por Alex León

Inconvenientes de comprar coche embargado

Por muy atractivo que resulte el precio de un vehículo, nunca se recomienda comprar un coche en situación irregular. Es el caso por ejemplo de los vehículos embargados.

El embargo de un coche se realiza por lo general por la falta de pago, ya sea con el banco, la financiera de la marca, o a consecuencia de una serie de importes asociados, como pueden ser importes, multas o estar incluidos en una declaración de bienes aportada a la Agencia Tributaria.

Es importante, como ya te destacábamos en nuestro artículo sobre los principales problemas al comprar un coche a un particular que, antes de adquirir cualquier vehículo de segunda mano, sea cuál sea su procedencia, se solicite en la DGT un informe sobre el historial del vehículo para descartar de esta manera cualquier tipo de cargas.

Aunque parezca un tanto extraño resulta posible vender coches embargados. Eso sí, para que el proceso resulte legal es necesario que el propietario deudor destine el dinero recaudado de la venta para retirar el embargo. Esto debe recogerse en el contrato, y el comprador debe dejar constancia de que únicamente abonará el dinero restante una vez que se levante el embargo. En el caso de hacer la venta de un coche embargado sin el posterior pago de la deuda, el vendedor estaría incurriendo en un delito de alzamiento de bienes, con pena de presión de 1 a 4 años de prisión.

Cuando decidas comprar un coche embargado, al llevar la documentación a Tráfico para realizar la transferencia se notificará la carga que soporta el vehículo, y de estar conforme se hará el citado cambio de titularidad.

Más complicada será la situación cuando un coche está embargado y precintado. Desde Tráfico se consiente la transferencia, pero no expiden el permiso de circulación a nombre del nuevo dueño. Al tener prohibida la circulación ese vehículo, en el caso de que te detengan inmovilizarán el coche y se lo llevarán al depósito.

Cuando adquieras un vehículo embargado sin tener constancia de ello, lo más aconsejable es denunciar al vendedor por estafa y demostrar que eres un adquiriente de buena fe. Para ello no dudes en contactar directamente con el juzgado que ordenó el citado embargo. Otra opción pasa por liquidar la deuda pendiente y añadirla a la reclamación que ordenes sobre el vendedor.

Los embargos tienen una caducidad de cuatro años, y de no de renovarse puede anularse. Para su levantamiento hay que presentar una solicitud en el Registro de Bienes Muebles de la provincia.

Por lo tanto, para evitar problemas con la compra de coches embargados por Hacienda, la Seguridad Social o bancos, procura siempre adquirir vehículos a personas de tu confianza o en un concesionario. En Carnovo nos aseguramos de conseguirte los mejores precios por coches totalmente nuevos. No está de más que compares precios para asegurarte que tomas la decisión correcta.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *