por Alex Leon

Cómo y cuándo hay que utilizar el claxon del coche

Durante la conducción en carretera seguramente te habrás visto obligado u obligada en muchas ocasiones a utilizar la bocina. Son muchas las situaciones en las que, seguramente has presionado la parte central del volante de tu coche nuevo, ya sea en un atasco cuando llegas tarde a la oficina, cuando en la autopista otro conductor ha invadido tu carril y no ha indicado con intermitentes o simplemente para avisar a algún amigo de que ya has llegado para recogerlo e iros de fiesta. Pero, ¿sabes realmente para qué sirve el claxon del coche, ¿cómo funciona y cuándo lo tienes que utilizar? En este artículo vamos a responder todas estas dudas, atento.

Lo primero que hay que tener claro es para qué sirve el claxon del coche y la función principal es la de avisar a otros conductores o peatones de que existe el riesgo de provocar un accidente de tráfico, por lo tanto, estamos hablando de que hay que hacer uso de él cuando se da la situación de que hay un peligro inminente que hay que evitar a toda costa y no en otras circunstancias que hemos descrito anteriormente como la de avisar a otras personas de nuestra llegada a un lugar. Ah y algo importante, es obligatorio que tu vehículo lo lleve, si no prepárate para ser amonestado con una multa de hasta 200 euros según el Reglamento General del Vehículo.

Con el paso del tiempo, el exceso de sonido que se produce en las ciudades ha llegado a alterar a grandes niveles el ambiente al que estamos expuestos a diario. El exceso de ruido que se produce por las fábricas, locales de ocio, actividades públicas o privadas en lugares exteriores u otro tipo de medios de transporte, a parte de los coches, es decir, barcos aviones o el transporte público, ya obligó en su día a establecer unas leyes que regulasen el uso del claxon del coche, por lo que hoy por hoy es obligatorio seguir una serie de indicaciones para realizar un correcto funcionamiento de este clásico elemento para que la salud de las personas no se vea comprometida.

Concretamente, la utilización del claxon del coche aparece regulado en el artículo 110 del Reglamento General de Circulación. En el que se indica que no está permitido hacer uso de la bocina del vehículo si no hay un motivo debidamente justificado y legal, algo que si se llega a hacer supone una multa de 80 euros. En la calle, siempre que haya una señal R-310 estará totalmente prohibido su uso a no ser que sea necesario para evitar un accidente de tráfico.

 

Cuándo hay que usar el claxon del coche

Se dan tres situaciones en las que está permitido usar el claxon del coche según la Dirección General de Tráfico y son las siguientes que exponemos a continuación en esta lista:

  1. Como ya hemos comentado anteriormente, se puede hacer uso de la bocina del vehículo cuando podamos evitar un accidente de tráfico y adicionalmente, en carreteras estrechas en las que haya muchas curvas para avisar de nuestro paso.
  2. Siempre fuera de poblado, en el momento en el que vayamos a realizar un adelantamiento podremos avisar a otras personas al volante de que vamos a realizar este tipo de maniobra y cuando se cumpla la siguiente condición: cuando el conductor tenga que hacer uso del carril contrario para adelantar y si el coche que va detrás de él no muestra señales de que quiere adelantar pasado un tiempo prudencial.
  3. Para alertar a los peatones de que estamos circulando por la carretera en servicio de urgencia. Esto ocurre cuando un coche no prioritario se ve en la obligación de actuar como prioritario y el conductor que lo maneje deberá utilizar el claxon del coche de forma intermitente haciendo uso de la luz de emergencia o agitando un pañuelo.

Multas por usar mal el claxon del coche

  • Utilizar señales acústicas de sonido estridente: 80 euros
  • Utilizar señales acústicas sin motivo reglamentariamente admitido: 80 euros.
  • No obedecer la señal de prohibido realizar señales acústicas (R-310): 80 euros.
  • Circular con un vehículo utilizando señales acústicas especiales sin tener carácter de vehículo prioritario, especial o de transporte especial: 200 euros.
  • Circular con un vehículo no prioritario con aparatos emisores de señales acústicas especiales: 200 euros.

 

Echa un vistazo a nuestros tutoriales

Ahora que ya sabes cuándo tocar utilizar el claxon y cuando no, ¿por qué no echas un vistazo a otros de nuestros artículos donde damos otros consejos? Quizá te interese cómo afrontar una prueba de conducción o cómo conducir un coche automático.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *