¿Cómo funciona el coche de hidrógeno? La guía completa

por

En medio del ascenso de la popularidad de los vehículos eléctricos seguramente poco hayas escuchado hablar acerca del coche de hidrógeno, ¿verdad? Considerado por los expertos y científicos como la fuente de energía del futuro, este tipo de medio de transporte se presenta como una de las alternativas a la combustión fósil pero su existencia todavía es desconocida por muchos y es por eso que en este artículo vamos a ofrecerte una guía completa para que lo sepas todo.

¿Cómo funciona el coche de hidrógeno? ¿Qué es el hidrogeno vehicular? ¿Cómo funciona un motor de celdas de hidrogeno? ¿Cómo funciona el motor de hidrógeno? ¿Cómo funciona la pila de combustible? ¿Cuánto vale un coche de hidrógeno? ¿Cómo funcionan las gasolineras de un coche hidrógeno? Vamos a responder a estas preguntas a continuación para que te piernas ningún detalle.

El cambio climático es un hecho y el calentamiento global ya es más que una realidad y los esfuerzos por frenarlo están en marcha. En ese sentido, el hidrógeno es clave en la transición hacia un cambio hacia la sostenibilidad y un recurso limpio y eficiente capaz de conducir energía renovable para alimentar con electricidad un medio de transporte como es el coche debe ser el futuro como apunta el presidente de Toyota, Takeshi Uchiyamada.

 

 

¿Qué es un coche de hidrógeno?

Un vehículo de hidrógeno como bien indica su nombre hace uso del hidrógeno diatómico para propulsarse. Esta variedad de coche hace uso del hidrógeno de dos formas: por combustión o de pila de combustible. Mientras que en el primero el hidrógeno se quema en un motor de explosión como en los coches de combustión fósil en el segundo el hidrógeno se oxida y los electrones que este pierde generan la corriente eléctrica que circula a través de pilas de combustible que mueven motores eléctricos, como si de una batería se tratase.

En el mercado actual lo que estamos viendo son coches de hidrógeno que funcionan con pila de combustión. Toyota fue precursora con el Mirai pero la primera marca que lanzó al mercado una unidad que funcionaba bajo hidrogeno fue Honda con el modelo FCX Clarity en 2008 y otras como Mazda han tanteado el terreno con el RX8. En la actualidad es Hyundai la que se desmarca del resto habiendo lanzado un modelo actualmente a la venta como es el Nexo.

 

Motor coche hidrogeno

¿Cómo funciona el motor de un coche de hidrógeno?

Para empezar, lo primero que tienes que saber es que un vehículo de hidrógeno no se recarga como los coches híbridos enchufables o un vehículo eléctrico por lo que no se conecta directamente a una fuente de electricidad. Al contrario que sus alternativas sostenibles, este dispone de tanques de hidrógeno que mezclan este elemento químico con oxígeno para que el coche pueda moverse.

El oxígeno se introduce por la parrilla y accede a las celdas de combustible donde se mezcla con el hidrógeno en la pila de combustión provocando una reacción química que produce tanto electricidad como agua. La electricidad sirve de fuente de alimentación para la batería que abastece al motor y el agua excedente se filtra a través del sistema de escape.

 

¿Dónde puedo repostar un coche de hidrógeno?

Como hemos comentado anteriormente, un vehículo de hidrógeno no puede enchufarse a la corriente como sí puede hacerse con los coches eléctricos. En su lugar, deberemos acudir a una gasolinera como si de un coche de combustión fósil se tratase, eso sí, no cualquiera vale por lo que no están todas adaptadas com explicaremos un poco más abajo.

Llenar el depósito de hidrógeno es exactamente igual a la de repostar un vehículo de gasolina, diésel, GLP o GNC por lo que se necesita acudir a un surtidor e introducir la manguera en el lugar de repostaje del vehículo en cuestión.  De hecho, los fabricantes que actualmente disponen de un vehículo de estas características en el mercado explican que tan solo se tarda en cargar al completo en cinco minutos, actualmente vehículos como el Nexo tienen una autonomía de 595 km.

¿Dónde puedo repostar en la actualidad un coche de hidrógeno?

En España, actualmente solo existen seis estaciones de repostaje de hidrógeno funcionando: Andalucía (Sanlúcar la Myor y Sevilla), Aragón (Zaragoza y Huesca) y Castilla-La Mancha (Albacete y Puertollano) y se espera que lleguen nuevas instalaciones, próximamente a Cataluña y en 2020 se llegue a contar con 20 estaciones en toda la península, así lo indicaron los expertos que acudieron a la jornada que trataba el tema del hidrógeno adaptado a los vehículos durante la Feria Genera celebrada en el recinto ferial de IFEMA (Madrid).

A nivel global existen 375 ‘hidrogeneras’ y se espera que para dentro de dos años la cifra aumente a 1.100 y para 2030 lleguen a ser 5.300, año en el que también se espera que uno de cada 12 coches sea de hidrógeno. Ya en 2050 se espera que el 20 por ciento de la flota sea de ese tipo según el Consejo de Hidrógeno.

 

Coches de hidrógeno actualmente a la venta

Hoy por hoy son pocos los fabricantes que apuestan por este tipo de combustión en sus lanzamientos y solo unas pocas han lanzado sus apuestas, al margen de los coches eléctricos que están en pleno proceso de expansión. De modo que actualmente solo Honda con su FCX Clarity, Hyundai con el Nexo y Toyota con su Mirai han dado un paso al frente en lo que a coches de hidrógeno se refiere.

Por su parte, marcas como BMW, General Motors, Mercedes o Volkswagen han desvelado parte de sus planes y ya han presentado algún prototipo, aunque por el momento no han anunciado la llegada al mercado de ninguno de ellos.

Hyundai Nexo

Hyundai Nexo

El Hyundai Nexo es un vehículo que se encuentra dentro del segmento de los coches SUV o coches crossover. Destaca por un diseño moderno, más parecido al del Hyundai Kona que al del Hyundai Santa Fe o Hyundai Grand Santa Fe. En su lateral encontramos los tiradores de las puertas a ras, más propio de modelos premium como el Range Rover Velar o el Tesla Model S. Tiene una autonomía de casi 600 km, puede acelerar de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y es compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

Compara ofertas del Nexo

 

Toyota Mirai

Como hemos comentado Toyota fue la primera marca en atreverse a experimentar con vehículos que funcionan con pila de combustible, concretamente desde 2002 lleva trabajando en esta tecnología. Todo ese esfuerzo se vio recompensado en forma de lanzamiento, el Toyota Mirai, llegando a verse por Alemania, Bélgica, California, Dinamarca, Japón o el Reino Unido. En cuanto a potencia, puede que sus 154 CV y 335 Nm no sorprendan, pero solo con rozar el acelerador con el pie disfrutaremos de una entrega de potencia inmediata, de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y solo 3 segundos de 40 a 70 km/h. ¿Y su autonomía? 500 km

Honda Clarity Fuel Cell

Apareció en 2008 y es el primer coche de hidrógeno en comercializarse en el mercado. Actualmente se encuentra a la venta su segunda generación, de hecho, es una evolución del FCX Clarity, y su autonomía es de 650 km según la homologación NEDC. Como mejora respecto al modelo anterior, destacamos una mejor habitabilidad que permite a cinco pasajeros realizar un viaje sin problemas de espacio. Acelera de 0 a 100 km/h en 9 segundos, tiene 174 CV y 300 Nm. En cuanto a sus dimensiones, este mide 4,9 metros de largo, 1,8 metros de ancho, casi 1,5 metros de alto y ofrece una batalla de 2.750 mm.

 

Inconvenientes del Coche hidrógeno

Lamentablemente en la actualidad un vehículo que funcione con pila de combustión tiene más desventajas que ventajas y a continuación os las expones. Para empezar, el precio de mercado-concretamente unos 60.000 euros, y es que la producción de este tipo de vehículos es todavía muy cara debido a los altos costes que supone tener que disponer de metales preciosos como el platino.

Tampoco es barato el combustible en sí por lo que el precio del repostaje se ve encarecido en la actualidad y es más caro que el diésel o la gasolina debido a que fabricarlo es muy costoso, y es que, aunque se trate del elemento más abundante de la tierra tiene que someterse a un proceso de descomposición de los hidrocarburos de las energías fósiles (lo que libera CO2 en abundancia) o bien obtenerlo del agua mediante hidrólisis lo que se traduce en mayor gasto de energía.

Por otro lado, almacenar hidrógeno requiere de mucho espacio en un coche y eso se traduce en una peor habitabilidad para maletero y pasajeros, y finalmente la falta de infraestructuras para transportarlo y el coste que supondría mejorarlo.

 

Ventajas del coche de hidrógeno

Pese a los incovenientes son muchas también las ventajas que ofrecen los coches de hidrógeno. Por ejemplo, su nula contaminación mientras funcionan pues no expulsan ninguna sustancia perjudicial para las personas y el medio ambiente ya que solo suelta vapor de agua. Por otro lado, el tiempo de repostaje es mínimo llegando a tardar hasta cinco minutos, mucho menos que el tiempo que requiere un coche eléctrico.

  • No hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *