por Víctor Delgado

Conoce los coches más raros del mundo

A veces, los departamentos de diseño de las diferentes marcas realizan creaciones poco convencionales, fruto de la creatividad y de la imaginación de los ingenieros, que en casi todos los casos se quedan como prototipos o simples ejercicios de diseño. El resultado son vehículos que poco tienen que ver con los que vemos diariamente por la calle. Desde Carnovo hemos hecho una búsqueda y te traemos los coches más raros del mundo. ¡Algunos han llegado incluso a comercializarse!

Volkswagen XL1

Volkswagen XL1

El Volkswagen XL1 es un coche híbrido enchufable que la marca alemana presentó en el Salón Internacional de Ginebra 2013. Fue puesto a la venta a finales de ese mismo año como serie limitada a 250 unidades. Cuenta con un motor diésel de tan solo dos cilindros combinado con otro eléctrico. Es capaz de alcanzar los 160 km/h y declara un consumo medio de 0,9 l/100km, así como una autonomía en modo eléctrico de 50 km. Llama la atención su diseño futurista y sus ruedas traseras completamente ocultas.

BMW Isetta

BMW Isetta

Fue uno de los coches más populares en la Europa de la posguerra, siendo en Alemania en donde tuvo un éxito mayor. Su desarrollo se llevó a cabo en Italia y corrió a cargo de la marca Iso Autoveicoli. Sin embargo, no triunfó en el país transalpino y en Alemania, comercializado bajo la firma BMW, permitió a mucha gente acceder a un medio de transporte práctico y económico. ¿Te suena de algo? Seguramente sea porque apareció en la serie de los años ’90 Cosas de Casa como el coche de su protagonista, Steve Urkel.

Morgan 3 Wheeler

Morgan 3 Wheeler

El Morgan 3 Wheeler es uno de los coches más raros del mundo que podemos encontrar hoy en día. Tiene solamente tres ruedas (de ahí sale su nombre), dos en el eje delantero y una en el trasero. Debido a esto se trata de un vehículo que ofrece un elevado placer de conducción y un nivel de diversión muy alto. Monta un motor de gasolina de 2.0 litros que entrega una potencia de 115 CV y que va ligado a un cambio manual de cinco relaciones.

KTM X-Bow

KTM X-Bow

Este coche parece más bien un kart, porque no tiene ni techo, ni parabrisas, ni puertas. De lo que sí dispone es de un potente motor sobrealimentado de 2.0 litros que entrega hasta 241 CV. Eso sí, hay otra versión todavía más radical que llega hasta los 300 CV. La propia marca austriaca recomienda conducir este coche con casco, pues tanto las sensaciones como la conducción es más parecida a la de una motocicleta que a la de un coche; no obstante, no es algo estrictamente obligatorio.

Ariel Atom

Ariel Atom

Este coche monta un chasis tubular, unos alerones que parecen sacados directamente de la Fórmula 1 y un motor de origen Honda de 2.0 litros turboalimentado con 245 CV. Esto, unido a un peso muy reducido (para la báscula en solamente 456 kg), hace que sea uno de los deportivos con la aceleración más rápida de todo el mercado: alcanza los 100 km/h desde parado en únicamente 2,7 segundos. ¿El resultado? El Ariel Atom puede competir de tú a tú con superdeportivos de marcas como Ferrari, Porsche o Lamborghini.

Lazareth LM 847

Lazareth LM 847

Lo único que tiene de coche el Lazareth LM 847 son sus cuatro ruedas, porque el aspecto de este vehículo es tremendamente similar al de una motocicleta. El motor es impresionante: incorpora un motor V8 procedente del Maserati Gran Turismo que genera nada menos que 470 CV de potencia. Tiene un chasis construido en carbono y aluminio, suspensiones específicas y un potente equipo de frenos con discos delanteros Nissin de 420 mm y traseros Brembo de 255 mm.

Toyota Setsuna

Toyota Setsuna

Setsuna significa “momento” en japonés y es el nombre que Toyota eligió para este concept car presentado en la semana de la moda de Milán, en Italia. Con una imagen retro que también se observa en su interior y un volante de tres radios realizado en madera (emulando a los antiguos coches de carreras), el Toyota Setsuna está construido con cinco tipos de madera diferentes. Según el propio fabricante nipón, representa la conexión que se establece entre el vehículo y su conductor.

BMW Lovos

BMW Lovos

Este vehículo tiene muy poco de coche y de BMW. Se trata de un prototipo construido con 260 piezas exactamente iguales e intercambiables entre ellas que tienen aspecto y forma de escamas. No obstante, no tienen ninguna función más allá de la estética y la aerodinámica. Y a ti, ¿te gusta?

Peugeot Egochine

Peugeot Egochine

Otro prototipo que tiene más forma de otra cosa, concretamente de chuchilla de afeitar desechable gigante, que de coche, es el Peugeot Egochine. Fue construido para presentarse a un concurso realizado por la propia marca francesa. Lo que le convierte en uno de los coches más raros del mundo no es más que lo que luce a primera vista: su extrañísima imagen.

eRingo

eRingo

El eRingo es, posiblemente, el coche más raro del mundo. Se trata de una especie de anillo con una única rueda que rodea toda la estructura del vehículo. Esta le permite avanzar y, gracias a dos ruedas más pequeñas y a un sistema de giro, el eRingo mantiene perfectamente el equilibrio. El conductor va sentado justo en el centro del habitáculo… aunque parece más un coche autónomo que uno al que haya que conducir.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *