Tipos de filtros de coche: ¿Cuántos hay y para qué sirven?

por

En la mecánica de un motor, intervienen muchos elementos que hacen posible que funcione correctamente. En este artículo, nos vamos a centrar en los diferentes filtros de un coche, como el de aire, aceite y combustible. Como su propio nombre indica, los filtros de un coche sirven para filtrar impurezas que puedan llegar al motor. También te recomendamos que leas este artículo sobre el filtro de partículas.

Filtro del aire

El filtro del aire permite que el aire que entra en el motor no contenga partículas abrasivas. Hay diferentes tipos de filtro de aceite, según el material del que esté fabricado. Puede ser de papel, de espuma o de algodón. El buen estado del filtro depende del material empleado.

Un filtro en buenas condiciones garantiza que el aire entre limpio en el motor y, por tanto, que la combustión se realice en las mejores condiciones. También permite que el consumo sea el indicado por el fabricante, así como el nivel de emisiones.

El filtro del aire es recomendable cambiarlo cada año, aunque esto depende del uso que se haga del vehículo y de los lugares por donde se transite habitualmente. Si se circula mucho por caminos polvorientos, su sustitución deberá ser más periódica.

Por otra parte, mantener siempre limpio el filtro del aire es muy importante, no solo para el buen funcionamiento del coche sino, también para la salud porque un filtro colmatado tiene peores consecuencias que, incluso, la ausencia del mismo.

Filtro del aceite

A medida que pasan los años, el motor va sufriendo un desgaste normal que provoca el desprendimiento de pequeñas partículas metálicas de los diferentes componentes. Esas diminutas partículas terminan en el aceite. Por tanto, el filtro del aceite se encarga de retener esos restos para impedir que perjudiquen al rendimiento del motor o lo dañen gravemente.

Es aconsejable cambiar el filtro del aceite a la vez que se cambia el lubricante, ya que los cambios de aceite en los coches modernos se prolongan más en el tiempo, también porque la calidad de los filtros es mayor actualmente. Por tanto, es bueno hacer ambas cosas a la vez. El cambio de aceite se hace normalmente cada año, aunque los coches nuevos permiten hacerlo cada dos años.

Filtro del combustible

El filtro de combustible cumple una función muy importante para garantizar la salud del motor, pero lo hacen de diferente manera, dependiendo del tipo de combustible, si es gasolina o diésel. En los motores de gasolina, el filtro del combustible impide que las impurezas de la gasolina lleguen al motor. En cambio, en uno diésel, elimina el agua que contiene el gasóleo y evita la corrosión de las partes metálicas del propulsor. Su revisión debe ser periódica, siempre que llevemos el coche al taller para su mantenimiento.

Filtros de habitáculo

Por último, el filtro de habitáculo es igual de importante o más que los demás filtros de un coche, porque garantiza la salud de los pasajeros. Como cae imaginar, su misión es retener las partículas de polvo y los granos de polen en suspensión en el ambiente, impidiendo que éstas entren en el interior del coche. De esta forma, reduce la incidencia de estas partículas en los ocupantes, especialmente, para aquellos que sean alérgicos, y proporciona una sensación de limpieza y bienestar. Al igual que ocurre con el filtro del aire, se aconseja su sustitución cada año, incluso, antes, si se circula habitualmente por caminos polvorientos o sucios.

 

  • No hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *