Qué cubre la garantía de mi coche

por

A modo de prevención, siempre viene bien conocer la garantía del coche, ya sea nuevo o de segunda mano. En cierta manera, esto permitirá al cliente disponer de una cierta seguridad en caso de avería o problema.

La garantía del vehículo es el compromiso que adquiere el fabricante para reparar de manera gratuita las incidencias que registre el coche dentro de un periodo establecido. Básicamente hay que diferenciar entre dos tipos de garantías: la legal y la comercial.

Compara ofertas

Qué cubre la garantía legal de un coche

La garantía legal es la que cubre la reparación de los daños motivados por un fallo de fabricación en el vehículo. Esto implica que se descartan los gastos procedentes del desgaste y del mantenimiento.

Dicho de otro modo, con la garantía legal se cubren los defectos que no son provocados por el dueño del vehículo. Suelen ser fallos de fábricas o averías que aparecen a consecuencia del desgaste irregular de alguna pieza, problemas eléctricos o mecánicos.

Sin embargo, hay que aclarar que hay una serie de componentes que por desgaste no entran en la lista de garantía, como pueden ser los neumáticos, cristales, filtros o discos de freno. Tampoco cubre los daños ocasionados por la negligencia del conductor. Por eso siempre resulta importante fijarse en la letra pequeña de la garantía, para de esta manera poder reclamar lo que aparezca sellado por escrito.

Esta garantía dura un par de años y no cuenta con límite de kilometraje, estando regulada por el Real Decreto Legislativo 1/2007.

Ampliación de la garantía de un coche nuevo

Por su parte, la garantía comercial se considera una extensión de la legal. Algunas firmas las ofrecen a cambio de un pago adicional, mientras que otras lo hacen de forma gratuita. En cuanto al plazo de tiempo de la garantía comercial suele ser bastante variado, pero también exige fijarse en los kilómetros del coche.

Garantía de un coche de segunda mano

Los vehículos de segunda mano también están protegidos por una garantía, aunque variarán en función del tipo de vendedor, ya sea particular o profesional.

En el primer caso, el vendedor particular se compromete a que el automóvil no presente defectos ocultos y que esté libre de cargas o gravámenes. Si el comprador detecta alguna anomalía durante los seis meses posteriores a la entrega del vehículo, el vendedor tiene que responder a ello.

Una vez hecha la denuncia, demostrando que el problema es anterior a la compra, el vendedor tiene que devolver el importe de la reparación necesaria o rescindir el contrato de compra-venta y devolver el dinero de la operación al comprador.

Por su parte, la garantía de un coche usado de concesionario, o profesional, asciende hasta un año. Esta garantía cumple con las mismas características que la garantía de un coche de segunda mano particular, es decir, cubre cualquier avería anterior a la compra del coche, por lo que el comprador del coche de segunda mano estará protegido durante un año.

 

Ahorra dinero en la compra de tu coche nuevo

¿Pensando en comprar un coche nuevo? Recuerda que con Carnovo podrás comparar las mejores ofertas de concesionarios oficiales a nivel nacional. Accede a nuestra web, configura tu vehículo perfecto y en 24 horas recibirás hasta cinco presupuestos. ¿Necesitas más información? Descubre cómo funciona.

  • No hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *