por Alex León

Ford integra exoesqueletos en su línea de montaje en Valencia

Los trabajadores de la planta de Ford en Almussafes (Valencia) encontrarán más facilidades para hacer su trabajo a partir de ahora. Y es que desde febrero de 2018 se han integrado los exoesqueletos en las líneas de montaje de Ford de Valencia.

Pero ¿qué son los exoesqueletos? Se trata de una estructura de apenas tres kilos que permite a los operarios levantar elementos muy pesados de una forma sencilla. Este sistema está pensado sobre todo para aquellas tareas que exijan la inclinación para la recomida de materiales, sobre todo si pesan mucho. Incluso algunos modelos han evolucionado tanto que le permiten realizar labores de asiento.

Los exoesqueletos de Audi fueron los primeros en conocerse en 2015, siendo empleados por los trabajadores de las plantas de Neckarsulm e Ingolstadt, en donde se fabrican modelos como el Audi Q2 y el Audi A3.

Los exoesqueletos de la línea de montaje de la empresa alemana se venían usando en determinadas fases del ensamblado y fabricación de los vehículos, así como en tareas logísticas. Esta estructura se ajusta con unas cintas a la cadera, tobillos y rodillas del trabajador, de forma que se ocupe de trasladar el peso del cuerpo hacia el suelo.

La implantación de los exoesqueletos en la línea de montaje de Ford implicará un importante refuerzo para la espalda y hombros de los operarios, disminuyendo considerablemente el riesgo de accidentes y lesiones en el trabajo. Pese a que en otras fábricas ya se habían realizado pruebas, desde la compañía automovilística se asegura que la planta de Ford en Valencia es la primera en integrar esta tecnología en el proceso de producción.

Estos exoesqueletos de Ford están fabricados con fibra de carbono y titanio, y desempeñarán una labor esencial a los trabajadores de la línea de montaje cada vez que tengan que mover o cargar cualquier componente que tenga un peso superior a los tres kilos cuando se encuentren de pie en una posición forzada.

Entre otras cosas consiguen disminuir la tensión y el cansancio que se crea al realizar movimientos rutinarios que a largo plazo pueden pasarle factura el cuerpo.  Durante los próximos meses está previsto que más empleados en la cadena de montaje de Ford se benefician de estos trajes, y más teniendo en cuenta que en 2020, 1 de cada 4 trabajadores europeos tendrá más de 60 años.

Por ello, se espera que aquellos con desórdenes musculoesqueléticos o con problemas de movilidad sean los grandes beneficiados con la utilización de estos sistemas. Pues no hay que olvidar que los desórdenes musculoesqueléticos suponen el 61% de las enfermedades laborales en Europa.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *