por Alex Leon

Leasing de coches: qué es, cómo funciona y diferencias con el renting

Pese a que en nuestro país el comprar un coche nuevo es una práctica más que consolidada lo cierto es que con el paso del tiempo están surgiendo alternativas a la hora de adquirir un vehículo de primera mano. Después de la vivienda seguramente sea el bien más caro que obtenemos, las prioridades cambian y en un mercado tan competido las empresas se esmeran para que los garajes y parkings de las ciudades no queden vacíos inventando nuevas fórmulas. Estamos hablando del leasing de coches y el renting aunque en este artículo nos centraremos en el primero.

¿Estás pensando en comprar un coche nuevo? Accede a nuestro comparador de ofertas de coches nuevos y recibe los mejores precios de concesionarios oficiales a nivel nacional y sin salir de casa.

Compara ofertas

La forma de consumir productos ha cambiado y en el mundo de la movilidad no es una excepción. Durante los últimos años hemos sido testigos de movimientos como el carsharing (impulsado por marcas como SEAT o KIA) que no es más que alquilar un coche por horas y que se ha consolidado una alternativa al transporte público para aquellas personas que no quieren prescindir de conducir al volante sin desembolsar una gran cantidad de dinero, los servicios de alquiler de bici o los últimos en llegar, los patinetes eléctricos que empiezan a adquirir popularidad en ciudades como Barcelona o Madrid.

En definitiva, vivimos un momento en el que las necesidades fluctúan, queremos gastar menos y poco a poco nos alejamos del concepto de tener “un coche para toda la vida” con todos las ventajas que eso pueda conllevar, por ejemplo, poder disfrutar de él ilimitadamente y con sus desventajas como pueden ser los gastos que pueda suponer o las visitas al taller, entre otras. Y ahí es donde entra en juego el concepto de leasing.

leasing

¿Qué es el leasing de coches y cuál es la diferencia con el renting?

Aplicado al mundo de la automoción un plan leasing no es más que la firma de un contrato que permite alquilar un vehículo con opción a compra una vez termine el periodo de arrendamiento. Por lo tanto, la principal diferencia entre el renting y el leasing es que con el primero no hay opción de quedárselo mientras que con la segunda modalidad sí. En cualquier caso, nunca será obligatorio hacerlo por lo que siempre dependerá de las preferencias del consumidor. Eso sí, si finalmente decide comprarlo será necesario pagar el valor residual del vehículo. Y hablando de gastos en el caso del renting en el momento de la firma del contrato se establecen todos los gastos mientras que en el leasing para particulares solo cubre la cuota mensual.

Tipos de leasing

Encontramos dos modalidades distintas de leasing que explicamos a continuación:

Leasing de tipo abierto: se refiere a aquel tipo de leasing que según contrato es obligado a comprar el coche una vez ha acabado el período establecido en el momento en el que se firman los papeles. Muchos usuarios se decantan por esta opción debido a la rentabilidad que le supone, pero como siempre eso dependerá de las preferencias de cada uno y de las condiciones a las que se haya llegado.

Leasing de tipo cerrado: en esta modalidad de leasing no es obligatorio adquirir el vehículo una vez terminado el período. Es la opción perfecta para todos aquellos que quieran cambiar de coche cada tres o cuatro años, duración que normalmente se estipula en este tipo de prácticas.

¿Cuáles son las ventajas del leasing?

A la hora de hacerse con un coche vía leasing de coches  hay que tener en en cuenta los puntos positivos y negativos de hacerlo. En este apartado hablaremos de las ventajas, entre las que se encuentran el hecho de que en muchas ocasiones sale más económico que la financiación ya que las cuotas mensuales son más bajas (lo que permite en muchas ocasiones disfrutar de un coche de gama alta de forma más económica), el hecho de poder cambiar de vehículo cada poco tiempo y que en muchas ocasiones se puede tratar de un vehículo de una gama más alta, los beneficios fiscales si eres autónomo o si es flota de empresa y finalmente que la cantidad de dinero que se desembolsa al principio en muchos casos es nula.

¿Cuáles son los inconvenientes del leasing?

Si estás pensando llevar a cabo el leasing de coches debes saber que existen varias desventajas que vale la pena sopesar. Algunas de ellas son el hecho de tener límite de kilometraje al año por lo que se está obligado a no superar una distancia concreta mientras se utiliza, gastos de desgaste al finalizar el contrato, penalización económica en caso de que no se termine el contrato  y el hecho de que no es el propietario del vehículo a menos que se decida hacerse con él.

¿Cómo funciona el leasing de coches?

El leasing de coches va asociado a un pago mensual que hay que realizar como si de una suscripción se tratase, pero además hay que hacerse cargo de los riesgos, derechos y obligaciones del coche. Por lo tanto, será habitual afrontar lo que cuesta el mantenimiento, el seguro del coche, impuestos y gestón. Además, es frecuente que la empresa con la que gestionamos el leasing de coches nos obligue a contratar una póliza probablemente a todo riesgo. Sin olvidar, que en muchas ocasiones hay que abonar una cantidad al principio en concepto de gastos iniciales.

En el leasing de coches un banco o una compañía especifica que se dedique a estos servicios se encarga de comprar el automóvil al cliente, para que este a posteriori lo vaya pagando a plazos. Sin embargo al finalizar el contrato, si decide no adquirir el automóvil, el cliente no tendrá que seguir abonando cuotas. Es obligatorio que esta operación operación se cierre en un banco, siendo el contrato de una duración de cómo mínimo de dos años. Dependiendo del tipo de leasing de coches del que estemos hablando tal y como te hemos comentado anteriormente, el cliente estará en la obligación o no de comprar el vehículo para seguir disfrutando de él.

Cómo comprar un coche por leasing

  1. Una vez te hayas decidido por el vehículo nuevo que quieres deberás buscar una empresa responsable de leasing de coches. Tras explicarle tus necesidades y preferencias esta decidirá si lleva a cabo el proceso y se encarga de financiarte el coche. Recuerda que deberás ser autónomo o realizar la compra como empresa.
  2. La entidad responsable del leasing de coches te hará firmar un contrato en el que se establecerán las cantidades a abonar mensualmente, el importe neto a financiar, intereses y el valor residual del vehículo en neto.
  3. Una vez pasados dos años del contrato que es la duración mínima tal y como hemos comentado anteriormente tendrás la opción de adquirir o no el coche. Si lo acabas comprando deberás abonar el valor residual que se estipuló. Recuerda que en muchas ocasiones el leasing de coches puede ser una opción más económica que adquirir el vehículo como propio. Ten en cuenta que sí tendrás que hacerte cargo de la matriculación del coche, del mantenimiento y del seguro.
  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *