por Alex León

¿Cómo cambiar las pastillas de freno del coche?

No hay que ser un experto en coches para saber que los frenos son una parte importante de los mismos y de la seguridad – tanto del coche como de la nuestra, que por algo vamos dentro. Por lo tanto, es importante tener un buen mantenimiento de las pastillas de frenos, sea en un coche nuevo o en uno con miles de kilómetros a sus espaldas. Por eso, aquí tenemos para vosotros un pequeño texto que os ayudará a cambiar las pastillas de frenos cuando lo necesitéis. La seguridad es importante, después de todo.

En primer lugar, hay que ver cuando sea necesario cambiarlas o no: de eso depende el estado de la superficie de la pastilla, que es la que hace contacto con el disco de freno para disminuir la velocidad del coche cuando pisamos el pedal del freno (el disco de freno también se va desgastando, aunque a un ritmo menor que el de la pastilla). En muchos coches actuales existe un testigo que indica que las pastillas de freno necesitan un cambio. El testigo es circular con tres rayas a cada lado.

Cambiar las pastillas de frenos

¿Qué nos hace falta para cambiar las pastillas de frenos?

Lo primero que nos hace falta es un gato para poder levantar el coche y poder efectuar un cambio, de la misma manera que cuando tenemos que cambiar una rueda pinchada. También nos será de utilidad una caja de herramientas normal, que incluya una llave cruz, una llave Allen y un destornillador plano.

Los pasos necesarios para cambiar las pastillas de frenos

Para empezar, gira el coche en la dirección de la rueda en la que quieras cambiar las pastillas (si es de una rueda de la izquierda gira a la izquierda, si es de una rueda del lado derecho gira a la derecha). Después, levanta el coche con el gato y retira los tornillos con la llave de cruz para poder tener acceso a los frenos en sí.

Es muy posible que con la llave de cruz no se pueda retirar los tornillos que sujetan la pastilla, por lo que es aquí donde entra en juego la llave Allen. Una vez se quiten, debes hacer palanca con el destornillador para poder separar la pastilla del disco. Eso sí, hazlo apoyando el extremo del destornillador en las pastillas, nunca en la superficie de contacto del disco para no dañar la superficie del disco (lo que podría afectar a la eficacia de frenada del coche).

Cambiar las pastillas de frenos

Colocando las pastillas nuevas

Para instalar las pastillas nuevas solo hay que hacer presión, colocándolas un poco de lado de manera que se enganchen a la chapa superior metálica. Una vez hayan encajado, sólo tienes que ajustar el pistón de freno y volver a atornillarla con la llave Allen de la misma manera que desatornillaste la pastilla antigua. Después, monta la rueda, vuelve a atornillarla y, si hace falta, repite todo el proceso para cambiar las pastillas de frenos que necesites cambiar de tu coche.

Antes de empezar a conducir, debes pisar el pedal de freno de manera progresiva varias veces para que la pastilla se junte con el disco y se coloque en el lugar preciso, ya que el pistón de freno la colocará en el sitio exacto. Después, recuerda que en los primeros cien kilómetros que hagas con las pastillas nuevas has de hacerlo frenando de manera suave, sin frenazos bruscos – por lo que es buena idea hacerlo en carretera ya que en ciudad es mucho más probable que se tenga que frenar fuerte por cualquier circunstancia.

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *