por Redacción Carnovo

¿Cómo conducir un coche manual?

Aunque son cada vez más los conductores que se decantan por coches automáticos, los vehículos con caja de cambio manual siguen acaparando la mayoría de las ventas en el mercado español. Ya te comentamos en otro artículo cómo conducir un coche automático, incluso te hablamos de las ventajas e inconvenientes de una caja de cambios automática. Ahora te vamos a explicar cómo conducir un coche manual y, si aún no sabes, vas a aprender a conducir coches manuales.

Si todavía no sabes cómo conducir un coche manual, te enseñamos en pocos pasos, rápidos y muy sencillos. Con respecto a un coche automático, en uno manual hay ya diferencia desde el momento de poner en marcha el motor. No es igual arrancar un coche manual que uno con cambio automático.

Embrague y palanca del cambio

Lo primero que tienes que hacer, si nunca has conducido un coche manual, es familiarizarte con el embrague y palanca de cambios. Si conduces habitualmente un coche automático, estarás acostumbrado a no utilizar para nada el pie izquierdo ni la palanca del cambio. Encontrarás tres pedales, siendo el embrague el que está situado a la izquierda y el que tendrás que pisar cada vez que cambies de marcha. Por otro lado, la palanca del cambio se ubica siempre en la consola central.

Arrancamos

Para arrancar un coche manual, es necesario seguir una serie de pasos que, al principio, pueden parecer muchos, pero que, con el tiempo, acabarás haciéndolos sin darte cuenta:

  • Comprueba que la palanca del cambio está en punto muerto
  • Coloca el pie derecho en el pedal del freno
  • Arranca el motor
  • Pisa el embrague con el pie izquierdo
  • Coloca la palanca del cambio en la primera marcha, sin levantar el pedal del freno
  • Suelta el freno de mano
  • Suelta el pedal del freno
  • Ya estás listo para iniciar la marcha, soltando suavemente el embrague, a medida que aceleras.

En marcha

Una vez que ya estás en marcha, debes hacer un uso correcto del cambio manual para cambiar las marchas de forma correcta. Un uso incorrecto de la caja de cambios manual puede repercutir negativamente en tu seguridad y también afectar gravemente al embrague y a la transmisión, lo que se traduce en serias averías de coste muy elevado. Para evitarlo, te explicamos cómo debes proceder:

Una vez que hayas arrancado, pisa el acelerador muy lentamente. Notarás que el régimen del motor aumenta. En ese momento, comienza a soltar suavemente el pedal del embrague. Verás que el motor vuelve a bajar de vueltas. En ese momento, puedes presionar un poco más el acelerador y el coche comenzará a avanzar.

Ahora llega el momento de meter la segunda marcha. Dependiendo del tipo de coche y combustible, podrás circular a un régimen de giro más bajo o alto. El régimen de giro en coche de gasolina, por lo general, oscila entre loas 2.500 y 3.000 vueltas. Si el motor está sobrealimentado por turbo, te permitirá circular por debajo de ese rango, ya que algunos coches turbos modernos entregan la totalidad de su par motor, incluso por debajo de las 2.000 vueltas.

Un coche con motor turbodiésel te permite circular a un régimen muy bajo, por debajo de las 2.000 vueltas, ya que la entrega de par se produce antes que en un motor de gasolina.

Cuando el coche alcance un régimen de vueltas apropiado, suelta el pedal del acelerador y vuelve a pisar el embrague. Coge la palanca del cambio y baja para meter segunda. Suelta el embrague y presiona nuevamente el acelerador. A partir de aquí, cada vez que quieras cambiar de marcha, deberás repetir el mismo proceso: soltar el acelerador, pisar embrague, meter la marcha, soltar embrague y volver a acelerar.

 

 

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *