por Alex Leon

Comparativa: Renault Talisman vs Skoda Superb

El Renault Talisman y el Skoda Superb son dos modelos del segmento D que, sin ser los mejores de su categoría, reúnen cualidades que los convierten en dos opciones muy interesantes y que los diferencian del resto de sus competidores como, por ejemplo, al tener los dos mejores maleteros. Los dos priorizan la comodidad a bordo, aunque con algunas diferencias, como veremos más adelante, y cuentan con un buen equipamiento.

Compara ofertas

Renault Talisman vs Skoda Superb: exterior

Aunque sobre gustos no hay nada escrito, en el plano estético la berlina francesa se impone a la checa, con un diseño más moderno y llamativo. El frontal es todo un ejemplo del nuevo estilo de Renault, con una gran parrilla cromada, unos faros estilizados en los que destacan las luces diurnas LED en forma de C y el símbolo de la marca francesa en el centro, muy destacado. La zaga también presenta un diseño atrevido, con unos grupos ópticos en posición horizontal que se prolongan hacia el centro.

Estos elementos atrevidos en el diseño se compaginan con unas líneas y proporciones más clásicas, como el capó prolongado, el techo en ligera caída y un maletero bastante pronunciado. Visto de perfil, el Talisman recuerda casi a una berlina de tipo coupé, gracias a la baja altura del techo. La sensación que transmite desde el exterior es la de un coche sólido y robusto.

Por otro lado, la imagen del Superb no resulta nada llamativa sino, más bien discreta. Aunque eso no quiere decir que no sea imponente. Es un coche que transmite mucho empaque. En el frontal, gobierna la gran parrilla central con formas angulosas y unos grandes faros poligonales que recuerdan a los del Seat Ateca o León. La vista de perfil es reamente atractiva y elegante, con unas formas suaves de sedán clásico y una marcada línea que recorre toda la cintura, desde el frontal hasta la zaga. Ésta muestra un aspecto más convencional, con unas ópticas muy horizontales, parecidas a las de un Volkswagen o Audi, que acentúan la anchura del coche.

Renault Talisman vs Skoda Superb: interior

En el interior, se aprecian las mismas diferencias que en el exterior. Mientras el Talisman intenta diferenciarse de lo habitual, con una pantalla horizontal de gran tamaño que simula una Tablet, el Superb no abandona la sobriedad y el diseño horizontal del habitáculo, aunque la ergonomía está mejor lograda que en el modelo galo. Renault ha puesto especial cuidado a la hora de crear un habitáculo realmente cómodo.

El Talisman es una berlina que busca, ante todo, el confort de sus ocupantes y todo lo que vemos en su interior busca ese mismo fin. El salpicadero muestra un diseño cuidado, con empleo de materiales de buena calidad, como la superficie en piel en la parte superior, con doble costura. Sin embargo, no podemos decir lo miso de la zona inferior en donde la marca del rombo ha optado por unos plásticos de menos calidad y que desentonan un poco con el resto del habitáculo.

Los diferentes botones, tanto en la consola central como en las puertas, están bien ensamblados. La verdad es que todo transmite una sensación de coche bien terminado, en líneas generales. En el centro, destaca la enorme pantalla táctil R-Link 2 de tipo Tablet colocada en posición vertical en las versiones más equipadas. Desde esta pantalla, podemos controlar desde el navegador, hasta el equipo de audio, el climatizador, el teléfono u otras funciones disponibles en el coche. Además, ofrece un menú muy fácil de utilizar, muy intuitivo y completo.

El puesto de conducción es muy bueno, el volante, forrado en piel, tiene unas dimensiones perfectas y un tacto tirando a deportivo, con un grosos que permite agarrarlo con seguridad y confianza. Capítulo aparte merecen los asientos, con muy buen agarre, muy cómodos y, opcionalmente, puede tener ventilación, calefacción, tapicería en piel, regulables hasta en diez posiciones, con seis perfiles de memoria y pueden realizar varias funciones de masaje.

En el Skoda Superb, llaman la atención dos cosas. Por un lado, la gran sensación de calidad que se percibe. Se nota que es un coche muy bien hecho y bien terminado. Por otra parte, destaca la cantidad de espacios y huecos para depositar objetos, especialmente, el hueco debajo del apoyabrazos, refrigerado e iluminado. Un detalle que no debe pasar desapercibido y que es más propio de grandes sedanes de lujo es la presencia de un compartimento en la puerta del conductor con un paraguas, muy útil si se poner a llover inesperadamente.

Los materiales tienen una buena calidad y los ajustes son buenos, pero hay cosas mejorables, como la pantalla del sistema multimedia, que queda ubicado en una posición bastante baja, alejada de la vista. En la fila posterior, también encontramos muchos huecos donde guardas objetos, tomas de conexión USB, conectores de 12 voltios y otro de 230 voltios y luces de lectura LED.

El espacio para los pasajeros es muy bueno en los dos, pero aquí la victoria es para el Skoda que, no sólo se impone al Renault sino, también al resto de modelos de su categoría e, incluso, a algunos de segmentos superiores, como el Volvo S90. En el Talisman merece la pena destacar la altura libre al techo disponible, a pesar del diseño de éste, en caída descendente hacia la zaga. Y si hay algo en lo que, tanto la berlina checa como la francesa se imponen al resto, es en la capacidad del maletero. El Superb cuenta con 625 litros, mientras que el Talisman tiene un volumen de 608 litros, valores que se sitúan ampliamente por encima de modelos más grandes y de categoría superior.

 

Renault Talisman vs Skoda Superb: motor y conducción

Las dos berlinas cuentan con una gama de motores que, si bien no es muy amplia, abarca un amplio rango de potencias que satisfacen plenamente las necesidades de todo tipo de conductores. En el caso del Renault Talisman, dispone de tres mecánicas diésel, el 1.5 DCI de 110 caballos, el 1.6 DCI de 131 caballos y el 1.6 DCI con 160 caballos. La oferta de gasolina la componen un único motor 1.6 TCe con 150 y 200 caballos. La tracción es siempre al eje anterior y la caja de cambios puede ser manual de seis relaciones o automática de doble embrague con seis o siete velocidades.

El Skoda Superb, por su parte, tiene también una gama de propulsores compuesta por tres diésel y otros tres de gasolina. En el primer caso, se trata del 1.6 TDI de 120 caballos y el 2.0 TDI con 150 y 190 caballos. Las versiones de gasolina son el 1.4 TSI de 150 caballos, el 1.8 TFI de 180 caballos y, finalmente, el 2.0 TSI con 280 caballos. Al igual que ocurre con su oponente, la tracción es al eje delantero, aunque las versiones más potentes pueden tener tracción a las cuatro ruedas y el cambio puede ser manual de seis marchas o automático DSG de doble embrague con seis o siete relaciones.

En cuanto a conducción, ambas berlinas se parecen y tienen en común que están pensadas para recorrer kilómetros y kilómetros en autovía sin que nos demos cuenta. Lejos de ofrecer sensaciones dinámicas, el Talisman y el Superb son berlinas son berlinas que priorizan el confort de marcha y una buena calidad de rodadura por encima de la deportividad. Pero, en este sentido, es el modelo francés el que se impone ligeramente ante el checo.

Para ello, cuenta con algunas bazas. La primera es el sistema 4Control, opcional a partir del nivel de equipamiento Zen por 1.100 euros, que permite girar sensiblemente las ruedas traseras en la misma dirección que las traseras o en dirección opuesta, según la velocidad. En autovía, circulando a alta velocidad, las ruedas traseras giran en la misma dirección que las delanteras para mejorar la trazada en las curvas. En este caso, el Talisman parece ser una berlina mucho más grande de lo que es y transmite una gran sensación de aplomo y estabilidad.

A baja velocidad, el produce el efecto contrario. Las ruedas posteriores viran en sentido contrario a las anteriores, aumentando la sensación de agilidad y haciendo que el coche parezca más pequeño. Gracias a este sistema, el coche muestra un comportamiento muy sólido y fiable en carretera. Pese a la tracción anterior, no subvira en absoluto y traza las curvas de una manera parecida a un vehículo con tracción a las cuatro ruedas.

Otras características importantes son las suspensiones de dureza variable y controlables electrónicamente y el sistema Multi-Sense, de serie a partir del acabado Intens, que modifica diferentes reglajes, como la dirección, la respuesta del motor, el cambio cuando es automático y las suspensiones, además de elementos decorativos del interior, como la iluminación ambiental. Ofrece cuatro modos de conducción: Neutral, para una conducción normal, Eco, que busca obtener el menor consumo posible de combustible, Confort, especial para hacer viajes por autovías de la forma más cómoda, ajustando las suspensiones, y Sport, que endurece la dirección y la respuesta del motor es más inmediata. No obstante, hay que reseñar que, aun cuando conducimos en modo Sport, el comportamiento del Talisman está lejos de ser deportivo.

Como vemos, el Talisman equipa un despliegue tecnológico casi de categoría superior que sólo se ven en coches de marcas premium. Un aspecto que dice mucho de Renault y de su esfuerzo por crear una berlina de gran calidad. La pega la pone el cambio automático EDC de doble embrague, cuyo funcionamiento, sin ser malo, a veces resulta impreciso y se muestra un tanto torpe. Tiende a subir de marcha rápidamente, mientras que, para reducir, se toma su tiempo.

Algo parecido ocurre en el Skoda Superb, cuyo cambio automático, incluso cambiando las marchas de forma manual, está ajustado para circular siempre a bajo régimen y optimizar los consumos, así que no nos dejará exprimir las posibilidades de los motores. El cambio incluye un modo Eco que desacopla la marcha engranada cuando se circula en llano, para ahorrar combustible.

La marcha checa ha mejorado mucho el peso de su berlina, en relación a generaciones anteriores, gracias a la plataforma modular MQB del Grupo Volkswagen. Y eso se nota a la hora de conducir. El motor 2.0 TDI de 150 caballos es perfecto para el Skoda, por empuje y suavidad de marcha, suavidad que se percibe también en el funcionamiento del cambio y, en general, en el chasis, proporcionando un gran confort a bordo, aunque no llega, por poco, al nivel de la berlina francesa.

Aunque el Superb puede contar con tracción total, el efecto que provoca el sistema 4Control del Talisman es más gratificante y eleva la sensación de seguridad, especialmente, en los pasos por curva. Sin embargo, las cuatro ruedas motrices siempre es garantía de mayor agarre en superficies irregulares. Las suspensiones son bastante blandas y garantizan un confort supremo, lo que hace hincapié en la idea de coche pensado para viajar por autovía. No obstante, cuando nos metemos por carreteras estrechas de curvas y tenemos que exigirle más, el Superb nos sorprende con un comportamiento correcto, aunque, evidentemente, se perciben más balanceos de la carrocería que en el Talisman.

Esto lo corrige con las suspensiones adaptativas, opcionales, que endurece los amortiguadores y la dirección y da una respuesta más alegre del motor. De esta forma, la berlina checa traza las curvas de manera rápida y segura, con un paso muy plano, apoyado en el sistema de control de subviraje y en el regulador del diferencial, ambos opcionales.

 

Renault Talisman vs Skoda Superb: seguridad y tecnología

Comenzando por el sistema multimedia, tanto la berlina francesa como la checa pueden equipar diferentes equipos y pantallas de menor o mayor tamaño, en función del nivel de equipamiento que escoja el cliente. A simple vista, la principal diferencia es que el Talisman tiene una pantalla en posición vertical y puede ser de hasta 8’7 pulgadas, mientras que el Superb dispone de una pantalla más tradicional, en posición horizontal, y de 8 pulgadas como mucho.

Cuatro son los sistemas de infoentretenimiento disponibles en el Skoda: Swing, Bolero, Amundsen y Clumbus. Este último es el más completo y, en líneas generales, funciona mejor que el sistema R-Link 2 del Renault. Su manejo resulta más intuitivo y sencillo y los diferentes menús tienen una mejor visibilidad. Además de lector de tarjeta SD y conexiones Bluetooth, USB y AUX, incluye la función SmartLink con MirrorLink, Apple Car Play y Android Auto con las que podremos manejar diferentes aplicaciones desde el móvil.

Por su parte, la pantalla del Talisman con el equipo R-Link 2 ofrece una respuesta rápida a las órdenes que le damos y tiene un manejo parecido al de una tablet, pero tiene el mismo problema que otros sistemas multimedia de otras marcas. Para realizar algunas funciones básicas, como cambiar la temperatura del climatizador, es necesario pulsar varias teclas hasta encontrar el menú correspondiente y ejecutar la acción. La marca checa soluciona esto con algunos botones, mejorando mucho la ergonomía.

En cuanto a sistemas de seguridad y ayudas a la conducción, las dos berlinas está bien equipadas. Uno de los aspectos más interesantes del Renault Talisman es su sistema 4Control. También cuenta con elementos como la alerta de cambio involuntario de carril, la alerta de distancia de seguridad, la frenada de emergencia asistida, el aviso de ángulo muerto, alerta de velocidad, el lector de señales de tráfico, el control de velocidad adaptativo o el aviso de pre-colisión. No faltan tampoco el asistente al aparcamiento, la regulación dinámica de luces de carretera y la cámara frontal multifunción.

Muchas de estas opciones vienen incluidas en paquetes cerrados que el cliente puede añadir, según el nivel de equipamiento. Por ejemplo, el pack Technology incluye la ayuda al aparcamiento delantero, la cámara de visión trasera, el aviso de ángulo muerto y un Head Up Display que proyecta en una lámina la información relativa a la velocidad, señales de tráfico y las indicaciones del navegador.

El Skoda Superb coincide con su rival en muchas ayudas a la conducción. Dispone de frenada de emergencia en ciudad, programador de velocidad activo, asistente de codnucción en atascos, aviso de vehículos en ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado al circular marcha atrás, el mantenimiento de carril o el reconocimiento de señales de tráfico. También cuenta con algunos elementos que no tiene el Talisman, como el sistema Crew Protect Assist, que endurece los cinturones de las plazas delanteras y cierra las ventanillas y el techo solar ante un posible accidente.

También puede equipar un sistema de iluminación inteligente en los faros de xenón, mediante el cual, activa la luz larga pero crea zonas de sombras para impedir el deslumbramiento de los coches que circulan delante o de frente.

 

Renault Talisman vs Skoda Superb: precio y veredicto

El Renault Talisman se ofrece en cuatro niveles de equipamiento, Life Energy, Intens Energy, Zen Energy y uno más exclusivo llamado Initiale Paris. Tiene un precio de partida de 27.250 euros en su versión básica. Por su parte, el Skoda Superb está disponible también con cuatro niveles de equipamiento, Active, Ambition, Style y SportLine, más un acabado más lujoso que la marca checa denomina Laurin&Klement, en consonancia con el Initiale Paris. El precio de tarifa del Skoda es de 27.410 euros.

Ambas berlinas, por tanto, están muy igualadas también en el precio. Las dos ofrecen un comportamiento óptimo en carretera, priorizando el confort de los pasajeros por encima de sensaciones dinámicas. A favor, el Talisman cuenta con un equipamiento tecnológico ligeramente superior al del Superb y, sobre todo, un diseño más llamativo, tanto exterior como interior que provoca un mayor impacto visual. La berlina checa, en cambio, cuenta a su favor la fiabilidad de la mecánica de la familia Volkswagen y una mayor habitabilidad, especialmente en las plazas traseras.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *