por Carlos Serrano

Breve historia de McLaren: 15.000 unidades en sólo 7 años

Pese a la crisis económica mundial que sufrimos desde aproximadamente 2008, las ventas de coches de lujo no han parado de aumentar. Casos como el de Porsche o Lamborghini, introduciéndose en el mercado de los SUV, dejan patente el interés de las marcas de lujo en aumentar su gama y por ende, sus ventas. Otro de los casos de éxito que estamos viviendo recientemente es el de Aston Martin, batiendo récords de ventas y aumentando la producción como está ocurriendo con Ferrari y Porsche. La británica McLaren está también pasando por un momento muy dulce.

Un 2017 de récord y… subiendo

En sus ocho años de vida como marca independiente, McLaren se ha distinguido por la exclusividad y la producción prácticamente artesanal de sus modelos. Sin embargo, el año 2017 fue un año récord, con 3.340 unidades vendidas. Para una marca con tan poca historia y con el cliente objetivo que tiene McLaren resulta impresionante hablar de tales cifras. El halo de exclusividad que rodea a la marca de Woking quiere ser conservado y desde la sede aseguran que no quieren entrar en el mercado de los SUV como hizo Rolls Royce. Ya tienen suficientes modelos en su gama y quieren conservar la deportividad. Las 15.000 unidades vendidas llegan solo 18 meses después de llegar a las 10.000 unidades, confirmando la buena tendencia de los británicos. La unidad 15.000 fue fabricada el pasado viernes 25 de mayo, y se trata de un McLaren 570S Spider (el modelo más vendido) en un precioso Curacao Blue.

Una breve historia de grandes superdeportivos

En su corta historia, McLaren ha sorprendido a todos con grandes superdeportivos e incluso algún hiperdeportivo, metiéndose en un exclusivo club de 3 o 4 marcas que luchan por lanzar el vehículo más rápido del momento. El centro tecnológico presente en Woking y la experiencia y éxitos cosechados a lo largo de sus participaciones en el mundial de Fórmula 1 hacen que McLaren haya lanzado modelos que pasarán a la historia del automóvil.

McLaren 12C

McLaren MP4-12C Coupé

Es el primer modelo tras la fundación de McLaren como marca independiente, en 2010. Fue lanzado en 2011 por un precio de unos 240.000 euros y equipaba un motor central V8 de 3.8 litros biturbo con 616 CV y un par motor de 600 Nm. La tecnología que equipaba le permitió equipararse con superdeportivos como el Ferrari 458 Italia, el Porsche 911 Turbo (991) y el Mercedes-Benz SLS AMG. Incluía difusor aerodinámico trasero, aerofreno y estaba compuesto completamente de fibra de carbono, con un peso de 1.350 kg. Llegaba a 100 km/h desde parado en 3,3 segundos, con una punta de 333 km/h.

McLaren P1

McLaren P1

Otro de los modelos clave en la historia de la marca británica es el P1, el primer hiperdeportivo de McLaren. Se trata de un híbrido que debutó en el Salón de París de 2012 y se presentó como el sucesor del mítico McLaren F1. El precio partía desde 1.300.000 euros y equipaba el mismo motor que el MP4-12C del que extrae 737 CV, el motor eléctrico sumaba además 179 CV. La potencia combinada es de unos descomunales 916 CV, con 900 Nm de par hacia las ruedas traseras.

La tecnología de la F1 está presente en muchos componentes del P1, ya que utiliza KERS, carbono por doquier, aerofreno y transmisión de doble embrague. Es capaz de hacer el 0-100 km/h en 2,8 segundos y llega a los 395 km/h con sus 1395 kg, siendo uno de los coches más rápidos de la historia, del que sólo se fabricaron 375 unidades. Dichas unidades se cotizan actualmente muy por encima del precio de salida.

McLaren 570S

McLaren 570S

Como comentábamos anteriormente, el 570 es el superventas de McLaren, teniendo en cuenta las distintas versiones (Coupé, Spider y GT). Es un superdeportivo que se lanzó a principios de 2016, y utiliza también el motor de 3.8 litros V8 de los dos anteriores. En este caso, eroga unos 570 CV a las ruedas traseras según versiones. Es el modelo más descafeinado y accesible de McLaren, pero aún así está cargado de tecnología y permite ser utilizado durante el día a día. Según versiones, parte desde unos 200.000 euros, y para la báscula en 1451 kg.

McLaren Senna

McLaren Senna

Es el último hiperdeportivo presentado por McLaren, a finales de 2017, y toma el nombre del tricampeón del mundo de Fórmula 1 (que corrió con McLaren). Es un coche de carreras matriculado, con elementos aerodinámicos radicales, propios de la competición. El Senna pesa sólo 1.198 kg en vacío gracias al uso de fibra de carbono para casi todos los elementos del vehículo. Este peso, junto con el motor V8 biturbo de 4 litros y 800 CV con 800 Nm de par, hacen del Senna un hiperdeportivo puro.

Utiliza un cambio de doble embrague de 7 velocidades, en un interior prácticamente de un coche de competición, que prescinde de muchos elementos de confort. Hace el 0-100 km/h en solo 2,8 segundos, con una velocidad máxima de 340 km/h. Se trata de una edición limitada a 500 unidades, con un precio de partida de 853.000 euros.

McLaren F1

McLaren F1

Pese a que entra dentro de la historia de McLaren antes de su fundación como marca independiente, no podíamos olvidarnos de uno de los coches más importantes en la historia de la automoción, con el que empezó la historia de McLaren. El McLaren F1 está considerado el primer hiperdeportivo, un pionero en el segmento que fue producido desde 1992 hasta 1998. Todas las cifras de este coche son brutales, de hecho tengamos en cuenta que el precio de partida era de casi un millón de dólares (más de 850.000 euros) y ahora las unidades que se subastan lo hacen por más de 10 millones de euros, incluso 20.

Únicamente se produjeron 106 unidades, 64 unidades “normales”, 6 LM (competición), 3 GT y 29 GTR. El icono que representa el McLaren F1 empezó con sus cifras de potencia y velocidad, que arrasaron con todos los vehículos producidos anteriormente. Equipaba un motor atmosférico V12 de 6.1 litros desarrollado por BMW, que entregaba unos brutales 635 CV. Fue durante muchos años el vehículo de producción más rápido del mundo, con una velocidad máxima de 391 km/h y un 0-100 km/h de sólo 3,2 segundos. ¿Su peso? Solo 1.140 kg gracias a un chasis monocasco de fibra de carbono, además de muchos elementos de titanio, kevlar o magnesio.

El consumo habitual de esta bestia rondaba los 40 l/100km y el mantenimiento anual es de más de 30.000 libras, ya que sólo puede hacerlo McLaren. Es uno de los coches más radicales de cuantos han salido al mercado ya que no cuenta con ninguna ayuda para la conducción, ni rastro de ABS, dirección asistida o control de tracción.

En el F1 podían ir tres ocupantes, con una posición del conductor adelantada y detrás de este, dos ocupantes más. Todo un mito del que podríamos estar escribiendo días y días, puesto que los datos que arroja son todos impresionantes, ya que sigue siendo el coche atmosférico más rápido de la historia, y probablemente lo siga siendo muchos años más…

  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *