por Alex Leon

¿Cuánto gasolina gasta el aire acondicionado del coche?

Hasta hace unos años, las marcas de coches luchaban entre sí para destacar frente al público como los fabricantes que ofrecían los mejores coches en términos de motor y mecánica. Hoy en día esta lucha se desarrolla en un nuevo frente. Los avances tecnológicos que se han logrado en los últimos años en el sector del motor han convertido los últimos modelos de automóviles en verdaderas máquinas de tecnología punta capaces de gestionarse de forma semiautónoma y ofrecer a los pasajeros una experiencia en la que elementos como la seguridad y el confort están garantizados.

Entre todos estos nuevos equipamientos tecnológicos que un automóvil puede tener, hay uno que desde 1940 (año en el cual aparece por primera vez en un Cadillac) se ha convertido en algo esencial para la mayoría de los conductores: el aire acondicionado. Anteriormente te hablamos de los problemas con el aire acondicionado y ahora te hablaremos del ahorro.

Aire acondicionado

El aire acondicionado del coche es sin duda un equipamiento necesario, especialmente para los que hacen largos viajes en verano. Esta función nos permite disfrutar del viaje, a una temperatura óptima, sin sufrir un calor abrasador que podría causar agotamiento y fatiga durante la conducción. Aun así hay un aspecto que a menudo se subestima, el relacionado con su consumo.

Utilizar el aire acondicionado en el coche, en teoría no comporta un consumo de combustible mayor, sino que simplemente le quita potencia al motor. El conductor, para obtener la misma potencia, debe pisar más el acelerador y de consecuencia el coche consuma más. Esto pasa porque el compresor del aire acondicionado funciona tomando energía desde el motor, así como muchos otros componente del coche: faros, radio y calefacción.

¿Cuánto gasta el aire acondicionado del coche?

Por norma general, los sistemas de aire acondicionado no consumen más de 2 – 3 kW de potencia. De hecho, hay compresores que requieren hasta menos de 0.8 kW. Para que funcione correctamente, el aire acondicionado necesita absorber una determinada cantidad de potencia desde el motor, que influye en porcentaje en el consumo del coche. Si tu coche tiene, por ejemplo, 50 kW de potencia máxima y estás conduciendo a 100 km \ h en la carretera, puede que le estés pidiendo unos 30 kW a tu motor.

Encendiendo el sistema de aire acondicionado con un consumo de 3 kW, para llegar a los 100 km / h tendrás que presionar más el acelerador, hasta que el motor reciba 33 kW de potencia, aumentando el consumo un 10%. Si condujeras en ciudad a 20 km / h, le pedirías al motor 10 kW, que con el aire acondicionado se convertirían en 13 kW, o sea un aumento de consumo de un 33%.

Sin embargo, hay casos en los cuales el uso del aire acondicionado podría conllevar un coste menor respecto a otras medidas para evitar pasar calor.

Abrir las ventanas en autopista por ejemplo, aumenta el consumo de combustible. La aerodinámica de los vehículos está diseñada para viajar con las ventanas cerradas, mientras que abrirlas provoca que el coche frene y ejerza resistencia. Por lo tanto, usar el aire acondicionado cuando se viaja a velocidades superiores a los 65 km / h, puede ser incluso más eficiente desde el punto de vista del consumo de combustible en comparación con abrir las ventanas del coche.

5 consejos para gastar menos combustible utilizando el aire acondicionado del coche

Ahora ya sabes por qué y cuánto combustible gasta el aire acondicionado de un coche. Lo único que te queda por conocer es qué hay que hacer para ahorrar carburante sin sufrir mucho calor dentro de tu vehículo. A continuación te vamos a 5 consejos para que utilices de forma correcta el sistema de aire acondicionado del coche.

  1. No encender el aire de inmediato. Cuando entras en el coche, espera unos minutos antes de activar el aire acondicionado. Enciende el sistema y aumenta la potencia gradualmente hasta alcanzar el nivel deseado. De esta manera, ahorrarás combustible y evitarás someter los pasajeros a un choque térmico.
  2. Mantener la temperatura entre 20 y 23 grados. El clima ideal a bordo se alcanza con temperaturas de entre 20 y 23 grados. Para que el habitáculo se enfríe más rápidamente baja las ventanillas durante un par de minutos y así expulsar rápidamente el aire caliente.
  3. Hacer controles periódicos. Para evitar costosas problemas de mantenimiento del aire acondicionado, es aconsejable revisar el sistema de aire acondicionado cada 60.000 km: de lo contrario, es bastante probable que al final tu vehículo consuma más energía de la necesaria, la cual se convertirá en un mayor consumo.
  4. Apagar el sistema dos minutos antes de llegar al destino. Intenta apagar el aire acondicionado unos minutos de de finalizar el viaje para aprovechar la temperatura ambiente alcanzada.
  5. Utilizar las ventanillas para viajes cortos. Para rutas muy cortas por poblado de 3 a 5 minutos donde no alcanzarás grandes velocidades es probable que tardes en notar el efecto del aire acondicionado, por lo que es recomendable bajar las ventanillas.
  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *