar en la playa, cuidado donde dejas aparcado el coche. En esta zona está prohibida la circulación y el estacionamiento de cualquier tipo de vehículo no autorizado y por eso nos pueden multar. Los únicos vehículos que pueden acceder son los de urgencia, seguridad o los de limpieza. La sanción depende del ayuntamiento, pero normalmente puede ir desde los 50 hasta los 150 euros. Y cuidado con aparcar en playas que pertenecen a parques naturales. En este caso la multa podría alcanzar los 6.000 euros.

 

3. La matrícula no se lee bien

Cuando nos ocupamos del mantenimiento de nuestro coche, la matrícula es una de aquellas partes que muchas veces subestimamos a pesar de ser muy importante. La matrícula es el número identificativo de nuestro vehículo y por eso es fundamental que siempre resulte legible. Su mal estado es un motivo más que suficiente para que recibamos una multa. Es importante llevar siempre la matricula original, bien limpia y sin pegatinas o adornos que impidan su lectura o identificación. Esta sanción no implica que nos quiten puntos del carnet, pero la multa por circular con un coche cuya matrícula no se pueda leer o identificar asciende a 200 euros, incluso si el coche está parado. Por otro lado, una manipulación voluntaria de la matrícula para que resulte imposible su legibilidad se considera un infracción grave y te puede llegar a costar  6.000 euros y seis puntos en el carnet. Si tienes dudas sobre el estado de tu matrícula, quizás haya llegado el momento de cambiarla. Una matrícula nueva tiene un coste relativamente barato (20 euros) que nos puede hacer ahorrar mucho dinero y evitar problemas.

 

4. No tener un seguro

Todos sabemos que en España, como en el resto de Europa, para circular con nuestro coche necesitamos al menos de un seguro de responsabilidad civil. A diferencia de conducir sin carnet o bajo los efectos del alcohol o las drogas, conducir sin seguro no es un crimen sancionado por el Código Penal. Sin embargo, contratar un seguro para tu vehículo es obligatorio y el hecho de no tenerlo conlleva una multa para el propietario del vehículo. El artículo 3 del Real Decreto Legislativo 8/2004 establece que es obligatorio contratar un seguro y prohíbe la circulación sin este. La multa por conducir sin seguro puede alcanzar las 3.000 euros y la policía puede inmovilizar el vehículo durante unos meses.

 

5. ITV caducada

Otra multa que nos pueden poner con el coche parado es por no pasar la ITV. La ley obliga a todos los vehículos a pasar la Inspección Técnica de forma bienal pasados los primeros cuatro años y cada uno una vez que el vehículo haya cumplido los diez años. La multa por no haber pasado la ITV puede ir desde los 200 euros si no hemos pasado la revisión dentro del plazo ordenado por la ley hasta los 500 euros si circulamos con un coche que no haya pasado la ITV (inspección negativa). Otra posibilidad es de circular con la ITV desfavorable. En este caso la multa será, como en el primer caso, de 200 euros.

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *