por Alex Leon

¿Cómo y cuándo cambiar el limpiaparabrisas del coche?

Los limpiaparabrisas son unos dispositivos tan sencillos como indispensables en cualquier tipo de turismo. Están compuestos por tres elementos básicos: el brazo mecánico inferior que se extiende desde la base del parabrisas, el plástico conectado al brazo y, finalmente, la tira de goma que se encarga de limpiar el parabrisas eliminando todo lo que pueda obstaculizar una correcta visión de la carretera.

Muchos conductores subestiman la importancia de los limpiaparabrisas, descuidando el mantenimiento de estos, hasta el punto de poner en serio riesgo su seguridad conduciendo en condiciones extremas (te hablamos anteriormente de cómo conducir con lluvia de forma segura) sin poder contar con la ayuda de este buen aliado. Por eso queremos darte algunos consejos para que sepas cómo y cuándo conviene cambiar los limpiaparabrisas de tu coche.

Un indicador de que los limpiaparabrisas no están funcionando correctamente, es el ruido que podríamos escuchar una vez los accionemos. Nunca es normal que los limpiaparabrisas emitan ruido y, cuando esto pasa, es necesario repararlos o, en algunos casos, reemplazarlos por completo. Por lo tanto, antes de decidir cómo proceder, es necesario identificar las causas del problema.

limpiaparabrisas coche

Cambiar el brazo del los limpiaparabrisas puede resultar bastante complicado sobretodo para los que no tienen mucha familiaridad con estos tipos de tareas. Por eso te recomendamos que para hacerlo, pidas ayuda a tu taller de confianza para no causar más problemas. Al contrario, cambiar la escobilla o la goma son operaciones bastante sencillas que, sin ser unos manitas y con un poco de paciencia, podemos llevar a cabo sin problemas en nuestro garaje, ahorrandonos el dinero de la mano de obra.

Presta atención la próxima vez que llueva. Si los limpiaparabrisas dejan tiras de agua en el parabrisas del coche, lo que puede obstaculizar la visión de la carretera, entonces es probable que las escobillas hayan perdido adherencia. Las gomas de las escobillas viejas se vuelven duras y agrietadas con el paso del tiempo, especialmente en áreas donde hay un clima cálido y seco. Si notas que los que usa tu automóvil han perdido su consistencia y agarre, entonces ha llegado el momento de cambiar las escobillas o, si tienes suerte, simplemente la goma.

El precio de las escobillas limpiaparabrisas casi siempre no supera los veinte euros. Encontrarlas es simple. Las más importantes cadenas de comercio electrónico te permiten comprarlas de forma sencilla y recibir el producto directamente en casa, listo para ser montado. Para los que no compran por internet, existen métodos más tradicionales para adquirir escobillas nuevas. Tanto en los grandes supermercados como en cualquier gasolinera de nuestro país o en una tienda de recambios para coche, podemos encontrar sin problemas este instrumento fundamental.

¿Cómo cambiar la escobillas limpiaparabrisas del coche?

  1. El primer paso que tienes que cumplir es medir las dimensiones de tus escobillas viejas y defectuosas. Una vez hayas tomado las medidas correctas estarás listo para comprar tus nuevas escobillas. Recuerda que en algunos casos las dos escobillas pueden ser de tamaño distinto y cada una va en un lado concreto, por eso ten cuidado a la hora de montar las nuevas y no te equivoques de sitio.
  2. Una vez que tengas tus nuevas escobillas, solo te faltará instalarlas en tu coche. El proceso es bastante sencillo, pero para no dañar al cristal del parabrisas, te aconsejamos poner una manta o algo similar que amortigüe posibles golpes, por debajo de los limpiaparabrisas.
  3. ¡Ahora sí! Ya estás listo para montar tus nuevas escobillas limpiaparabrisas. En primer lugar, levanta el brazo mecánico del limpiaparabrisas e intenta bloquearlo en posición perpendicular respecto al cristal. Ten cuidado, porque el brazo puede estar gestionado por un muelle que de accionarse podría causar daño tanto a tu mano como al propio coche.
  4. Una vez  hayas puesto los limpiaparabrisas en posición recta puedes pasar al siguiente paso. Con una mano sujeta el brazo mecánico, mientras que con la otra remueve la escobilla antigua, jugando un poco con el sistema de bloqueo que la tiene enganchada al brazo. No todos los modelos de escobillas se desenganchan de la misma forma pero, estamos seguros de que con un poco de paciencia podrás sacarla sin ningún problema.
  5. Ahora ha llegado el momento de montar la escobilla nueva. Vuelve a repetir el procedimiento con el cual has sacado la vieja pero esta vez al revés. Gira suavemente la escobilla hasta que se enganche de forma segura en su lugar. Finalmente, vuelve a colocar el limpiaparabrisas en su posición original, o sea encima del parabrisas.
  6. Repite el mismo procedimiento con el otro limpiaparabrisa, asegurándote de usar piezas del tamaño apropiado por cada lado.

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *