por Alex Leon

¿Cómo hinchar los neumáticos del coche?

El neumático es una parte indispensable de todos los coches, ya que, siendo la única parte que toca con el suelo, proporciona al vehículo adherencia, estabilidad y confort, y por supuesto sin este elemento no podría despazarse. Y es que el neumático es uno de lo responsables de que la rueda pueda cumplir con sus funciones principales: tracción, dirección, amortiguación… Para que todo esto sea posible, la rueda debe de estar en buenas condiciones y su presión de inflado debe ser correcta. Te hemos hablado de cómo leer los neumáticos del coche, de la presión que deben llevar los neumáticos  y ahora te enseñamos a cómo hinchar los neumáticos del coche.

Además de asegurar la funcionalidad del vehículo, los neumáticos también sirven para garantizar la seguridad de los pasajeros a bordo. Una llanta en malas condiciones puede poner en peligro la seguridad de los que viajan en su interior, peatones y los otros conductores. Controlar periódicamente la presión de los neumáticos e inflar las ruedas del automóvil son acciones necesarias para preservar la seguridad y la estabilidad del coche.

Presión de los neumáticos: ¿cuáles son los valores ideales?

Para garantizar tiempos de frenado óptimos y un buen consumo, las ruedas del coche deben estar hinchadas con la presión correcta. La unidad de medida para indicar los valores de presión es el bar. Todos los fabricantes de automóviles, para sus llantas, prescriben valores de presión entre 2 y 2,4 bar (el valor ideal entre las ruedas anteriores y las posteriores podría ser distinto). Puedes consultar el nivel de presión que la marca aconseja para tu vehículo en la documentación del coche.

Infla siempre los neumáticos a la presión correcta. Según un estudio por cada 0,21 atmósferas por debajo del límite sugerido, el vehículo consume un 1% más de combustible, mientras que las llantas se desgastan hasta un 10% más.

¿Cómo medir la presión de los neumáticos?

Cuanto más utilicemos el coche, más tiende a disminuir la presión. Por eso es aconsejable controlar la presión de las ruedas cada dos o tres meses. Un instrumento fundamental para hinchar los neumáticos con la presión correcta es el manómetro. Si estás pensando en ir a una gasolinera para hinchar las ruedas de tu coche, encontrarás el manómetro enganchado en la pistola neumática del compresor.

Para medir la presión de los neumáticos hay que enganchar el manómetro a la válvula de la rueda. Para realizar esta operación de forma correcta, el coche deberá estar parado y con el motor frío, porque en caso contrario los valores podrían alterarse. Por eso, es necesario dejar el coche apagado durante unas horas antes de medir la presión de las ruedas.

Si estás pensando en inflar la ruedas del coche con el compresor en el garaje de tu casa, deberás comprar un manómetro. Aunque ten en cuenta, que en algunos modelos más caros, el manómetro está incluido en el compresor de aire

¿Cómo hinchar los neumáticos del coche?

Después de haber explicado la importancia de mantener en buen estado las ruedas de nuestros coches, vamos a ver de forma más técnica como podemos inflar los neumáticos de forma rápida.

  1. En primer lugar, hay que encontrar una bomba de aire o un compresor. Este último aparato nos permitirá hinchar los neumáticos de forma mucho más rápida. De forma alternativa puedes buscar una gasolinera donde seguramente encontrarás una bomba de aire.
  2. En caso de que estés inflando las ruedas en una gasolinera, intenta acercar el coche cuanto más posible a la bomba de aire. De esta forma el tubo del dispensador llegará sin problemas a las cuatro ruedas. Este aspecto es menos importante si tienes que inflar solo una rueda.
  3. El siguiente paso consiste en quitar los tapones de las válvulas. Después de que hayas acabado volverás a montarlos, pero de momento ponlos en otro sitio. No te olvides dónde los vas a dejar porque al ser muy pequeños es fácil que se pierdan.
  4. ¡Importante! Asegúrate de que lo neumáticos estén fríos. Esto quiere decir que no tendrás que haber recorrido más de 4 km desde el momento que se hayan desinflado. Si has conducido durante más kilómetros, el manómetro podría proporcionar informaciones equivocadas
  5. Conecta la bomba de aire. Estira el tubo hasta el neumático más cercano (o el que necesitas inflar) y presiona la punta de la válvula. Llegado a este punto, aprieta el asa de la bomba de aire hasta que escuches el flujo de aire salir y llenes la goma. Si escuchas un ruido fuerte, como si el flujo de aire estuviera saliendo de forma incontrolada, intenta posicionar mejor la punta del tubo en la válvula porque es probable que con la rueda no se esté inflando de forma correcta.
  6. Ten paciencia. Si los neumáticos están muy deshinchados, necesitarás tiempo para inflarlos todos. Si los habías inflados hace poco y solo estabas haciendo un control, en unos 30 segundos deberías haber acabado.
  7. Controla la presión durante el procedimiento y regúlala en base a las necesidad. Cuando creas que el neumático está suficientemente inflado, mira el manómetro para controlar la presión. La mayoría de los neumáticos tienen que estar alrededor de las 2,1 – 2,4 atmósferas, pero verifica siempre la documentación de tu coche para estar seguro. Sigue inflando si el manómetro reporta una presión inferior a la correcta. Si te has pasado, puedes desinflar la rueda presionando la punta de la válvula con un objeto pequeño. Cuando consigas llegar a la presión correcta habrás acabado.
  8. Ahora ya puedes volver a posicionar el tapón en la válvula.

Repite el procedimiento por cada uno de los neumáticos, si el tubo no puede alcanzar las otras llantas, mueve el coche  para acercarlo a él.

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *